Cargando...

Crítica Dear Werner (Walking on cinema), de Pablo Maqueda

Querido Pablo Maqueda:

Te agradezco personalmente lo que nos ofreces en este documental. Creo que la manera en la que narras toda la aventura es mágica. Agradezco tus viscerales palabras sobre crear cine, sobre contar historias. Agradezco que durante 80 minutos nos hagas viajar a otra historia que no es la nuestra, algo que, como ambos sabemos, no es nada fácil.

El poder de una idea

La travesía que Werner Herzog emprendió desde Munich a Paris en 1974, fue un acto de fe para evitar la muerte de su mentora, Lotte Eisner. Una historia que escribió en un diario personal, que con los años decidió sacar a la luz por la fuerza de sus palabras. Entiendo que esta historia te haya capturado tanto como para, años después, intentar hacer ese mismo camino. Algo que no solo sirve para descubrir los sitios de los que habla en sus escritos, sino para pasar un tiempo muy valioso contigo mismo, y poder reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro. Todo esto, es lo que has capturado en un film de hora y 20 minutos. Tanto tu historia, como la de Werner. Me parece algo de gran valor.

No solo nos cuentas los pensamientos de Werner, sino que nos trasladas tus inquietudes, tus momentos más cálidos y oscuros. Nos has regalado un documental muy personal, abriendo tu alma al gran público. Tus decepciones y triunfos, tus anhelos y tus agradecimientos. Todo en una carta que le escribes con mucho cariño y respeto a Herzog. Por eso decido yo escribirte de esta manera.

Los MEJORES libros de guión

Los MEJORES libros de guión

Palabras cruzadas

En 10 minutos ya nos has puesto en situación, y ya nos encontramos viajando junto a ti en la actualidad, y junto a Werner en el 74. Escuchamos o leemos las palabras del autor mientras vamos dejando paisajes atrás. No solo percibimos ese clima, ese caminar, sino que lo escuchamos. Es fácil dejarse llevar por las poéticas palabras que ambos concebís, y escucharlo nos anima a entrar en la aventura. Somos testigos de las palabras cruzadas, como un partido de tenis de autores: comparando sus sensaciones con las tuyas.

Pero el cine es algo más. Si tus inquietudes se quedasen en narrarnos esta experiencia con poesía, no estaría haciendo una crítica cinematográfica: estaría hablando de una novela. Por lo que dejas ver sobre tus deseos en el film, amas el cine, eso es obvio, por lo que las palabras que voy a decirte, creo que te gustarán: has conseguido momentos de auténtico cine. Con el escueto equipo que llevaste a tu viaje, y solo tu mano de obra, consigues mucha magia. Me explico.

La magia

Mientras os acompañaba, he conseguido dejarme llevar, no solo por la poesía de las palabras, sino de los planos que me han abrazado durante el camino. Una combinación de paisajes espectaculares y música han hecho que me relaje y entre en una especie de hechizo. Luz tenue, solo la pantalla iluminando mi rostro, y de igual manera, mi mente. Paisajes alemanes, franceses, que me encantaría visitar por mi mismo. Planos largos por caminos rodeados de bosque, en los que perderse es fácil, no solo físicamente, sino también en el laberinto interior de cada uno.

Demuestras mucha humildad, Pablo, al hacer un documental tan personal, y tener la poca necesidad de exponerte tanto. Cuando un autor habla de algo personal, lo habitual es hablar a cámara y convertirse en el protagonista. Pero tú has dejado paso a la magia, al cine, al propio Werner, dar un paso al frente para colocarse en primer plano. Aún así notamos tu presencia, pero a nuestro lado, no por encima de nosotros, algo muy importante en el panorama artístico actual.

La cueva

Hay varios momentos por los que te quiero felicitar, en los que el trabajo de edición cobra especial importancia. Momentos en los que, con primeros planos de la fauna de los lugares, y un montaje rítmico, nos regalas sensaciones de autentica agitación mental. Recuerdo con especial interés el momento en el que se simboliza la violencia de la naturaleza con un río, o en el que una música de dos golpes de percusión va avanzando cada vez más deprisa, con la consecuente subida de velocidad de los planos. Momentos en los que se paran las palabras, y el cine aparece en su máximo esplendor.

Libros de dirección de cine

Libros de dirección de cine

No puedo dejar de mencionar el momento de la cueva, que ya Werner menciona en su libro. Pero tu realización, con su calma inicial, con esa oscuridad simbolizando nuestra mente, que necesita una linterna, seguida de una reflexión sobre la necesidad de los cineastas de acudir a ciertos mecanismos de defensa, me ha parecido brutal, visceral. Has conseguido abrir un espejo para otros cineastas.

El espejo

Todo el que haya intentado abrirse camino en el arte se va a sentir muy identificado con tu viaje, Pablo, con tus palabras y sensaciones. La gran metáfora que constituye emprender ese viaje a solas, como el que se enfrenta a la hoja en blanco de un nuevo proyecto, con ilusión y miedo, llegará a los corazones de quien se siente creador.


Cuando nos golpeas con esa sinceridad sobre tus anteriores proyectos, nos haces empatizar contigo y con la situación, y aunque tal vez, no sea tu intención ser el protagonista, lo consigues. Cuando nos lo cuentas y te vemos caminando solo por caminos y carreteras, no puedo dejar de imaginarme apareciendo detrás de ti con un fundido, bastón en mano, caminando sin descanso para sacar las ideas que día tras día golpean mi mente.

La verdad

La película acaba siendo un viaje sensorial y espiritual, en el que se explora el amor por el cine, y vemos lo que puede ser la creación de un proyecto así, con las frustraciones y alegrías que eso conlleva. Es cierto, Pablo, que me he quedado con ganas de saber más sobre este viaje. Saber más sobre esas noches que has pasado solo, sobre los sentimientos más primarios, menos filosóficos. ¿Cómo acabaron tus pies tras tanto caminar? ¿El frío fue alguna vez tan intenso? Esas veces que pensaste en darte la vuelta, en que te cuestionaste el rumbo del proyecto; o cómo te enfrentaste al material en bruto, y trataste de darle una gran coherencia.

Aunque desde luego, hay una verdad que transmites más clara eliminando toda esa información: todo lo dicho anteriormente, ese viaje espiritual, por encima del físico. Eso llega perfectamente al espectador, y además de manera clara y concisa, con poesía y sentimientos.

El cine

Descubrir cosas sobre Lotte Eisner, sobre su labor recuperando películas; saber cuáles fueron las sensaciones de Werner sobre su idea de recorrer aquellos kilómetros a pie, y las cosas que llevó a cabo con su mentora, son cosas que aprendemos, y eso es de agradecer. Pero según recorres esas calles de Paris, Pablo, sin perder de vista tu misión, ese concepto de que unas palabras de fantasía pueden dar fuerza a un guion, vuelven a hacernos volar. Volar a donde queramos, y eso es llevar a cabo una película.


Recorrer la cinematheque de Paris, y enseñarnos por encima lo que allí pudiste disfrutar y aprender, no hace más que acentuar lo que has ido contando durante toda la cinta. Sin duda, una conclusión perfecta. Aunque, para mi, todavía quedaba algo más.

Querido Pablo, lograste emocionarme con los últimos minutos de tu película, más que con todo lo demás. Justo lo que necesitaba: saber más sobre tus motivaciones. Saber más sobre cómo fueron tus pensamientos al emprender el viaje, en quién pensabas, a quien dejabas atrás, detrás de qué ibas exactamente, como funcionaba tu cabeza como realizador.

El plano final es un grito a todos los realizadores, a todos los que luchamos por sacar ideas adelante, de que se puede. De que lo has conseguido, de que, a pesar de todos los malos tragos, cuando luchas, lo consigues. Un grito a seguir adelante pase lo que pase, y eso, Pablo, es un mensaje universal. Y lo has dado a las mil maravillas: desde el corazón, con poesía y CINE con mayúsculas.

Entrevista a Pablo Maqueta

Publicado en: Actualidad del cine

Iker Casado
Iker Casado
El cine me ha gustado siempre. Lo he estudiado, lo he coleccionado, y lo he disfrutado. Pero eso no es lo más importante. Lo que más me define, es que me pasaría toda la vida hablando de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *