Connect with us

Series

Condena: Una “condena” para el que se la pierda

Primeras impresiones de Condena, miniserie creada por Jimmy McGovern y protagonizada por Sean Bean y Stephen Graham

Publicado hace

en

condena-serie-movistar

En los últimos tiempos las miniseries están entrando con fuerza en nuestras pantallas, y no me extraña: directas, con la duración necesaria para contar lo que realmente se necesita contar. Sin alargar las cosas más de la cuenta, sin relleno. Sin duda, es una formula que funciona. He podido ver el primer episodio de la serie “Condena”, creada por Jimmy McGovern y protagonizada por Sean Bean y Stephen Graham. La verdad es que le veo un problema: que solo he podido ver la primera hora de la historia, cuando son tres.

Condena es un drama carcelario que trata temas relevantes

TRAILER DE CONDENA (TIME) | BBC

Mark Cobden es un ciudadano normal, hasta que comete el error de conducir borracho y por accidente se lleva la vida de una persona. Todo esto lo vamos conociendo a través de líneas de dialogo, ya que la acción arranca cuando el protagonista ingresa en prisión. Con este punto de partida ya tenemos en la coctelera los elementos perfectos para mantenernos atentos y sacudir nuestras mentes con temas relevantes.

Un profesor de actitud poco violenta se tiene que enfrentar a una comunidad que utiliza la violencia continuamente, y al verse débil, se convierte en el blanco fácil de estos presos. También tiene que lidiar con la culpabilidad y eso lo hace todo más duro. El primer episodio sin duda consigue transmitirnos momentos de autentica frustración, creándonos unas expectativas que aún no se si cumplirá, pero desde luego, la semilla está muy bien plantada.

También, paralelamente, tenemos la trama de Eric McNelly, un veterano guarda de la prisión. Su retrato es tan auténtico que suena cercano desde el minuto uno. Pero las cosas se tuercen cuando un preso amenaza con hacer daño al hijo del guarda, que está en otra cárcel y allí tiene contactos. La tensión se palpa, y comprendemos que es una situación complicada que requiere decisiones difíciles.

Retrato del sistema penitenciario británico

El drama nos lleva por caminos de entretenimiento, ya que hay personajes secundarios que tienen momentos intensos que sirven para mantenernos dentro de la historia. Pero en todo momento respiramos que hay una intención mayor, y esa premisa queda clara: retratar cómo es el sistema penitenciario británico. Hay un personaje secundario que explicita esta tesis con varias de sus líneas de dialogo. En un momento hablando de dinero, comenta las cifras que se mueven y la cantidad de trabajadores que hay por preso. Todo ello poniendo encima de la mesa también la duda de si esos años sirven para reinsertar a esas personas o no sirve para nada.

Aún así es una serie que no da ninguno de estos temas reflexionados totalmente, no se siente en ningún momento que estemos consumiendo un panfleto. Sin duda, la idea del producto es hacernos reflexionar, y en mi, desde luego, lo ha conseguido.

Las interpretaciones como pilar de Condena

condena-time-serie
Condena | Imágenes cedidas por Movistar

El peso, a parte de residir en un guion directo y conciso, reside en que los personajes protagonistas aguanten y mejores lo que hay en el libreto. Sean Bean como persona que pisa una cárcel por primera vez tras un accidente, cumple con creces. Su sentimiento de culpa se nota en su mirada, pero lo que mas me ha sorprendido es poder distinguirlo hasta en sus pesados movimientos. Siempre cabizbajo, con pocas palabras, pidiendo disculpas. Una defensa magistral de un personaje con tantas capas y con el que tenemos que empatizar a pesar de saber tan poco.

Pero Stephen Graham no se queda atrás, ya que consigue que sea muy fácil empatizar con su dilema y la dificultad de las decisiones que tiene que tomar. Además, su personaje tiene un matiz muy difícil de defender: tiene que ser un tipo duro para que los presos no se relajen, tiene que tener mano dura, pero mientras mantiene ese respeto, también brinda cualquier tipo de ayuda que necesiten las personas encerradas. Sin duda una interpretación llena de matices que ya en este piloto explota por varios costados. Importante la evolución que nos dan en 50 minutos de episodio.

Estilo cercano y necesario

Para reflejar a la perfección lo que el sistema penitenciario tiene que ofrecer no se puede mostrar la acción de manera estilizada, todo tiene que ir con un corte realista, casi documental, para que la sensación de cercanía se palpe desde todos los departamentos. Y así ocurre, afortunadamente. Todo es cercano, con movimientos de cámara tranquilos cuando la acción lo es, pero frenética cuando la cosa se pone intensa. Lo más relevante es que la mano de la realización se nota lo menos posible para dejar vía libre al guion y las interpretaciones. Algo muy poco agradecido para la dirección, pero que desde luego demuestra que saben lo que hacen.

La violencia, pilar fundamental en cualquier drama de prisiones, aquí contiene el aliento, para que las explosiones violentas que llegan, lleguen de manera impactante. Demuestran con esto, que el suspense de saber que algo va a pasar es más efectivo que ese golpe lleno de sangre. Aunque no hay que olvidar lo oscuro que es el mundo que se intenta retratar, y desde luego, en estos 50 minutos de episodio, es un elemento que está muy presente.

La música es escueta, por el tema antes comentado, pero tiene momentos emotivos que se apoyan en ella. No se abusa, pero en momentos oníricos también da un paso al frente. Aunque el capítulo no juega con la sensiblería barata, hay algunos momentos que nos emocionan siendo ajenos al mundo que se nos muestra, y nos hacen pensar en cómo reaccionaríamos nosotros, por ejemplo, al tener que visitar a un ser querido encarcelado, y como sería nuestra actitud. Y esto pasa en algunos momentos por la música, por lo que, efectivamente, está usada de manera espectacular.

1 de 3

Solo he podido ver el primer episodio de Condena, pero funciona en todo: en la creación de tensión, en la denuncia del tema que trata, en el concepto de realización y sobre todo en unas interpretaciones sobrecogedoras. No puedo todavía saber cómo avanzará, pero teniendo en cuenta que son 3 capítulos, tengo toda mi esperanza puesta en que irá siempre hacia arriba. No solo la recomiendo: creo que quien deje pasar la oportunidad de verla estará condenado.

Puedes ver ‘Condena‘ en Movistar + a partir del 23 de agosto.