Connect with us

Críticas de cine

Cazafantasmas: Mas allá, la secuela que necesitábamos

Un golpe certero a la nostalgia

Publicado hace

en

cazafantasmas-mas-alla-critica

Tras Cazafantasmas 2, Ivan Reitman (creador y director de Cazafantasmas) se despedía de este universo tan emblemático de la década de los 80. Fue hace no mucho cuando se anunció una nueva secuela de Cazafantasmas titulada Cazafantasmas: Más allá, que además dirigiría Jason Reitman. El director de cintas como Juno, Up in the air o Tully recogía el legado de su padre para traernos una nueva secuela que ha preparado en secreto. Tras aquella fallida propuesta en forma de remake/reboot que se estrenó en 2016, nadie sabía muy bien qué esperar de esta nueva cinta.

Además, esta se ha unido a una larga cola de películas que han sufrido diferentes retrasos debido a la pandemia provocada por la COVID-19. Así que, bueno, le pese a quien le pese, por fin este nostálgico proyecto ve la luz, y ya os adelantamos que tras casi 40 años de diferencia con la original, esta es la secuela que todos los fans de los Cazafantasmas estaban esperando.

El legado de los Cazafantasmas

TRAILER DE CAZAFANTASMAS: MÁS ALLÁ | SONY PICTURES

La historia de Cazafantasmas: Mas allá transcurre en el presente. Seguimos la historia de una familia que por, problemas económicos, tiene que dejar su hogar para mudarse a una vieja granja. Esta granja, propiedad del abuelo, guarda demasiados secretos, y muy pronto se darán cuenta que todos están relacionados con los Cazafantasmas.

Cazafantasmas: Más allá nos presenta a esta nueva familia en la que Phoebe (Mckenna Grace) lleva sin duda el peso de la cinta. Esta joven científica guarda sin saberlo una relación muy cercana con su abuelo. La que sí sabe acerca de él, es Callie (Carrie Coon), que ha intentado por todos los medios que ni su hija ni su hijo Trevor (Finn Wolfhard) sepan la verdad acerca del que es su padre.

Cuando se mudan a este pequeño pueblo situado en Oklahoma conocerán a Chad Gooberson (Paul Rudd),  Podcast (Logan Kim) y Lucky Domingo (Celeste O´Connor), que acompañarán a nuestro protagonistas y ayudarán a resolver el misterio que este particular pueblo guarda.

Cazafantasmas: Más allá es una nueva visión del clásico

cazafantasmas-mas-alla-pelicula
Cazafantasmas: Más allá | Imagen cedida por Sony

He de reconocer que al nacer y haberme criado en la década de los 90, Cazafantasmas es de esas cintas que no influyeron demasiado en mi persona. De hecho, sí que recuerdo una serie de animación que de vez en cuando ponían en Cyberclub (un programa infantil que ponía series animadas en Telemadrid). Pero entiendo el fenómeno que fue y cada vez que la revisiono, la veo con ganas. Así que de alguna manera soy consciente de lo que esta cinta supuso para muchos. Es por ello que me atrevo a decir sin miedo que esta secuela gustará a los fans. Dudo mucho que ningún amante de Moquete vaya a salir enfadado con Cazafantasmas: Más allá. La película funciona prácticamente en todos sus ámbitos.

El cariño que han puesto los Reitman para hacer esta producción traspasa la pantalla. Hay referencias de todos los colores y sabores. Desde luego no desvelaremos más de lo que ya hemos contado, pero básicamente es una película que, en su campo, lo tiene todo.

Hay que entender que estamos viendo una secuela directa de la Cazafantasmas original. Realmente no haría falta más que ver la de 1984 con los más pequeños de la casa para acercarles y cederles el testigo. Ni siquiera Cazafantasmas 2. Ese testigo es el mismo que Ivan Reitman ha cedido su hijo Jason. Ambos han trabajado codo con codo y han transmitido esa relación paternofilial a la gran pantalla.

Hecha por y para los amantes de Cazafantasmas

cazafantasmas-afterlife-critica
Cazafantasmas: Más allá | Imagen cedida por Sony

Como decíamos, la película cumple en todas sus facetas. Paul Rudd sustituye a Bill Murray para darnos ese toque de humor tan particular que caracterizaba Cazafantasmas. El personaje de Phoebe ha servido para homenajear la figura de Harold Ramis. Y en general, los gadgets y los diseños de los fantasmas nos trasladarán a la cinta original en innumerables ocasiones.

Además la película está muy bien rodada e incluye dos escenas postcréditos al más puro estilo Marvel.

Puede que se haga un poco larga, que no llegue a sonar la música de Ray Parker Jr o que casi todos los personajes sean algo cómicos (sorprendentemente a excepción de Finn Wolfhard), pero como decimos Ghostbusters: Afterlife cumple lo que promete, y me atrevo a decir que se convierte en la secuela que Cazafantasmas se merecía.

4.7/5

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com

Tendencias