Connect with us

Críticas de cine

Beckett: Campeona olímpica en incoherencias y casualidades

Crítica de Beckett, película de Netflix protagonizada por John David Washington y Alicia Vikander y dirigida por Ferdinando Cito Filomarino

Publicado hace

en

beckett-netflix-critica

El director italiano Ferdinando Cito Filomarino escribe y dirige Beckett, un thriller político con caras tan conocidas como la del estadounidense John David Washington (Tenet) o la sueca Alicia Vikander (Ex-Machina).

Fragilidad desde el guion

Desde los primeros minutos de la cinta, Cito Filomarino empieza a construir la historia de Beckett con cimientos de gelatina. Una premisa tramposa que va creciendo a base de casualidades e incoherencias. Cualquiera de ellas, por separado, sería capaz de destruir todo un guion con más facilidad que John Rambo una base rusa con la ayuda de un arco. Todas juntas provocan en el espectador la sensación de que el director milanés es un trilero que nos exige muchas concesiones para, después, darnos muy poco a cambio.

Beckett es una carrera de fondo

El Beckett de Filomarino es una “manhunt movie” con todas las características del género. Al igual que el Richard Kimble de Harrison Ford en El fugitivo (1993), el Robert Clayton Dean interpretado por Will Smith en Enemigo Público (1998), Beckett (John David Washington) se pasa la película huyendo de sus perseguidores.

El ritmo de la película funciona. En cuanto empieza la persecución, la cinta no nos da un respiro. Ese es, quizá, el único motivo por el que no decidimos bajarnos a la mitad del trayecto y abandonar a Beckett a su propia suerte, como hace April, el personaje interpretado por una tremenda Alicia Vikander.

La actuación de la actriz sueca, que está a punto de convertirse en Lara Croft por segunda vez, es lo mejor de esta coproducción y eso que solo está en pantalla unos minutos.

Previsibilidad

beckett-pelicula-netflix
Becket | Imagen cedida por Netflix

Ferdinando Cito Filomarino es capaz de crear el suspense inicial necesario para tenernos enganchados. El hecho de no saber por qué John David Washington es perseguido genera en nosotros la curiosidad necesaria para avanzar por los paisajes griegos de la mano de su director.

Esa es la mejor baza de la película pero no es gestionada con inteligencia. El cineasta nos enseña las cartas demasiado pronto y, a partir de ahí, todo se vuelve predecible.

La intención crítica de Beckett

Beckett intenta ser más seria y profunda de lo que es. Lejos de criticar la intención de Filomarino, la aplaudimos.

Es loable que un director sin experiencia internacional y con solo un largo en su haber (Antonia. 2015) se atreva a poner el dedo en la llaga.

No podemos profundizar demasiado en la trama política que envuelve la cinta sin desvelar partes importantes de la historia. Sin embargo, podemos asegurar que a los espectadores más familiarizados con la historia del siglo XX no les sorprenderán las conspiraciones por las que transcurre la trama.

En resumen

El director italiano Ferdinando Cito Filomarino construye en Beckett un thriller político de ritmo trepidante. Una historia de conspiración y persecuciones que atrapa desde el principio. Lo mejor de la cinta, una Alicia Vikander que nos regala un personaje cargado de verdad en sus pocos minutos en pantalla.

En su contra, un misterio resuelto demasiado pronto en el metraje y una historia a la que se le ven constantemente las costuras. La sucesión de escenas inverosímiles, casualidades e incoherencias hacen que la cinta vaya perdiendo fuerza y desangrándose a mayor velocidad que el personaje protagonista. Si existiera, Beckett obtendría el premio a la película con más WTF por centímetro de metraje de la historia reciente.

Puedes ver Beckett en Netflix a partir del día 13 de agosto.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias