Connect with us

Entrevistas

Elza Kephart: “A las mujeres no se nos da permiso para explorar nuestro lado violento”

Hablamos con Elza Kephat, directora de películas como Slaxx, Graveyard Alive o Go In The Wilderness.

Publicado hace

en

elza-kephart-entrevista

Tras ver Slaxx, en Soydecine.com hemos tenido la oportunidad de hablar un rato con la cineasta canadiense Elza Kephart, propietaria de Midnight Kingdom Films y directora de esta y de otras películas como Graveyard Alive o Go In The Wilderness.

Entrevista a Elza Kephart

Has trabajado como guionista, directora, productora, como asistente en el departamento artístico en un par de películas de los X- Men, incluso como actriz en un corto. ¿Cuál de esos apartados disfrutas más a la hora de hacer cine?

Todos me han ayudado a entender mejor el proceso necesario para rodar una película desde distintos puntos de vista. 

Me gustó mucho trabajar en el departamento artístico y tuve la suerte de que mi primer trabajo fuera con Nigel Phelps, que diseñó los escenarios del Batman de Tim Burton, por ejemplo.

De él aprendí mucho. Sobre todo de cómo es capaz de transmitir sus ideas visuales usando otras referencias. Eso me ha ayudado mucho a trabajar en las presentaciones visuales de mis películas para buscar financiación. Transmitir las sensaciones de una película a todo el equipo antes incluso de empezar a rodar.

Nos pusimos en contacto contigo para hablar de tu último trabajo, Slaxx. ¿La definirías como una comedia de terror?

Así era como la definíamos al principio. Hasta que un crítico en una reseña la definió como una sátira horripilante y nos pareció que se ajustaba más a lo que es la película. 

Claro que tiene momentos divertidos pero no es exactamente una comedia. Igual que tiene momentos terroríficos pero no es una película de terror que asuste. Incluso las partes más cómicas te hacen sentir incómodo como espectador.

La película tiene un mensaje muy crítico con la industria de la moda y la explotación del tercer mundo. ¿Cómo fue el proceso creativo? ¿Se os ocurrió primero hablar de un pantalón asesino y después vino todo lo demás o querías hablar de los excesos de la industria textil y se os ocurrió hacerlo a través de los vaqueros asesinos?

Me encantaría decir que el mensaje social vino primero pero no fue así. Todo surgió de una conversación muy informal en la que acabamos riéndonos con la idea de unos vaqueros psicópatas. Todo quedó en nada hasta que quince años después se nos ocurrió la historia que podía acompañar a esa idea tan loca. Solo teníamos que crecer un poco para tener la madurez necesaria para contar esta historia.

¿Cómo fue el momento de transmitirle esa idea tan loca a los actores? 

elza-kephart-slaxx

Al principio estaban un poco perdidos en las audiciones. No sabían exactamente cuál era el tono de la película. Les dije que se dejaran llevar y que ya les diríamos si tenían que rebajar un poco sus gestos en determinados momentos. Lo pasaron muy bien e hicieron piña entre ellos.

Todo ese trabajo para acabar siendo asesinados brutalmente por unos vaqueros (risas). Los pantalones son capaces de matar de formas muy diversas. ¿Cómo fue el trabajo del departamento técnico y de efectos visuales?

Empiezo diciendo que los pantalones que usamos son canadienses de consumo sostenible. Si no, no seríamos coherentes (risas)

Todos teníamos claro que queríamos usar efectos prácticos y no digitales. Se tardaron dos meses en desarrollar las técnicas necesarias para hacer que los vaqueros cobrasen vida. Usamos a una marionetista que iba vestida con un traje de croma. Ella se encargaba de darle expresividad a los pantalones a través del movimiento.

Solo teníamos 23 días de rodaje y un presupuesto muy limitado. Todo el equipo fue increíble.

Tu primera película, Graveyard alive, se define también como una comedia de terror. La grabaste en blanco y negro. ¿Es una película más experimental?

No lo creo. Es un homenaje a la serie B de los 60. Yo la llamo ‘La noche de los muertos vivientes se cruza con Hospital General’ (risas). Era una historia bastante ridícula pero la actriz principal es tan buena que hace a la película aún mejor. 

Además te dio varias nominaciones. Como la de mejor directora en Cinamavagas Film Festival.

Es verdad. También nos nominaron a mejor fotografía en el festival de Slamdance. La película se puede ver a través de mi página web midnightkingdom.com. Allí hay un enlace a Youtube para ver la película completa si tenéis curiosidad.

Ahora que hablas de serie B. Nosotros somos muy fans de las películas de serie B. Slaxx tiene ese espíritu. También el espíritu de las películas Slasher. ¿Tuviste en mente algunas referencias?

Me encanta la serie B. Graveyard alive está inspirada en Carnival of Souls, por ejemplo.

Me gustan las películas que no se ponen limitaciones. Como La Tienda de los Horrores. Se te ocurre algo loco y lo pones sobre el papel para rodarlo. Es todo más crudo y directo. Es un proceso más primario y menos artificial. Cuando hay menos dinero, la creatividad es la mejor herramienta.

En cuanto a los Slasher, Patricia (Gómez) que escribió Slaxx conmigo, es más experta que yo. No tuvimos una referencia clara pero sí repasamos algunas películas de objetos asesinos como El ataque de los tomates asesinos. 

A mí me gustan las películas de venganza como I spit on your grave. Sobre todo las de venganza femenina. Ahora que lo pienso, en mis películas siempre hay mujeres que matan (risas).

¿Qué opinas del papel de la mujer en el terror? ¿No es un mundo demasiado masculino?

Yo no lo he sentido así. Quiero decir que cuando estrenamos Graveyard alive, dirigida y producida por mujeres, tuvimos una gran acogida. Los aficionados al terror solo quieren un buen producto y les da igual quién lo haga.

Creo que el problema principal es que la sociedad suele decirle a las mujeres que repriman su enfado y su parte violenta. Es como si no tuvieran permiso para compartir su parte más oscura. Sin embargo, en literatura es más fácil encontrar mujeres que escriben cosas relacionadas con el crimen o el terror: Mary Shelley, Anne Rice… A lo mejor el problema es que esa violencia se convierta en algo más visual en la pantalla y ahí estén las limitaciones. No es igual leer sobre violencia que verla.

El proyecto en el que estoy trabajando ahora con el mismo equipo de Slaxx habla, precisamente, de una mujer que hace cosas horribles. Una historia de reencarnaciones y espíritus con un humor muy oscuro.

¡Muchas gracias por tu tiempo y por seguir creando cine, Elza Kephart!

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)