Connect with us

Especiales

10 bandas sonoras míticas de la historia del cine

Una listado con algunas de las mejores bandas sonoras de la historia del cine.

Publicado hace

en

bandas-sonoras-miticas-cine

¿Eres fan de las bandas sonoras? El mundo del cine está repleto de melodías instrumentales que no podemos dejar de asociar con sus películas desde que nos entran al oído por primera vez

¿A quién no le ha pasado? Vamos al cine y salimos canturreando la melodía principal que conduce la película, o llegamos a casa, la buscamos para escucharla otra vez y nos evoca alguna escena crucial o incluso a la obra como conjunto.

En este artículo vamos a repasar algunas de las más míticas bandas sonoras instrumentales de la historia del cine. Esto no significa que sean las mejores, sino que una vez que las escuchamos nos resulta imposible separarlas del Séptimo Arte.

Rocky (1976)

Empezamos con una de las bandas sonoras más épicas que existen. Su compositor Bill Conti intenta transmitir ese espíritu épico y de superación que rodea a grandes deportistas, y sin duda lo consigue. Todo queda presente en el tema principal, Gonna fly now. Desde la entrada marcial de las trompetas y el diálogo entre la fanfarria y la cuerda hasta un solo de guitarra tremendamente rockero, todo sustentado por una percusión casi exótica. No es de extrañar pues que con el paso de los años, este tema y también Eye of the Tiger hayan sido acogidos en el imaginario popular como motivos que implican motivación y consecución de hazañas, tanto deportivas como de otros ámbitos.

No es esta la única banda sonora que ha cumplido este propósito, aunque quizá sí la más popular. Esta transversalidad sucede a menudo con temas nacidos en películas, como pasa en Carros de fuego o Réquiem por un sueño, entre muchas otras.

Braveheart (1995)

Es imposible no transportarse a las verdes colinas de Escocia escuchando esta delicada y cuidada banda sonora. Una melodía romántica de flauta céltica que avisa de que algo importante va a llegar, y no falla: el imponente sonido de la gaita, acompañada de la percusión. Tambores de guerra, tiempos de héroes. Una unión de dos instrumentos folklóricos que evoca su lugar de origen y sus paisajes naturales. Esta combinación de elementos hace de la composición de James Horner una de las bandas sonoras más características del género, un icono.

El bueno, el feo y el malo (1966)

En toda recopilación hace falta un Western, y si hablamos de bandas sonoras no puede faltar la excelente composición del prolífico Ennio Morricone para este Spaghetti Western protagonizado por Clint Eastwood. Una melodía principal en la que destacan tres instrumentos para tres personajes principales (la flauta, la ocarina y las voces humanas) y que nos transporta al lejano oeste y los peligros que supone, tanto para forajidos como para mercenarios cazarrecompensas.

El agradable timbre del oboe tranquiliza al espectador hasta que comienza el duelo con la vuelta del ya conocido leitmotiv, acompañado de una potente instrumentación en la que destacan las campanas y el coro, recordando que nos encontramos en territorio de coyotes.

La tercera entrega de la “Trilogía del dólar” es la más aplaudida de las tres, y no cabe duda de que un factor importante de su éxito se debe a la maestría musical de Morricone, que incluyó disparos, silbidos y hasta aullidos reales de coyote en su composición.

Amélie (2001)


Una de las películas francesas modernas por antonomasia, cuya banda sonora es conocida en todo el mundo. En esta composición creada por Yann Tiersen destaca la melodía principal de piano, que supone sin duda uno de los temas más románticos del siglo XXI.

Más adelante aparece también el acordeón de Tiersen, que te posa entre el Sena y la colina de Montmartre a ritmo de vals y te convierte en un parisino más, permitiéndote sentir todo el ambiente artístico y bohemio que rodea la ciudad.
Esta es una composición que también ha trascendido el género, pues también se utiliza habitualmente para la relajación y meditación.

Piratas del Caribe (2003)


Entramos en el género de aventuras, y el fantástico Hans Zimmer nos recibe con una composición cuya introducción significa robo, saqueo, huida y persecución, tensión y, finalmente, la dulzura que supone el botín. Es decir, la vida pirata (la vida mejor).

Cuesta no imaginarse la aparición del Capitán Jack Sparrow haciendo gala de su maltrecha barcaza mientras suena este tema liderado por los instrumentos de cuerda y sostenido por una orquesta sinfónica que pone al espectador en su sitio y avisa de que no estamos ante una persona cualquiera. ¡Es un pirata!

Gladiator (2000)

Seguimos con otra composición del maestro Zimmer, en compañía de Lisa Gerrard. Una obra delicada y cuidada hasta el último detalle que nos transporta a un pasado épico, con héroes y tiranos, grandes gestas y traiciones. Una melodía que sopla con frescura como el viento de cambio y que significó múltiples premios y nominaciones.

El estilo de Zimmer ha supuesto una gran influencia para muchos compositores, y algunos elementos utilizados en esta cinta como las voces armónicas femeninas han significado un antes y un después en los temas de películas épicas e históricas.

La grandiosidad de esta obra ha supuesto que artistas de la talla de Luciano Pavarotti y Andrea Bocelli hayan versionado algunos de sus temas en sus conciertos o en eventos multitudinarios.

Harry Potter y la piedra filosofal (2001)

Llegamos a una de las sagas más exitosas del siglo, y por supuesto que su banda sonora tiene cabida en esta recopilación. Esta composición se la debemos al único e inigualable John Williams, cuyas obras podrían copar fácilmente esta lista, pues hablamos de uno de los músicos más prolíficos e influyentes de los últimos cincuenta años, y no solo en el terreno del séptimo arte.

Con la melodía inicial del carrillón ya aventuramos la llegada del niño que sobrevivió, y es evidente que esté pequeño con una cicatriz en forma de rayo dará mucho de qué hablar. Mención especial merece también la fanfarria posterior, que nos adentra en el mundo mágico y nos hace olvidar por un momento que somos irrisorios muggles.

Aunque los compositores fueron cambiando a medida que la saga avanzaba, todos acertaron en mantener parte de la idea de Williams y continuar así con su legado musical establecido en las tres primeras cintas.

El Padrino (1972)

Una de las películas más icónicas debe contar con una banda sonora icónica, y la composición de Nino Rota sin duda lo es. En cuanto suena esa trompeta solitaria ya sabemos que la familia Corleone está al acecho, y la respuesta de la mandolina y el acordeón nos advierte de que no se trata de una organización del tres al cuarto: estamos ante la mafia siciliana, así que más vale estar alerta. Este tema central tiene ritmo de vals. Un vals lento, triste y fúnebre, cuya repetición rítmica muestra claramente el carácter del patriarca: cauto, impasible, criminal.

La obra de Rota es tremendamente amplia y versátil, y como músico de cine trabajó con grandes directores como Federico Fellini y Luchino Visconti, para los que compuso obras exquisitas, pero ninguna tan icónica como esta. Una banda sonora que no podrás rechazar.

El señor de los anillos (2001-2003)


Nos acercamos al final, y es imposible pasar por alto la obra maestra creada por Howard Shore para la trilogía de la Tierra Media. Esta es una composición tremendamente narrativa, con innumerables entresijos y definiciones de los personajes y su contexto, y que sin duda engrandece una obra cinematográfica excelsa.

Cabe destacar varios temas centrales que se repiten a lo largo de las tres películas y que evocan a momentos concretos, como Concerning Hobbits (la comarca, el hogar), The Bridge of Khazad Dum (la compañía del anillo, la fidelidad), o los temas de Rohan y Gondor (la era que está por venir, la de los hombres).

Se trata de una composición tremendamente icónica en su conjunto, que nos permite adentrarnos en este mundo fantástico y recorrer las aventuras como si lleváramos el anillo de poder colgado al cuello.

Star Wars (1977-1983)

Y llegamos al final de esta recopilación con la banda sonora icónica por antonomasia. Suena la fanfarria, aparecen los créditos en amarillo sobre un fondo espacial y ocurren las aventuras más inverosímiles de la galaxia. Una obra musical que parece simple a primera vista, pero que cuenta con infinidad de temas secundarios y que pertenece a un universo de dimensiones antológicas. Por supuesto que el tema principal es el más icónico, pero hay otros como el de la fuerza o la marcha imperial que no se quedan muy atrás.

No hay duda de que el gran John Williams, compositor de la banda sonora de las nueve películas que forman las tres trilogías de la saga, concibió la música que la acompañaría como un gran conjunto que iba más allá de la gran pantalla, y cuyo legado supone uno de los motivos más famosos y conocidos de la historia de la música contemporánea.

¿Echas de menos algunas bandas sonoras?

Por supuesto que esta recopilación de bandas sonoras icónicas está hecha en base a la opinión del autor, influida por su generación y sus gustos cinematográficos y musicales. Por eso ahora es el turno del lector para expresar su opinión y ser partícipe; aunque no será fácil, pues por experiencia propia sé lo difícil que es elegir tan solo 10 bandas sonoras cuando existen cientos de ellas que son absolutamente geniales.

Algunas de las candidatas a esta lista podrían ser James Bond (Monty Norman), Misión imposible (Lalo Schifrin), Regreso al futuro (Alan Silvestri), Batman (Danny Elfman), Jurassic Park, Indiana Jones o Superman (John Williams) o La Dolce Vita (Nino Rota). Y para ti, ¿cuál es la banda sonora más icónica de la historia del cine?

BONUS TRACK - 2001: Una odisea en el espacio (1968)


Entre el ruido estático de un motor espacial aparece una fanfarria liderada por trompetas que nos pone sobre aviso. Un salto de tónica a quinta y octava que cae en un intervalo disonante, acompañado del sonido de timbales que aumentan la tensión, y que necesitamos que se resuelva para poder tranquilizarnos y disfrutar de la película. Si esa no es una forma icónica de empezar una película, que alguien me lo explique.

Tanto este tema principal como gran parte de los que acompañan en esta cinta no fueron compuestos explícitamente para ella, sino que fueron incluidos por el director, Stanley Kubrick. Sin embargo, aunque este tema (que había sido compuesto por Richard Strauss en 1896) no sea original de la película, supone uno de los factores (entre muchos otros) por los que este filme está considerado como la obra más importante e influyente de la ciencia ficción.

En cualquier caso, merecía estar en esta lista, aunque fuese únicamente como bonus track.

Traductor y corrector. Cinéfilo nostálgico. Siempre nos quedará Berlín.

Tendencias