Connect with us

Especiales

En los límites de la realidad: 4 genios y una tragedia

En 1982, cuatro grandes directores se unieron para versionar la serie de televisión En los límites de la realidad. Acababa de empezar un rodaje que se convertiría en una de las mayores tragedias de Hollywood.

Publicado hace

en

en-los-limites-de-la-realidad-4-genios-y-una-tragedia

Corrían los locos 80, Steven Spielberg se ponía manos a la obra para adaptar a formato cinematográfico la exitosa serie que había triunfado en los 60, En los límites de la realidad (The twilight zone), con la que el director había crecido. El realizador nacido en Ohio se reservó uno de los cuatro episodios que conformaban la cinta. Los otros tres serían para John Landis (An American Werewolf in London), Joe Dante (Gremlins) y George Miller (Mad Max).

A pesar de resultar una película decente y exitosa en taquilla, pasaría a la historia del celuloide como una de las más sonadas tragedias de la historia del cine. Una circunstancia que supuso un antes y un después en los sets de rodaje y que cambiaría la forma de hacer cine en Estados Unidos para siempre.

En los límites de la realidad: La serie

en-los-limites-de-la-realidad-serie

En los límites de la realidad (The Twilight Zone) comenzó a emitirse en la CBS en el año 1959. La serie contaba con episodios independientes que navegaban entre la ciencia ficción, la fantasía y el terror.

La ficción producida y narrada por Rod Sterling sirvió de trampolín a un gran número de jóvenes actores que acabarían triunfando después en la pequeña y en la gran pantalla: Charles Bronson, Robert Duvall, Dennis Hopper, Ron Howard, Martin Landau, Barbara Nichols, Leonard Nimoy, Robert Redford, Burt Reynolds o William Shatner.

Durante los 156 episodios que estuvo en antena, la serie contaba con una estructura similar: una introducción de su creador, una historia con un giro final sorprendente y una despedida de Sterling a modo de resumen y moraleja. Treinta minutos que tenían totalmente enganchado al público de un país que había pasado de tener 8 mil televisiones en 1946 a tener 46 millones de pantallas tan solo catorce años después.

En los límites de la realidad: La película

en-los-limites-de-la-realidad-pelicula

El encargado de rodar la primera parte de la película fue John Landis. En el prólogo, un par de amigos (Dan Aykroyd y Albert Brooks) conducían de noche por una carretera solitaria hablando de los episodios más terroríficos de la serie original. Sin desvelar demasiado y sabiendo el tono de la película de la que estamos hablando, es evidente que ese viaje en carretera no terminaba bien.

Primera parte

También de la mano de Landis, la primera historia de En los límites de la realidad es la única que no es estrictamente un remake de uno de los capítulos de la serie original. La historia está inspirada en el episodio antibelicista A Quality of Mercy (1961), en el que un soldado estadounidense se convierte en uno japonés justo antes de un ataque durante la segunda guerra mundial.

En el guion de Landis, Vic Morrow da vida a un hombre racista obligado a convertirse en un judío perseguido por los Nazis, un negro que huye del Ku Klux Klan o un vietnamita en un poblado atacado por el ejército de los Estados Unidos.

El final sobre el guion era diferente. El estudio quería que el episodio acabara con alguna redención para el protagonista y por eso, se decidió que el personaje salvaría a dos niños vietnamitas en su huida. La escena no se terminó de rodar por culpa de un accidente que tuvo a Landis en la picota mediática y judicial durante casi una década.

Segunda parte

Para muchos, este episodio dirigido por Spielberg sobre unos ancianos en un centro de mayores que vuelven a ser niños otra vez es el más flojo de los cuatro.
Esta versión del episodio Kick the can emitido en 1962 tiene una moralina un tanto manida y superficial sobre la obligación de disfrutar de la vida sin importar la edad que tengamos.
El actor protagonista es Scatman Crothers, un nombre que quizá no les suene pero al que pondrán cara si decimos que interpretó, años más tarde, a Dick Hallorann, el chef del Overlook en The Shining (Kubrick) que compartía los poderes del joven Danny Torrance.

Tercera parte

Joe Dante dirige este remake del episodio It’s a Good Life (1961). En él, una joven entra en un bar a pedir indicaciones sobre el lugar que está buscando. Allí conoce a un niño al que, tras romper su bici con el coche por accidente, decide acompañar a casa. En su interior se suceden una infinidad de escenas surrealistas y claustrofóbicas en esta historia que, para nosotros, supera a las dos primeras.

Cuarta parte

George Miller acababa de dirigir y escribir sus dos primeras películas, ambas de la saga Mad Max, cuando recibió la llamada de Spielberg. Su misión era versionar el episodio Nightmare at 20,000 Feet (1963), basado en una historia corta del gran escritor y guionista Richard Matheson (Soy leyenda).
En este fragmento, el prolífico actor John Lithgow, al que hemos visto mil veces en pantalla,
interpreta a un pasajero con miedo a las alturas al que acosa un monstruo de lo más peculiar.

La película se cierra con uno de los personajes del prólogo conduciendo una ambulancia e invitándonos a presagiar lo que está por venir.

El accidente

john-landis-accidente

Era la madrugada del 23 de Julio de 1982. Vic Morrow, padre de la conocida actriz Jennifer Jason Leigh (The Hateful Eight), corría de la mano de dos niños de 6 y 7 años en una escena en la que huían del ataque de un helicóptero.

La presencia de los niños en plató violaba varias leyes en el Estado de California. Una que prohíbe trabajar a menores por la noche y otra que prohíbe a menores rodar en platós con explosivos. Pero, después de aquella noche, ese sería el menor de los problemas para Landis.

Una de las marcas de la casa del director eran los excesos destructivos en sus películas. Para él, nunca había suficientes accidentes o explosiones. Solo tres años antes, había destrozado 104 coches en el rodaje de su película Blues Brothers.

El exceso de pirotecnia en la escena, unido al vuelo bajo del helicóptero hizo que el piloto perdiera el control del aparato hasta caer sobre los tres actores, decapitando con las hélices a dos de ellos y aplastando al tercero.

De un día para otro, Landis pasó de ser el chico mimado de la industria y el público de Hollywood a ser repudiado socialmente.

Spielberg y Dante evitaron ser relacionados con Landis a partir de ese momento. El juicio popular tardó dos segundos en dar su veredicto. El proceso judicial, sin embargo, tardó casi diez años en absolver al director.

En ese tiempo, el director fue capaz de revolucionar la industria del vídeo musical con el Thriller de Michael Jackson, dirigir a Eddie Murphy en El príncipe de Zamunda o a Stallone en uno de los papeles más raros de su carrera (Óscar. 1991), si obviamos, por supuesto, su debut como actor porno en The Party at Kitty and Stud’s.

La reacción de la industria cinematográfica

El vicepresidente de Warner Bros en el momento del accidente, John Silvia, creó una comisión de urgencia para regular los rodajes en pos de una mayor seguridad de los trabajadores. Se crearon una serie de normas que se siguen actualizando hoy en día.

Un piloto en Top Gun, un especialista en Airwolf, Brandon Lee y Jon-Erik Hexum asesinados por armas cargadas en plató… Tras cada accidente, se crean automáticamente nuevas normas de seguridad en el rodaje. Por ejemplo, la muerte del mítico especialista Dar Robinson durante la grabación de una película en un lugar de difícil acceso, hizo obligatoria la presencia de ambulancias en el set.

A día de hoy, la industria del cine sigue trabajando por la seguridad de sus trabajadores en un proceso que empezó John Landis, de manera involuntaria, hace casi cuarenta años.

► ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)