Connect with us

Críticas de cine

Barbarian: Algo más que pura diversión

Una película de terror intensa, entretenida y con un trasfondo más profundo de lo que parece

Publicado hace

en

barbarian-2022-pelicula-critica
3.5/5

El cineasta Zach Cregger escribe y dirige en Barbarian una película de terror intensa, entretenida y con un trasfondo más profundo de lo que parece.

Cregger deja a un lado la comedia, género en el que ha actuado y dirigido en varias ocasiones, para adentrarse en el micro universo terrorífico de una historia que transcurre en la desolada Detroit.

La película se estrenó en la pasada Comic-con de San Diego antes de llegar a las salas de Estados Unidos este mes de septiembre. Desafortunadamente, aún no hay anunciada una fecha de estreno en España.

El acertado casting de Barbarian

TRÁILER DE BARBARIAN | 20th Century Studios

Uno de los aspectos que Cregger explota a la perfección en Barbarian tiene que ver con nuestras expectativas. El guion juega con nuestros prejuicios para mantenernos en estado de alerta en los primeros compases de la cinta. La situación inicial de la trama está plagada de elementos que nos invitan a anticipar lo que va a pasar y Cregger, consciente de ello, va retrasando el momento para aumentar la tensión en la audiencia.

En eso tiene mucho que ver también la elección de casting. Bill Skarsgård está soberbio en su papel y por mucho que intentemos impedirlo, nuestro cerebro enseguida lo conecta con su trabajo más icónico de los últimos años, el del famoso payaso de IT, Pennywise.

El director también usa el pasado actoral de Justin Long en su beneficio. La ambigüedad del actor que nos tiene acostumbrados a sus papeles inocentes, familiares y afables da mucho juego en Barbarian.

La película sirve además de puesta de largo para Georgina Campbell. Tras muchos años peleando con pequeños papeles en series, la actriz británica se hizo con un BAFTA y ahora demuestra, en su segundo papel principal en un largo, que es un talento a tener en cuenta.

La montaña rusa de Barbarian

En palabras del propio Cregger, Barbarian empezó siendo una pequeña idea que transformó en una única escena. Una especie de ejercicio de creatividad cuyo único objetivo era la mera diversión. Poco a poco, el cineasta vio que dentro de esa escena había hilos de los que tirar para convertirla en un largo.

Su único propósito es el de aterrorizar y divertir al público a partes iguales y la cinta consigue su propósito con creces.

No es, sin embargo, una película para personas que buscan una verosimilitud o coherencia perfectas. Hay muchas cosas cuestionables, algunos sucesos poco creíbles y algunas motivaciones dudosas pero todas están al servicio de la diversión y por eso se lo perdonamos.

Barbarian es más emocional que reflexiva y a ese nivel funciona a la perfección. Pero no todo se queda en la superficie, el guion deja tras su paso un poso para el debate.

Depredadores sexuales

Hay dos personajes que se miran al espejo con años de diferencia. Uno es el que fue y otro, el que puede llegar a ser. El final y el principio de un camino plagado de misoginia y violencia.

No vamos a ahondar demasiado en ellos porque desvelaríamos partes importantes de la trama. Lo que sí diremos es que el guion escrito por el propio Cregger sirve de denuncia a una realidad que sigue instalada entre nosotros y de la que intentamos desprendernos poco a poco.

Barbarian, como otras películas del género, busca entretener a la vez que nos deja un mensaje flotando para el que quiera recogerlo. Ya desde Romero con su Noche de los muertos vivientes, algunos cineastas han aprovechado un género tan denostado por la crítica para demostrar que también puede contribuir a denunciar las injusticias que nos rodean.

En conclusión

Barbarian es, sin duda, una película que disfrutarán los amantes del género. Su director Zach Cregger demuestra ser un gran conocedor de sus convenciones y las usa a su favor. Su manejo del tempo es brillante, retrasando los momentos clave de la trama para hacer crecer la tensión en el espectador.

Pero no solo el guion es sumamente efectivo, Bill Skarsgård, Georgina Campbell y Justin Long son también la elección perfecta para una película que juega con nuestras expectativas y nuestros prejuicios para manipularnos a su antojo.

Como una buena montaña rusa, Barbarian nos sube despacio hasta la cima para dejarnos caer a toda velocidad en un viaje cargado de loopings.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias