Cargando...

Arquitectura y cine: El Hotel Overlook

El hotel de El Resplandor, famoso por su habitación 237, está inspirado en dos hoteles reales. La novela surge a partir de la experiencia del propio Stephen King, autor de la misma, en The Stanley Hotel en Colorado. Durante su estancia no pararon de sucederle cosas paranormales que dieron pie a la trama de la novela. Sin embargo, el director de la película de El Resplandor, Stanley Kubrick, escogió lugares distintos para el rodaje de la película. Los hoteles The Ahwahnee hotel y Timberline Lodge fueron los escogidos para darle vida al hotel Overlook.

Para su adaptación al cine, el Hotel Overlook fue conformado a partir del exterior del hotel Timberline Lodge. Un famoso resort junto a una estación de ski en Oregón. Muchos piensan que fue proyectado por uno de los arquitectos americanos más reconocidos del siglo XX, Frank Lloyd Wright. En realidad fueron otros los autores del hotel, grupo liderado por el arquitecto Gilbert Stanley Underwood. Para el interior sin embargo, el hotel escogido fue The Ahwahnee hotel, localizado en California y obra del mismo arquitecto. Así, la novela y el film de El Resplandor empiezan a distanciarse, llegando incluso a la inconformidad con el resultado del propio Stephen King.

El hotel que inspiró a Stephen King

the-stanley-hotel

The Stanley Hotel se ubica cerca del Parque Nacional de las Montañas Rocosas en Colorado. Se inauguró en el año 1909 por Freelan Oscar Stanley. Sin embargo, su fama de lugar encantado no llegó hasta que en 1911 empezaron a surgir rumores de esta índole.

En la década de los 70, recién mudado al estado, el autor de la novela El Resplandor y su familia eligieron el complejo para pasar sus vacaciones de Halloween. El hotel, que estaba a punto de finalizar su temporada, estaba prácticamente vacío cuando ellos llegaron. Y es que este hecho solo sería el comienzo de una estancia un tanto paranormal. Se alojaron en la habitación 217, la habitación encantada en la novela y que en el film se cambió por la habitación 237 del Hotel Overlook.

Cuentan que además de pesadillas interminables también encontraban sus maletas deshechas al regresar de la cena. Pesadillas en las que mataba a sus hijos, dieron lugar a una de sus novelas más reconocidas, El Resplandor.

Desde la publicación en 1977 de la novela, el hotel vio cómo su fantasmagórica fama crecía desorbitadamente. Tal fue su fama, que muchos acudieron para hacer investigaciones relativas a ese ámbito. El programa Ghost Hunter o la Rocky Mountain Paranormal Research Society fueron algunas de las entidades que investigaron el hotel.

El Hotel Overlook en la película

hotel-el-resplandor

Stanley Kubrick utilizó tres localizaciones distintas para dar vida a esta icónica película. Gran parte de los set interiores se construyeron en el Elstree Studios ubicados en Inglaterra. Sin embargo, todo el equipo de rodaje tuvo que viajar a Estados Unidos para otras escenas.
Las escenas en exteriores fueron en su mayoría rodadas en Timberline Lodge hotel. Mientras, algunas de las localizaciones interiores más míticas de la película se filmaron en el hotel Ahwahnee, como la del ascensor de El Resplandor, la recepción o la sala común donde Jack Torrance, al que da vida Jack Nicholson, se volvía loco enfrente de su máquina de escribir.

hotel-ahwahnee

La obsesión por el cuidado al detalle en las escenas de El Resplandor por parte del director, hizo que Kubrick escogiera y estudiara muy bien los espacios donde se rodaría el film. Y es que es un recurso que utiliza frecuentemente para magnificar las sensaciones que quiere transmitir al espectador.

Escenas interiores del Hotel Overlook

La sala común del hotel Ahwahnee, tan inmensamente grande, donde el espectador aprecia la transformación progresiva del protagonista hasta el punto de locura, busca reflejar precisamente eso. Y es que los espacios tan grandes eluden al sentimiento de pérdida de control de la situación. Esto mismo también queda latente en el momento en el que la familia Torrance se muda al hotel en la temporada de invierno, en la que el resort queda totalmente aislado y desconectado del resto del mundo. Aquí los personajes se sienten perdidos y solos ante la inmensidad del lugar.

Esta misma pérdida de cordura del protagonista de El Resplandor  se refleja en las tomas filmadas en plano secuencia en las que el niño recorre los pasillos laberínticos y monótonos del hotel. En ellos podemos ver también a las famosas gemelas de El Resplandor. O en la escena en las que madre e hijo juegan en el laberinto, mientras Jack los ve desde la maqueta del mismo, a modo de dios controlador.

gemelas-el-resplandor

Todos estos recursos se estudiaron al milímetro. Así el director logró crear un ambiente de suspense ininterrumpido durante toda la película, ofreciendo al espectador información de lo que estaba pasando con el protagonista a través de la arquitectura.

El uso del color en El Resplandor

ascensor-el-resplandor

Otro recurso utilizado por Stanley Kubrick en muchas de sus películas es el uso del color. Y es que con el manejo de este se puede potenciar y manipular considerablemente las emociones del espectador, recurso también muy recurrente en el mundo de la arquitectura.

Esta vez el color más utilizado es el rojo, que instintivamente se relaciona con el fuego, el peligro. Se asocia a actitudes agresivas y maníacas. Se encuentra en los ascensores y en los baños de uso público, al igual que en otros elementos como la famosa moqueta de uno de los pasillos. Los ascensores, existentes en The Ahwahnee hotel, que ya son de color rojo en sí, intensifican su mensaje con una oleada de sangre en una de las escenas más gráficas de la película.

hotel-overlook

Las escenas rodadas en los baños, son quizás las más cuidadas por el director, que busca una simetría perfecta en el montaje de los mismos. Tanto los baños públicos, rojos, como el baño de la habitación 237, verde, se construyeron en los estudios de Inglaterra expresamente para la película. Estos espacios, destacando sobre todo el rojo, son quizás los espacios más expresivos del film. Rompiendo con el estilo arquitectónico de los hoteles, totalmente rústico, estos espacios muestran una extrema plasticidad y depuración en sus líneas, haciendo que el espectador no pueda perderse en detalles sino centrarse en la escena y en la tensión creada.

escenas-el-resplandor

En definitiva, El Resplandor se presenta como un largometraje que muestra con una claridad pasmosa la estrecha relación de la arquitectura y el cine. Y es que mediante los espacios escogidos se intensifica el mensaje de la misma.

No te vayas sin conocer la historia real de la Mansión Winchester

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *