Connect with us

Críticas de cine

American fiction: Una ingeniosa sátira social

Una elegante, inteligente y divertida sátira social.

Publicado hace

en

american-fiction-pelicula-critica

Tras una exitosa carrera en televisión, Cord Jefferson debuta en el largo con American Fiction, una inteligente sátira social.

El guion, escrito por el propio Jefferson, es una adaptación del libro Erasure, que Percival Everett publicó 2001 y cuyo mensaje sigue tan vigente como nunca.

Tras ganar el premio del público en el Festival de Cine de Toronto y ser considerada una de las diez mejores películas de 2023 por el Instituto de Cine Americano, esta comedia dramática se ha metido en la pelea por el Oscar a la mejor película.

Sinopsis de American Fiction

El profesor de literatura y escritor Thelonious ‘Monk’ Ellison está teniendo dificultades para publicar su último trabajo. Tras descubrir, una vez más, que el último best seller se basa en explotar las historias marginales de algunos afroamericanos, Monk decide poner a prueba la falsedad de la industria editorial.

Crítica de American Fiction

El tono ligero y burlón de American Fiction esconde un mensaje poderoso. Cuesta creer que una película que se siente tan actual esté basada en un libro que se escribió hace más de veinte años. Algo que no deja en buen lugar a la sociedad que retrata.

Con su uso inteligente del humor y la construcción de personajes, Jefferson construye una comedia dramática que primero entretiene y después se pega a nuestro subconsciente durante días.

El humor como vía de entrada

Jefferson aprovecha la aparente ligereza en el tono de American Fiction para pillar al espectador con la guardia baja. Huyendo de la confrontación directa y, a través de un protagonista con el que es difícil no empatizar, el cineasta va, poco a poco, atravesando capas de resistencia. Lo hace como el que se acerca con cuidado a un animal para que no salga corriendo.

Los diálogos ingeniosos, las emociones reconocibles y el respeto y el cariño con el que se trata a los personajes hacen que sea casi imposible cuestionar la lección que American Fiction quiere darnos.

El capital que compra causas nobles

Si el Che Guevara levantara la cabeza, se asombraría al saber que su imagen es una de las que más se ha reproducido en el siglo XX. De icono revolucionario a icono mercantil.

Esa apropiación de movimientos sociales para mantener la maquinaria económica en marcha no es nada nuevo. Tenemos infinidad de ejemplos del camino que recorre un movimiento contracultural, reivindicativo y revolucionario hasta convertirse en socialmente aceptado y, finalmente, acabar convirtiéndose en un producto de marketing.

Causas necesarias como los derechos de la mujer, la comunidad LGTBIQ+ o las minorías étnicas venden. Los escaparates aprovechan las fechas señaladas de cada movimiento para llenarse de productos para la causa, en una extraña paradoja que visibiliza y desvirtúa a la vez.

Ese es el tema principal de American Fiction y un debate más antiguo que el sol: ¿Conventirse en mainstream significa traicionar a la causa?

La comunidad negra en Estados Unidos

Cualquier tema relacionado con la comunidad negra estadounidense escuece y levanta polémica. American Fiction no es una excepción.

Lo que resulta fresco es que la cinta no critica la marginalidad de este colectivo, sino el uso “bienintencionado” pero sectario que se hace de esas historias de desventaja social.

Lo irónico es que, en estos tiempos, los racistas se esfuerzan en representar una imagen tergiversada y estereotípica del ciudadano negro como un ciudadano marginal, mientras que los que abogan por la igualdad social usan esa misma imagen como denuncia.

El resultado es un perpetuo retrato de ciudadano de segunda que es difícil quitarse de encima.

Entender que esa marginalidad existe, y debe ser denunciada, pero que hay una gran diversidad dentro de la comunidad negra que también debe visibilizarse, es fundamental para seguir avanzando hacia una igualdad real.

El elenco de American Fiction

Toda la crítica es unánime, American Fiction no sería lo mismo sin el carisma del actor Jeffrey Wright. El intérprete, ganador de un Tony, un Emmy y un Globo de Oro por su papel en Angels in America, dota a su personaje de una gran humanidad.

Este inteligente y cabezota profesor de literatura con dificultades emocionales es un regalo que el actor ha sabido aprovechar y que le ha valido una nominación al Oscar. Comparte nominación con Bradley Cooper (Maestro), Colman Domingo (Rustin), Paul Giamatti (Los que se quedan) y Cillian Murphy (Oppenheimer). Lo tiene complicado, pero todo puede pasar. No hay más que recordar lo que pasó con Michelle Yeoh y Kate Blanchett el año pasado.

Le acompañan Tracee Ellis Ross, hija de la mítica Diana Ross y nominada a cinco Emmys por su papel en la serie Black-ish; Issa Rae, también nominada a los Emmy y Globos de Oro por la serie de HBO, Insecure y la que vimos en la reciente Barbie; y Sterling K. Brown, ganador de prácticamente todo por su gran interpretación en la serie This is Us y que está nominado al Oscar de este año como actor de reparto.

Un elenco de auténtico lujo que funciona a las mil maravillas.

Nuestra valoración de American Fiction

Lo que el cineasta Cord Jefferson hace con la novela de Percival Everett es un ejercicio de cine con mayúsculas.

Su más que notable debut en la industria está sustentado sobre una elegante, inteligente y divertida sátira social.

Rodeado de un casting de altura y con un guion engañosamente ligero, Jefferson construye un mensaje poderoso sin necesidad de acudir al rencor o el ataque frontal.

American Fiction te sonríe con ternura mientras te abofetea la cara sin misericordia.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias