Connect with us

Críticas de cine

Being the Ricardos: Poco interés a este lado del charco

La serie, que también se emitió en España, fue todo un fenómeno en Estados Unidos durante los años 50, acumulando sesenta millones de espectadores.

Publicado hace

en

being-the-ricardos-critica
2/5

El reputado guionista y director norteamericano Aaron Sorkin dirige a Nicole Kidman y Javier Bardem en Being the Ricardos. Una película que relata la semana más convulsa en la vida de los protagonistas del programa I love Lucy, Lucille Ball y Desi Arnaz.

La serie, que también se emitió en España, fue todo un fenómeno en Estados Unidos durante los años 50, acumulando sesenta millones de espectadores.

El fenómeno I love Lucy

TRAILER DE BEING THE RICARDOS | PRIME VIDEO

Las primeras televisiones que salieron al mercado tenían precios imposibles. Un ciudadano estadounidense debía gastarse la mitad del sueldo de un año para hacerse con un aparato diminuto con una calidad de imagen espantosa.

El panorama cambió por completo a finales de los años 40. La producción de televisiones había conseguido abaratar los costes y los hogares norteamericanos empezaron a llenarse de televisiones a un ritmo de cien mil a la semana.

Por aquel entonces, Lucille Ball protagonizaba, con cierto éxito, un serial radiofónico bajo el nombre de My favorite Husband. El salto a la televisión no fue sencillo. La propia cadena tenía reticencias a la hora de mostrar a una mujer blanca casada con un hombre nacido en Cuba.

Una exitosa gira teatral por todo el país, demostró que la idea podía funcionar. Al terminar la gira, Lucille y Desi fundaron la productora Desilu Productions, bajo la que nació I love Lucy.

La serie pronto se convirtió en todo un fenómeno, paralizando por completo el país cuando se emitía. Sentó las bases de las sitcom que vinieron después: episodios cortos, intercambio rápido de diálogos ingeniosos, malos entendidos entre los personajes o enredos argumentales. Unas reglas que siguen vigentes a día de hoy y de las que han bebido series tan populares como Friends o Seindfeld.

En España, la serie se convirtió en el atractivo de una Televisión Española que comenzaba a dar sus primeros pasos. Una cadena que empezaba a emitirla, con muchas dificultades y pocos medios, solo un año después de terminar la emisión de la serie en Estados Unidos.

Being the Ricardos, biopic entre comillas

El guion de Aaron Sorkin (The Social Network, The trial of Chicago 7) se centra principalmente en una semana. Siguiendo el esquema de trabajo de la serie, la película se estructura en cinco partes: lectura de guion, ensayo actoral, ensayo de cámaras, prueba en set y grabación.

Mientras asistimos a la preparación del episodio de la serie, se van sucediendo importantes acontecimientos en la vida de Ball y Arnaz que nos ayudan a conocer un poco mejor a la pareja.

La mala noticia es que la película está producida por los hijos del matrimonio, Lucie y Desi. Decimos mala noticia porque cuando hay personas emocionalmente involucradas en la realización de un biopic, lo que se nos cuenta en pantalla suele diferir o suavizar los acontecimientos reales.

Tuvimos un ejemplo reciente con Bohemian Rhapsody, producida por el manager de Queen, una buena película pero llena de inexactitudes.

El Desi Arnaz real era mujeriego y tenía un serio problema con la bebida. El matrimonio fue muy inestable y peleaban constantemente. La propia Lucille declaró en alguna ocasión que, a veces, su marido le daba miedo. Sus hijos relatan el alivio que sintieron cuando sus padres por fin se separaron. Aunque, en honor a la verdad, también diremos que ambos siguieron siendo amigos hasta su muerte, a pesar de su divorcio.

Las actuaciones en Being the Ricardos

Cuando se anunció que Nicole Kidman y Javier Bardem iban a interpretar a Lucille Ball y Desi Arnaz, se almó algo de revuelo. Nunca llueve a gusto de todos cuando se trata de llevar a la pantalla a dos iconos de la cultura popular estadounidense.

La elección de una actriz australiana (aunque nacida en Hawaii) y un actor español, para dar vida a una estadounidense y a un cubano no fue del agrado de los fans de la serie original.

Sin embargo, las actuaciones no son el problema de la película. Ambos actores demuestran sus tablas con creces. Bardem repite como cubano veinte años después de poner a la crítica a sus pies con su papel de Reinaldo Arenas en Antes que anochezca (2000) y lo hace con solvencia.

Nicole Kidman se desenvuelve a la perfección con un personaje que navega entre la contención y el desenfreno.

El reparto principal lo completan el veterano J. K. Simmons (Spiderman: Far from home) y la multipremiada actriz teatral Nina Arianda (Midnight in Paris).

El interés de Being the Ricardos

Cuando uno termina de ver Being the Ricardos, lo primero que piensa es si la historia que cuenta es lo suficientemente interesante como para merecer una película.

El guion de Sorkin es sólido pero lo que en él sucede nos resulta indiferente. La película no profundiza en ninguno de los hilos argumentales que podrían darle una dimensión más interesante a la historia.

Sobrevuela sobre los acontecimientos sin terminar de posarse en ninguno de ellos y todo nos acaba pareciendo superficial. Lo importante, simplemente se insinúa. Quizá, por las limitaciones de guion impuestas por la propia familia.

La serie original parece tan alejada de la realidad de nuestra generación que ni siquiera la conexión emocional con ella es un arma que pueda funcionar entre el público.

Parece una película dirigida exclusivamente a aquellas personas que disfrutaron el show en directo y que lo guardan en su memoria con cariño. Pero, teniendo en cuenta que la serie terminó de emitirse en 1957, nos preguntamos cuántas de esas personas van a ver esta película.

¿Por qué contar esta historia ahora? Solo Sorkin puede contestar a esta pregunta.

Nuestra valoración

Being the Ricardos tiene un buen reparto frente a las cámaras (Kidman y Bardem) y un director solvente tras ellas. Sin embargo, la historia que desarrolla Sorkin no acaba de funcionar del todo.

I love Lucy, interpretada por el matrimonio Lucille Ball y Desi Arnaz, fue todo un fenómeno en los años 50 en Estados Unidos. Aprovechó el auge de la televisión que empezaba a asentarse en el país para convertir en estrellas a sus protagonistas.

La película sirve de homenaje a la serie original y a sus icónicos protagonistas. Más allá de ese homenaje, Sorkin aporta pocos elementos para despertar el interés de aquellos que nacimos y vivimos ajenos a aquella realidad.

Fecha de estreno: 21 de Diciembre en Prime Video.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias