Connect with us

Críticas de cine

Blue & Malone: Casos imposibles | Crítica

Publicado hace

en

blue-y-malone

Abraham López Guerrero trae de regreso a sus personajes Blue y Malone (a quien quizá ya conocías por Blue & Malone: detectives imaginarios) en un nuevo cortometraje muy ambicioso que combina animación 3d y acción real. Y una vez más (tal y cómo ocurrió en su día con el otro trabajo ya mencionado), este proyecto se suma a la carrera de los Goya 2021 después de una fructífera cosecha de premios en varios festivales

En mi opinión lo más importante de Blue & Malone: Casos imposibles es su historia, en la que se nos invita a reconectar con el niño interior que todos tenemos dentro y a olvidar nuestros problemas de adulto para regresar a un tiempo en el que todo era mejor.

Es la actriz Aura Garrido (El Ministerio del tiempo) quien nos lleva de la mano por este viaje lleno de música y color a través de un teatro a punto de ser derruido. Sin embargo (y como no podía ser de otra forma) son los personajes animados Mortando Malone (Alex O’Dogherty) y Big Blue Cat (José Luis García) quienes se ganan toda nuestra atención desde el primer momento en el que aparecen en pantalla, llegando incluso a eclipsar la interpretación de la propia protagonista.

A nivel técnico, una de las cosas a destacar casi por encima de todo lo demás es el diseño de sonido y la banda sonora de Miguel Malla, que considero prácticamente impecables. Pero no podemos hablar de una obra nominada a Mejor cortometraje de animación sin hablar precisamente de eso: la animación.

¡Están vivos!

Tal y como gritó el doctor Victor Frankenstein en la obra de Mary Shelley al ver por primera vez el éxito de su monstruosa creación, cuando se nos presentan en esta ocasión a Blue y a su inseparable Malone sentimos que, en efecto, están vivos. Ambos personajes tienen un gran carisma que hace que, por momentos, nos olvidemos de que no son reales.

El término animación proviene de ánima (alma), algo que en esta obra sus protagonista imaginarios tienen de sobra. Se nota el gran trabajo que hay en sus texturas (el equipo de animadores sabrá mejor que nadie lo complejo que habrá sido dar vida a una criatura con tanto pelo como Malone). En este sentido no puedo más que felicitar a ESDIP por lo que aquí nos brindan. Eso sí, a decir verdad, noté ciertas fallas en los momentos en los que el personaje humano interactúa con ese mundo animado.

Antes de acabar con este apartado, no quisiera obviar esa secuencia que encontramos durante los créditos finales, pues soy de los que echan en falta más proyectos que trabajen la animación tradicional.

En definitiva…

Nos encontramos ante un cortometraje que no solo deslumbra por su historia, sino que nos recuerda que en España existen grandes estudios de animación capaces de competir con cualquier otro a nivel internacional, y prueba de ello es que Blue & Malone: Casos imposibles haya logrado embarcarse en la carrera hacia los Goya de este mismo año.

Agradezco profundamente que durante veinte minutos me hayan invitado a pulsar el Desadultizador y a recordar momentos de mi niñez que, como adulto, estoy demasiado ciego como para hacerlo por mí mismo.
Dicho esto, Abraham y amigos de ESDIP ¿para cuándo un largometraje protagonizado por Blue & Malone?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *