Connect with us

Series

El juego del calamar (Squid Game) y las razones su éxito

Ahondamos en algunas claves del éxito de El juego del Calamar (Squid Game), la serie surcoreana de Netflix

Publicado hace

en

serie-el-juego-del-calamar

El juego del calamar (Squid Game) es la nueva serie surcoreana de Netflix que está triunfando a nivel global, llegando a posicionarse en el TOP 3 de muchísimos países desde su estreno hasta día de hoy.

Hwang Dong-hyuk tuvo la idea hace ya mas de diez años, cuando se le ocurrió fusionar los juegos infantiles de su barrio con unas consecuencias mortales.La combinación de ambos podría convertirse en una ironía muy sorprendente ha explicado en alguna de sus entrevistas. Una inocente idea que ha pasado a convertirse en una alegoría de la sociedad moderna. Ahora, Netflix ha querido dar vida a esta peculiar trama que a pocos dejará indiferente.

Qué nos propone Hwang Dong Hyuk.

TRAILER DE EL JUEGO DEL CALAMAR | NETFLIX

Quien esté al día en el género survival y disfrute presenciando descuartizamientos y cortes profundos, títulos como Battle Royale, Alice in Borderland o As the Gods Will pueden sonarles bastante. En este caso, el director y escritor de la serie ha bebido mucho de ellas.

No adentramos en El Juego del Calamar

El Juego del Calamar (Squid Game) | Imagen cedida por Netflix

El juego del calamar tiene como premisa acudir al desespero de los ciudadanos del país para ofrecerles un intercambio: su cuerpo a cambio de dinero, nada más y nada menos que la descarada cifra de 45.600 millones de Wones, lo que vienen siendo 32.965.207,65 euros. ¿Para pensárselo no? Y más si estás de deudas hasta el cuello.

A partir de ahí la historia elige centrarse en las malas elecciones que va cometiendo Cho Sang-woo (Park Hae-soo), un padre divorciado sometido a las apuestas de caballos que vive con una madre enferma a la que no duda en robar si es necesario para seguir perdiéndolo todo.

Así llegan a la absurda cantidad de reunir 456 personas económicamente desesperadas para participar en un juego. A priori, no discierne mucho de los concursos de la TV si no fuese porque el concepto eliminar se lo toman de forma literal.

Los secretos del éxito de El juego del calamar

¿Dónde radica el éxito de El Juego del Calamar? A continuación me gustaría hablarte de algunas claves que, en mi opinión, ha ayudado a que esta serie se convierta en uno de los grandes éxitos de la plataforma.

El Juego del Calamar (Squid Game) | Imagen cedida por Netflix

La accesibilidad

No es ningún misterio el primer punto que ha hecho que El juego del calamar lo vea gente que no es asidua a las series de origen surcoreano: el doblaje. La serie, al contrario que muchas otras ofertas que tiene la plataforma, está disponible en cuatro idiomas diferentes, cinco si contamos el propio coreano. Algo que no es habitual, y si dos de ellos son de los más hablados en todo el mundo la probabilidad de que el público se anime es bastante alta.

Su atrayente puesta en escena

Otro de los grandes puntos a su favor ha sido su puesta en escena. Dejando de lado el concepto kdrama al que sí que le corresponde un cuidado excesivo en su diseño de producción, cuando hablamos de una serie de género thriller, ver colores vivos protagonizando el ambiente nos desubica y nos atrae a partes iguales. Hwang Dong-hyuk y su departamento técnico han querido desmarcarse apostando por prescindir en todo lo que se pueda del VFX. Todos los escenarios son reales, sí. El árbol y la niña gigante son reales, e incluso la muñeca tiene un sistema mecánico, y eso, quieras o no, da la sensación de estar viviéndolo a un nivel diferente.

El Juego del Calamar (Squid Game) | Imagen cedida por Netflix

Su historia

Otro de los puntos clave de su éxito es el vínculo que creamos con la historia. El juego del calamar controla muy bien el nivel de suspense haciendo a sus protagonistas estar constantemente al borde de esa fina línea entre la vida y la muerte. Las pruebas van superándose y al final la supervivencia de uno mismo depende directamente de la muerte de otro.

La narrativa propuesta, junto con una banda sonora estrechamente ligada a las melodías infantiles coreanas, van provocando en el espectador una inmersión total en unos juegos que van tornándose cada vez más oscuros y siniestros, al igual que los personajes que en ellos participan.

Entre la espada y la pared

Corre el rumor de que, dependiendo de la figura elegida en el primer juego (el del oportunista de la escena del metro Gong Yoo) iniciabas las pruebas como participante o como soldado. En ese momento en el que te planteas si tú aceptarías, es cuando comenzamos a empatizar con la historia. Una invitación a profundizar en una serie que nos habla sobre los límites de una sociedad desquiciada y manipulable. Una serie que genera debates morales y éticos en los que saca el lado más despiadado de nosotros mismos: la falta de humanidad.

El Juego del Calamar (Squid Game) | Imagen cedida por Netflix

Seamos sinceros, los jugadores cada vez se vuelven más ambiciosos y cometen más atrocidades, pero ¿Qué hay de esa frialdad con la que los soldados matan a los eliminados? Este macabro juego nos pondrá al límite y, quizás, descubramos que no somos tan buenos como creíamos ser. Múltiples tramas secundarias se van desarrollando y, como espectador, llegas a pensar que, si realmente esto fuese posible, no se alejaría mucho de lo que sucedería en la vida real.

Porqué recomendamos El Juego del Calamar

El Juego del Calamar (Squid Game) | Imagen cedida por Netflix

Los personajes de Squid Game tienen un objetivo muy sencillo: sobrevivir. A lo largo de los episodios esto podría volverse algo monótono. Sin embargo, una de las claves de El juego del calamar es que logra ir complicando la trama hasta el punto de que sobrevivir es lo de menos. Encrucijadas morales evidentes (tanto en los juegos infantiles, que de inocentes tienen bien poco, hasta los diálogos e interacciones que tienen entre los personajes) y una crítica a la sociedad surcoreana moderna sobre el imperio del dinero y el control de las masas son la combinación perfecta en una serie que deberías ver sí o sí.

El juego del calamar (Squid Game) está disponible entera en la plataforma de Netflix, y ya se rumorea con una segunda temporada, porque sí, hay final abierto.

Consumidora compulsiva de series y kdramas. Recomiendo perlitas audiovisuales actuales y otras que quizás entre tanta paja se perdieron en el tiempo. Puedes encontrarme en Instagram como @monodeseries o colaborando en el podcast de SOYDECINE.

Tendencias