Connect with us

Críticas de cine

Akelarre, de Pablo Agüero: una película que embruja

Un film ambientado en el siglo XVII pero que no deja de ser contemporáneo, con una fuerza y personalidad que nos embruja.

Publicado hace

en

akelarre-pablo-aguero-critica

 ‘Akelarre’ es la última puesta de largo de Pablo Agüero nominada a nueve premios Goya, de los que ha conseguido hacerse con cinco, convirtiéndose en la película más galardonada de la gala de 2021.  Un largometraje de brujas que nos ha hipnotizado con su imagen, su música, sus interpretaciones, su ambientación… todo nos transporta al Siglo XVII, a una época muy diferente pero que el director nos muestra de una manera cercana y auténtica.

Las brujas, una temática recurrente pero renovada

Años 1609. Ana, María, Maider, Olaia, Katalin y Oneka son seis amigas que viven en un pequeño pueblo pesquero, situado en el País Vasco. Estando las mujeres solas, ya que los hombres del pueblo se encuentran en alta mar, aparecen unos miembros de la Santa Inquisición que las detienen, acusándolas por actos de brujería. Este será el comienzo de la trama, la cual viviremos desde el interior de la cárcel donde las tienen encerradas. 

El País Vasco fue un pueblo muy castigado por la famosa caza de brujas de los siglos XVI y XVII. La película está basada en una historia real que escribió el juez De Lancre en 1609, un escrito que Pablo Agüero ha querido reproducir dándole su toque.

Las brujas son ya un tema muy recurrente que se ha ido explotando desde los comienzos de la historia del cine. Siempre se nos han mostrado como un tipo de mujer sabia, poderosa y por encima de las normas que hacía temer al pueblo y por ello se les perseguía y se las quemaba en hogueras. Pero este no es el típico cuento de brujas, Pablo Agüero ha decidido salirse de este cliché, poniendo como protagonistas a unas chicas jóvenes y absolutamente normales.  

Las nueve nominaciones de Akelarre en los premios Goya

Dicen que todo buen trabajo recibe siempre su recompensa. Tras 10 años de trabajo previo y un casting con más de 1.000 chicas, ‘Akelarre’ tiene más que merecido todos los Goya obtenidos; Mejor diseño de vestuario, Mejores efectos especiales, Mejor maquillaje y peluquería, Mejor música original y Mejor dirección artística.

Debo señalar especialmente las actuaciones de las seis chicas, varias de ellas ‘primerizas’, y en especial la de Amaia Aberasturi, nominada a mejor Actriz tanto en los Goya como en los premios Feroz. Y no es para menos, se nota todo el trabajo previo que hay detrás y la conexión que existe entre ellas para poder transmitir tanta fuerza a través de la pantalla. Por supuesto, Alex Brendemühl y Daniel Fanego no se quedan atrás, interpretando a la Inquisición.   

El largometraje ha sido grabado en vasco, manteniendo intacta la cultura local, con un guion muy bien realizado por el propio director junto con Katell Guillou.  La cámara nos adentra en la incertidumbre de las chicas con movimientos poco estables en los momentos más tensos.  Pasamos de unas escenas llenas de luz y mar cuando aún no han sido capturadas, a una oscuridad sólo iluminada con un recurso que vemos mucho a lo largo de la película: el fuego. A través de flashbacks recordaremos los momentos felices de las culpables, bailando en el bosque inocentemente si saber aun lo que se les viene encima.

Por último, en la parte técnica, señalar el buen trabajo realizado con la música de Maite Arroitajauregui y Aranzazu Calleja. Te pone los pelos de punta y te adentra 100% en la historia a través de las propias chicas.

Akelarre es un film contemporáneo a pesar de la época

No es una cinta de terror, aunque las obras que trabajan esta temática lo suelan ser, pero tal y como comentamos no se trata de la típica película de brujas.  Nos transmite mucho más de lo que deja ver de primeras; la lucha conjunta por la libertad de un grupo de mujeres valientes y la reivindicación feminista que tanto eco sigue necesitando hoy en día. Un film que aunque se sitúe en el siglo XVII es muy contemporáneo, con una fuerza y personalidad que nos ha llegado a embrujar.

Soy Reyes Plaza, organizadora de eventos, comedora de libros y rugbier. Me apasiona el cine y lo que más gusta es un buen maratón de series el fin de semana. Muy fan de los thrillers y las distopías.