Connect with us

Críticas de cine

Crítica de ‘El Milagro del Padre Stu’

Mark Walhberg protagoniza esta esperada película basada en hechos reales

Publicado hace

en

el-milagro-del-padre-stu-pelicula-critica
1/5

Dejando atrás la fiebre de Doctor Strange en el multiverso de la locura toca hablar de uno de los grandes estrenos del 6 de mayo de 2022: El milagro del Padre Stu. La película, dirigida por Rosalind Ross y protagonizada por Mark Wahlberg, reúne además a un interesante elenco entre el que encontramos a Mel Gibson, Jacki Weaver, Teresa Ruiz y Annet Mahendru.

Tráiler y sinopsis

TRÁILER DE EL MILAGRO DEL PADRE STU | SONY PICTURES ESPAÑA

Basada en hechos reales, El Milagro del padre Stu es un drama honesto y ejemplar sobre un alma perdida que encuentra sentido a su vida en el lugar más inesperado. Cuando una lesión pone fin a su carrera como boxeador amateur, Stuart Long (Mark Wahlberg) se muda a Los Ángeles soñando con ser actor. Mientras se las arregla como puede como empleado de un supermercado, conoce a Carmen (Teresa Ruiz), una maestra de escuela dominical católica que parece inmune a su apariencia de chico malo.

Decidido a conquistarla, el agnóstico de toda la vida comienza a ir a la iglesia para impresionarla. Pero tras sobrevivir a un terrible accidente de motocicleta empieza a plantearse si puede dar una segunda oportunidad a su vida ayudando a otros a encontrar su camino, lo que lo lleva a darse cuenta de que está destinado a ser un sacerdote católico. A pesar de una devastadora crisis de salud y el escepticismo de los miembros de la Iglesia y de sus padres separados (Mel Gibson y Jacki Weaver), Stu persigue su vocación con coraje y compasión, inspirando no solo a los más cercanos a él, sino a muchos otros con los que se cruza en el camino.

Crítica de El milagro del padre Stu

Ni un milagro salva esto: estamos ante una de las cintas que sin duda optan como candidatas a los tops de peores estrenos del año. Si combinamos una premisa simple y manida (una historia de superación mil veces contada plagada de clichés), humor rancio y varias interpretaciones risibles, obtenemos este producto fallido. Nos encontramos ante un Frankestein cinematográfico que no sabe hacia donde va y se conforma con el mero hecho de salir a la luz, aunque quizá no debería haberlo logrado.

Si atendemos a los aspectos técnicos, podemos encontrar en la imagen una clara falta de presupuesto. Es apreciable la inmensa cantidad de primerísimos primeros planos usados para enmascarar los cochambrosos escenarios que ambientan las secuencias. El guión es redundante desde los primeros minutos de metraje y el espectador tan sólo experimentará un desinterés constante por las diversas sub-tramas de la película, que van desde pasajes de boxeador frustrado hasta la comedia romántica pasando por reflexiones éticas y filosóficas. Tanta pantomima no podrá siquiera contentar al target al que se dirige la propia obra.

El milagro del padre Stu es un auténtico despropósito que ni los propios Mel Gibson y Mark Whalberg son capaces de sostener. Esta se cae por su propio peso y será una mancha (quizá una más) en la trayectoria de sus intérpretes. Hay que pretender algo más que cobrar el cheque.

Realizador audiovisual, coleccionista de cine y analista de la temporada de premios. Siento auténtica pasión por lo cinematográfico y me dedico a divulgar sobre ello.

Tendencias