Connect with us

Críticas de cine

Crítica ‘Death of a Vlogger’, falso documental de bajo presupuesto visto en el festival TerrorMolins

Una película de terror de bajo presupuesto que sabe lo que hace

Publicado hace

en

death-of-a-vlogger-2019

En muchas ocasiones pensamos en las producciones de bajo presupuesto como algo de segunda, como algo que vemos sabiendo que va a ser un producto mediocre. Estamos tan acostumbrados a ver grandes producciones, que se nos olvida que el cine no son solo efectos especiales, sino también significa hacernos sentir emociones, optimizar los recursos, y contar la historia en cuestión de la mejor manera posible con las cosas al alcance de la mano de los realizadores. Y por eso me alegro de haberme animado con ‘Death of a Vlogger‘ un film que he encontrado en la versión online del festival TerrorMolins que se puede disfrutar en Filmin. Sin duda una película pequeña pero que sabe jugar muy bien sus cartas.

Death of a vlogger cuenta con un guion interesante

TRAILERE DE DEATH OF A VLOGGER

El subgénero del material encontrado es, sin duda, de los más celebres del género de terror. Tiene sentido, ya que es un tipo de producción ya de por si más barata y que a los fans encanta. He de decir que no puedo ser del todo imparcial, ya que es un género que a mi en lo personal me puede, siendo consciente de sus limitaciones. Pero aquí, su creador y protagonista, Graham Hughes, juega sus cartas a la perfección.

La historia es sencilla: a través de testimonios y lo que nos venden como imágenes de archivo reales, nos narran la aventura de un vlogger que registra fenómenos paranormales en su apartamento sin buscarlo, y las consecuencias que ello tiene en sus redes sociales, y por lo tanto, en su vida. Desde luego, puede parecer, a simple vista, que es un film sencillo. Y en parte lo es, pero tiene giros de guion inesperados que la separar un poco del resto de producciones de este tipo. Eso siempre es de agradecer.

La importancia del ritmo

Esta claro que en una historia como ‘Death of a vlogger‘ lo más importante es que los acontecimientos vuelen sobre la pantalla, que ocurran cosas continuamente. El guion de Graham nos lo da: evoluciona de una manera orgánica y a gran velocidad. Al ser una cinta de terror, es importante también el suspense, y para ello necesitamos momentos de calma. Estas escenas son en las que los efectos caseros para dar vida a esos eventos paranormales cobran relevancia, y aunque a algunos de ellos se les vea el plumero, son más efectivos de lo que en un primer momento podíamos pensar.

Con el aire de tener mucho material de archivo, y de ver los vídeos originales que revolucionaron la red, siempre nos mantienen en tensión. Los testimonios nos ponen los dientes largos, con frases como: “No puedo ver el video hoy en día”. Esto hace que tengamos ganas de saber cómo van a hacer creíble el vídeo en cuestión tras poner las expectativas tan altas. Y lo cierto es que dentro de la coherencia del relato, esas declaraciones tienen sentido, a pesar de que la secuencia, en realidad, no sea para tanto.

Los eventos paranormales de Death of a vlogger

death-of-a-vlogger-critica

Sin lugar a dudas el mayor reto de ‘Death of a vlogger‘ es que esos momentos supuestamente escalofriantes relacionados con el mundo del más allá fuesen lo suficientemente creíbles y disfrutables. ¿Cumplen? Pues hay algunos que sí, y otros que no. Pero dentro de la trama, a pesar de no creérnoslos, pueden estar justificados por el guion. Hay movimientos de objetos que están muy logrados, sin embargo, hay algunas de la presencias fantasmagóricas que nos hacen salir automáticamente de la credibilidad de la cinta.

Tiene dos partes muy diferenciadas en sus 85 minutos de metraje, y en la segunda es cuando más necesitamos creer en lo que estamos viendo. El fantasma poco creíble del que os hablaba cobra más importancia, y este es para mi el mayor problema: su presencia, a pesar de regalarnos algún buen sobresalto, es demasiado poco verosímil, y eso hace que estos momentos sean menos efectivos. Aunque el film tiene otros recursos en este tramo final que salvan este pequeño problema.

Aprovecha los distintos estilos y herramientas que una persona que se dedique a crear contenido para internet puede usar. De las escenas más interesantes bajo mi punto de vista, es el momento en el que deciden realizar una ouija en el apartamento: en directo y con una cámara de 360 grados. Nosotros vemos ya la escena manipulada, pero la idea es interesante y atrayente. Una secuencia muy interesante.

El mensaje sobre las redes sociales

Está claro que la moraleja que ‘Death of a vlogger‘ nos transmite es sobre el peligro de obsesionarse en exceso con las redes sociales: con conseguir números, sobre todo. Incluso en un momento, dentro del propio falso documental que se plantea, un sociólogo nos cuenta de manera realmente instructiva cómo funciona esta obsesión: cada vez que recibimos una notificación nos vibra el móvil y recibimos una señal positiva al cerebro. Esto cuando todo va bien. ¿Pero y si esa notificación significa que alguien te ha insultado? Tu mente sigue deseando esa interacción, pero solo va a obtener feedback negativo. Una explicación que se usa en el contexto de la ficción, pero que sirve perfectamente para la aplicación en la vida cotidiana.

En algunos momentos estas conclusiones se vuelven muy obvias, siendo narradas por varios de sus protagonistas, especialmente en los testimonios de los que nos cuentan la historia. Es cierto que a pesar de ello, el final de la cinta nos deja con una conversación abierta: ¿hasta donde puede llegar la obsesión de una persona así? Un debate que siempre esta bien abrir después de el visionado de una película.

Death of a vlogger es un film de bajo presupuesto que sabe lo que hace

Sin duda ‘Death of a vlogger‘ es una película del subgénero de terror found footage que juega con su bajo presupuesto para contar algo que ya conocemos pero de manera fresca y con un guion lleno de ritmo y giros. Nos habla de los peligros de las redes sociales pero sin perder del punto de mira lo más importante: entretener. Y lo cumple con creces. Un gran descubrimiento en el catálogo del festival TerrorMolins.

4/5

Desde pequeño llevaba las cintas de VHS al salón en vez de usar juguetes. Crecí viendo cine, estudié realización y guion. Comparto el cine, mi estilo de vida, en CasadoConElCine. Una película no acaba en la pantalla, continúa en la conversación que crea.

Tendencias