Connect with us

Críticas de cine

Crítica ‘Culpa’, cine contemplativo tras un duro drama

Ibon Cormenzana y Manuela Vellés firman una controvertida película que muestra el lado más oscuro de la maternidad

Publicado hace

en

culpa-pelicula-critica-filmin
3/5

El cine es un arte, y como tal, en muchas ocasiones trata de evocar sentimientos, emociones, mientras nos hace reflexionar sobre temas que no son fáciles. Ese es el caso de “Culpa”. Fue rodada durante el segundo embarazo de Manuela Vellés junto a su pareja, Ibon Cormenzana, que se pone al frente de la dirección.

La fuerza del relato de ‘Culpa’

TRÁILER DE CULPA | FILMIN

“Culpa” arranca con la agresión sexual a una mujer por un conocido. Tras ello, somos testigos de su retirada, tras dejar su vida atrás, en una cabaña en mitad de la montaña. Asistiremos a su viaje emocional al darse cuenta de que no solo tiene que enfrentarse al trauma del suceso, sino también a la revelación de que puede estar embarazada.

El tema de la película es interesante, y ese es un buen punto de partida. El film juega a no darnos nada mascado, y a dejarnos llevar sensorialmente por las emociones de la mujer que está pasando por un calvario que, por desgracia, es más común de lo que nos gustaría. El libreto tiene un problema, y es que. No gestiona del todo bien los tiempos para mantener nuestra atención durante los 80 minutos que dura.

Hay una decisión que influye directamente en esta consecuencia: para demostrar que es una historia que ocurre más de lo que nos gustaría, no conocemos el nombre de la protagonista. Es una decisión que tiene sentido temático. Si que conocemos detalles de así pasado y nombres de la gente de su alrededor, pero son insuficientes. Esto ocurre porque se trata de potenciar el drama del momento, ese viaje. Pero al no conocer demasiado, nos cuesta más empatizar y entrar en la dinámica. Hay momentos en los que lo conseguimos, pero en otros puede llegar a resultarnos tedioso.

La realización que acompaña la historia

“Culpa” tiene un prólogo que me ha parecido una auténtica maravilla: nos muestra el problema de una manera salvaje, cercana y realista, usando una realización documental para acercarnos lo máximo posible al doloroso momento que arranca todo el conflicto. Después de esos 8 minutos, comienza la película.

La mujer vive en una cabaña en el bosque, asistimos a su día a día, y sí, los planos son bonitos, y nos acercan a la mirada de la protagonista, a sus lágrimas, a su frustración, a su miedo, a todos esos sentimientos que tanto peso tienen en el subtexto. Los pequeños gestos son importantes, y los planos generales tienen peso narrativo, igual que los planos detalle. En ese sentido, Ibon Cormenzana, sabe muy bien lo que está contando, y sabe contarlo a través de la cámara, más allá de las palabras, que son poquitas y escuetas. En ese sentido la película funciona bien.

Pero arrastrando el problema que viene del libreto, el que atañe a mantener nuestro interés, el ritmo del film se ve comprometido, a pesar de durar 80 minutos, hay algunas secuencias en las que nos cuesta mantenernos en ese universo creado en esas bellas montañas, y eso es un gran problema, ya que necesitamos estar continuamente allí para entender como transcurren todos esos pensamientos.

Una película de personaje

Sin duda alguna, “Culpa” pone la carga del film en Manuela Vellés como protagonista. El drama que importa es el suyo, representando a muchas mujeres que pasan por lo mismo. Por lo tanto, si ella falla, la película lo notaría. Pero consigue confeccionar un personaje cercano y creíble, a pesar de que a veces, desde la realización nos cueste mantenernos con ella, su expresión del conflicto se nota trabajada y cercana.

Una mirada al infinito, con esas montañas de fondo, es suficiente para hacernos entender que no puede volver a su antiguo entorno. Entendemos esa culpa que da título a la película. Podemos entender más o menos sus decisiones, pero la película consigue que la entendamos a ella, que no es tarea fácil.

Imparcialidad ante el tema

Es importante en una película como “Culpa” dejar que el espectador saque sus propias conclusiones de lo que está viendo, dejarle su espacio para la reflexión, no juzgar, sino mostrar, para que cada uno sea capaz de desarrollar una opinión en su cabeza. Es muy importante que la mirada se centre en mostrar a la mujer en su día a día, y que los pequeños detalles vayan haciendo mella en nosotros. Sin duda es algo que ocurre, y que se agradece.

‘Culpa’ es una película con muy buenas intenciones

Algo que siempre es de valorar es que las películas pongan temas incomodos encima de la mesa, ya que los traen a la mesa para hablar de ellos. “Culpa” sin duda cumple con su objetivo, y de una manera bastante solvente. Sus intenciones son muy buenas. Pero es cierto que por desgracia algunos elementos hacen que de vez en cuando nos salgamos de la situación planteada, y por lo tanto nos parezca que el ritmo baja demasiado. Su intención no es entretener, eso está claro, pero si no somos capaces de quedarnos en la historia, perderemos todos esos detalles de puesta en escena que nos darán la clave de las emociones que la protagonista está sintiendo. Manuela Vellés nos brinda un personaje con el dolor de todas esas mujeres que han pasado por una experiencia similar a la espalda, y eso es de valorar.

Puedes ver Culpa en Filmin

Desde pequeño llevaba las cintas de VHS al salón en vez de usar juguetes. Crecí viendo cine, estudié realización y guion. Comparto el cine, mi estilo de vida, en CasadoConElCine. Una película no acaba en la pantalla, continúa en la conversación que crea.

Tendencias