Connect with us

Críticas de cine

Ferrari: Michael Mann sigue en plena forma

Mann combina la parte más íntima de sus personajes con espectaculares escenas de conducción.

Publicado hace

en

ferrari-estreno-peliculas-2024-critica

El director Michael Mann vuelve ocho años después de su último proyecto para dirigir el biopic del magnate del automóvil Enzo Ferrari.

La cinta es una adaptación del libro Enzo Ferrari: The Man, the Cars, the Races, the Machine que el periodista Brock Yates escribió en 1991.

La película se estrenó en el pasado Festival de cine de Venecia, donde compitió por el León de Oro que finalmente se llevó Pobres Criaturas de Yorgos Lanthimos.

Ferrari llegará a las salas española el próximo 9 de febrero.

Sinopsis de Ferrari

CANAL DE SOYDECINE

La empresa de fabricación de coches que el ex piloto de carreras Enzo Ferrari ha montado con su esposa está en crisis. Al inestable negocio se une además una complicada relación de pareja.

Ferrari tendrá que tomar una serie de decisiones complicadas para enderezar todos los aspectos de su vida profesional y personal.

Crítica de Ferrari

A pesar de los casi nueve años que han pasado desde su último trabajo Blackhat (2015), el buen hacer de Michael Mann no se ha resentido.

En Ferrari, el director combina a la perfección el lado más intimista del magnate italiano con la espectacularidad de lo que sucede en la carretera.

La gestación del proyecto

Lo cierto es que Mann lleva más de dos décadas intentando levantar este proyecto. Ya en el año 2000, compartió el guion en el que había estado trabajando junto a Troy Kennedy Martin (The Italian job. 1969) con el Oscarizado Sydney Pollack (Memorias de África. 1986).

Al proyecto se unieron nombres como Christian Bale o Hugh Jackman para el papel de Enzo y Noomi Rapace para el de su mujer Laura. En 2022, Jackman y Rapace abandonaron el barco y entraron en escena Adam Driver y Penélope Cruz. Ambos, por cierto, se bajaron el sueldo para que el proyecto fuera viable.

Con una mayoría de capital estadounidense y otro porcentaje de inversores italianos, por fin el equipo se puso rumbo a Módena para empezar el rodaje.

El gran pero de la cinta

Es innegable que Ferrari tiene una factura impecable. Michael Mann es un director perfeccionista que planifica todo la película como si fuera una larga coreografía. Especialmente, las escenas de acción.

El problema de Ferrari es lo extraño que resulta ver una historia sobre personas italianas, en un entorno italiano, hablando en inglés con acento italiano. El trío protagonista hace un gran trabajo interpretativo. Sobre todo Penélope Cruz. Sin embargo, su forzado acento italiano resulta algo molesto incluso para espectadores que no sean del país.

Nos imaginamos lo difícil que debe ser ver esta película en versión original en las salas de cine de Italia.

Tras su estreno en el Festival de Venecia, la polémica estaba servida. Muchos críticos del país lamentaron la elección del elenco y acusaron a la película de apropiación cultural y falta de respeto.

Equilibrio entre emoción y espectáculo

Como han demostrado de sobra los anteriores trabajos de Michael Mann, el cineasta es capaz de manejar a la perfección los dramas personales de sus personajes y combinarlos con escenas de acción trepidantes. El último Mohicano (1992), Heat (1995), Ali (2001) o Collateral (2004) son un buen ejemplo de ello.

El triángulo sentimental que forman Adam Driver, Penélope Cruz y Shailene Woodley funciona a las mil maravillas. Cada uno de ellos demuestra una personalidad muy diferente. Desde el temperamento de Cruz a la frialdad de Driver, pasando por la resignación de Woodley. Un frágil equilibrio que amenaza con romperse en cualquier momento y que nos tiene en vilo durante todo el metraje.

Nuestro interés continúa también cuando la cámara abandona el interior del hogar y el tono de la película cambia por completo. Las escenas de motor están rodadas con meticulosidad, tienen un gran ritmo y se acercan más al thriller que a un acontecimiento deportivo.

Nuestra valoración de Ferrari

El nuevo trabajo de Michael Mann está a la altura de las expectativas. Los fans del director, entre los que nos encontramos, salimos de la sala con la satisfacción de que el cineasta sigue en plena forma a pesar de acabar de cumplir ochenta y un años.

Mann vuelve a combinar, con gran sentido narrativo, la parte más íntima y personal de sus personajes con escenas en las que el espectáculo visual toma el control de la cinta.

Tanto el triángulo amoroso formado por Adam Driver, Penélope Cruz y Shailene Woodley, como lo que sucede sobre el asfalto consigue mantenernos enganchados a una historia que nos ayuda a comprender la realidad del mito del motor Enzo Ferrari.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias