Connect with us

Críticas de cine

Crítica de Death of a Ladies Man: Poesía, música y emociones

Publicado hace

en

death-of-a-ladies-man-critica-pelicula

El director canadiense Matt Bissonnette regresa al universo de Leonard Cohen con Death of a Ladies Man, una comedia dramática tan llena de emociones como de buena música.

La película, protagonizada por un Gabriel Byrne en estado de gracia, cuenta la historia de un profesor universitario que vive una mala racha personal. El cóctel formado por el exceso de alcohol, sus fracasos sentimentales y sus alucinaciones recurrentes le obligan a emprender un viaje a su Irlanda natal para cumplir el sueño de su vida, escribir una novela.

Allí, el encuentro con Charlotte (Jessica Paré) y las conversaciones con el espíritu de su difunto padre harán que realidad y ensoñación se acaben confundiendo en una cinta que avanza al ritmo que marcan las canciones y los textos de Leonard Cohen.

Leonard Cohen y Matt Bissonnette

En noviembre se cumplirán cinco años de la muerte de Leonard Cohen. El poeta y cantante nacido en Westmount (Quebec) es una de las figuras más relevantes del panorama cultural canadiense.

Cohen se declaraba apasionado de la poesía de Lorca y de la guitarra española. La literatura y la música se mezclan en su obra de tal manera que uno no es capaz de discernir si se encuentra ante poemas musicalizados o canciones llenas de poesía. Sus grandes aportaciones a la cultura fueron reconocidas con el título de Compañero de la Orden de Canadá (el más importante en su país), el Príncipe de Asturias de literatura, el Glenn Gould Prize o su presencia en varios salones de la fama en Canadá..

Su legado nos deja más de una docena de álbumes, poemarios, novelas y varias colaboraciones en lo audiovisual, ya sea como narrador, músico o incluso en una aparición en la serie Corrupción en Miami.

Death of a Ladies Man es el cuarto trabajo del director Matt Bissonnette. En su debut, Looking for Leonard (2002), el protagonista de la cinta estaba marcado por la lectura del libro de Cohen Beautiful Losers.

Unos años después llegaría Passenger Side, una road movie a ritmo de autores canadienses en la que no podían faltar los temas de Leonard Cohen.

La influencia del escritor y cantante en la carrera de Matt Bissonnette es más que evidente, incluso antes del estreno de esta película.

Cohen en Death of a Ladies Man

Esta Death of a Ladies Man es, quizá, su carta de amor más explícita al poeta canadiense. Empezando por su título, el mismo que el del álbum que Cohen publicó en el año 1977.

En la película, la banda sonora no se limita a acompañar a las imágenes. Hasta siete canciones de Leonard Cohen sirven de narración a esta historia dividida en tres actos.
Tres actos que, por supuesto, llevan por título algunas de esas canciones.

Cuando le preguntaban sobre el significado de su canción Death of a Ladies Man, Cohen decía que tenía una inmerecida fama de mujeriego y que las propias mujeres se encargarían de desmentirla.

En la película encontramos ambas cosas: un mujeriego y una muerte que espera con paciencia su momento.

Realidades y alucinaciones

Gabriel Byrne (Sospechosos habituales, Muerte entre las flores) es un profesor de literatura alcohólico y mujeriego. Incapaz de comprometerse con nada ni con nadie, deambula entre la autodestrucción y los sueños que nunca cumplió.

Encontrar a su última mujer en la cama con otro, visibiliza una soledad de esas que crecen por dentro, sin importar a quién tengamos al lado, y le obliga a reflexionar sobre su pasado.

Sus hijos tienen mucho que echarle en cara, sus ex mujeres, también. Y es en ese punto de miseria absoluta en el que empieza a experimentar una serie de alucinaciones, siempre con la música o las palabras de Cohen revoloteando a su alrededor, que le obligan a buscar ayuda.

La ayuda viene en forma de huida hacia los orígenes. Un viaje al Dublín de su infancia en el que buscar la paz necesaria para escribir la gran novela americana. Su proceso creativo se alterna con las shakesperianas conversaciones con su padre fallecido, una intensa relación con Charlotte Lafleur (Jacuzzi al pasado) y un vecino que parece sacado del Perros de Paja de Peckinpah.

Bissonnette escribe un guion en el que la vida del personaje principal va disolviéndose entre delirios hasta el punto de ser difícil para el espectador reconocer lo que es real y lo que no. Tampoco es que importe.

A pesar de todo, somos capaces de empatizar con Sam, sufrir con lo que sufre y sonreír con sus chispazos de ingenio. La sonrisa gana al drama. La aceptación de lo que viene es tan natural y desprovista de melodrama que la abrazamos como algo inevitable y hasta sanador.

Valoración final de Death of a Ladies Man

En Death of a Ladies Man, Bissonnette construye una historia emotiva sin juego sucio. El director se acompaña de Leonard Cohen y su genio para contarnos la historia de Sam (Gabriel Byrne), un profesor universitario en el punto más bajo de su vida, obligado a reflexionar sobre su pasado y sus decisiones.

El director canadiense consigue fabricar una historia triste que huye del melodrama y la lágrima fácil.

Gracias a un fino sentido del humor, unos personajes con los que es fácil empatizar y una banda sonora que nos transporta a lugares cálidos, Death of a Ladies Man es una delicia para la vista y para nuestros oídos.

Puedes ver Death of Ladies Man en Filmin

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias