Connect with us

Críticas de cine

Aftersun: Recuerdos de ti

Aftersun, el primer largometraje de la escocesa Charlotte Wells, llega a las salas de nuestro país este 16 de diciembre.

Published

on

aftersun-pelicula-2022-critica
5/5

Alabada como uno de los mejores debuts de lo que va de siglo, Afertsun llega a nuestras carteleras este 16 de diciembre tras obtener varios galardones durante esta temporada de premios y una maravillosa acogida por parte de la crítica especializada.

Momentos del ayer

Escrita y dirigida por la guionista Charlotte Wells y producida por A24, Aftersun cuenta una historia que habla de la paternidad después del divorcio y que reflexiona sobre el amor y el paso del tiempo. Con el foco puesto en esta relación entre un padre y su hija, Wells entreteje magistralmente el presente y sobre todo, el pasado. Su relato nos habla de un momento muy concreto en las vidas de Sophie (Frankie Corio) y su padre Calum (Paul Mescal), cuando fueron a pasar una de sus vacaciones en Turquía. Sophie y Calum descansaban junto a la piscina, iban al karaoke y disfrutaban de cenas juntos. Unas vacaciones cotidianas de final de verano, antes de que Sophie comenzara el colegio de nuevo. Pero hay una sensación de tristeza que tiñe todos estos momentos. Momentos que Sophie, de 11 años, no comprendía entonces. Veinte años después, ya adulta (encarnada en esa etapa por la actriz Celia Rowson-Hall) revivirá estas vacaciones a través de unas grabaciones y sus recuerdos.

Aftersun, un debut conmovedor

Aftersun emplea el uso de una cámara de video de los 90 para reflejar los recuerdos que Sophie grabó y los que no. El sonido de la cámara rebobinando, deteniéndose y arrancando atormenta la película desde su arranque. Wells hace un grandísimo trabajo alternando este recurso con los 35mm. Su trabajo consigue crear una profunda melancolía que acentúa casi todas las interacciones de sus personajes.

A medida que la cámara se detiene y comienza a filmar de nuevo, ciertas escenas se repiten desde un ángulo y una perspectiva diferentes, transmitiendo al espectador la creciente desesperación que Sophie siente continuamente por acercarse a su padre. Si bien la nostalgia de la memoria tanto recordada como recreada cubre la película, la historia se centra en este fugaz momento de la vida de sus protagonistas. Las acciones, conversaciones y momentos que parecen tan mundanos acaban adquiriendo un mayor significado, pero la película es, en esencia, una pequeña muestra de la relación de una niña y su padre.

La importancia de las miradas

No son pocos los largometrajes protagonizados por un padre/madre y su hijo/a que quieren hablarnos del amor hacia estos y/o viceversa. Es por ello que le podemos conceder aún más mérito del que a priori podría tener esta Aftersun (para muchos y muchas). La ejecución de Wells acaba por resultar tan eficaz como conmovedora. Hay un síntoma claro que indica que debe haber mucho de autobiográfico en esta historia. Una historia evocadora cargada de emociones muy sutiles, que en parte puede llegar a doler, y que si llegas a conectar con su propuesta, te costará mucho borrar de tu memoria.

De hecho, esta conexión llega en gran medida gracias a las actuaciones de Paul Mescal y Frankie Corio. Hay una complicidad casi divina entre ellos, siendo capaces de controlar la película en todo momento. Llega un punto en el que parece que dejan de actuar. Dejan de actuar para simplemente existir en este triste mundo que Wells plantea.

Aftersun es puro existencialismo

Con claros ecos que hacen referencia al cine de Sofia Coppola, Aftersun es, como la definíamos al inicio de este artículo, la historia de unas vacaciones normales, hasta monótonas, y que sin embargo nos introduce de una manera muy delicada hacia sentimientos más profundos y complejos. Charlotte Wells firma una sobresaliente ópera prima siendo capaz de plasmar en imágenes lo intangible, lo inexpresable, lo que todo el mundo siente pero pocos saben contar. Una cinta que huye del lado más ligado al entretenimiento del cine para mostrarnos una historia veraz y cargada de emociones. Pero además, habría que añadirle el componente existencialista. Un componente que siempre da un empujón a toda película que quiera perdurar en la el corazón del espectador. Así es Aftersun, una de las mejores películas de este tramo final del año.

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com