Connect with us

Videojuegos

Final Fantasy VII: Rebirth, la leyenda renace

Te hablamos a fondo de uno de los juegos clave de 2024

Published

on

final-fantasy-vii-rebirth-analisis
4/5

En SOY DE CINE llevamos tiempo jugando en profundidad Final Fantasy VII: Rebirth, considerado por muchos como uno de los videojuegos más esperados del 2024. El regreso al abrumador mundo creado por Square Enix supone la segunda entrega de la que prometía ser una de las trilogías clave en la historia de la compañía al readaptar uno de sus títulos más icónicos.

A continuación, te hablaremos a fondo de lo que ha supuesto nuestra experiencia con este título.

Sobre Final Fantasy VII: Rebirth

FINAL FANTASY VII REBIRTH, nombrado el juego «más esperado» de 2024 en The Game Awards, es la nueva entrega del aclamado proyecto de remake de FINAL FANTASY VII.

Esta aventura independiente por un planeta extenso y diverso narra el éxodo de Cloud, Tifa, Barret, Aeris y Red XIII desde la ciudad distópica de Midgar hasta la inmensidad del mundo que la rodea. Para dar caza a Sefirot, una figura misteriosa del pasado de Cloud que busca conquistar el mundo, estos insólitos héroes unen sus fuerzas a las de nuevos compañeros, como la enérgica ninja Yuffie y el bromista robot felino Cait Sith.

Combate con estos personajes para plantarles cara a sus destinos. Explora enclaves clásicos, reimaginados con un nivel de detalle apabullante. Experimenta un sinfín de horas de contenido secundario, batidas de caza, minijuegos e historias de las gentes y culturas del planeta.

Análisis de Final Fantasy VII: Rebirth

CANAL DE SOYDECINE.COM

Es complicado desgranar todo lo que esconde Final Fantasy VII: Rebirth. Vamos a empezar recordando que este juego es parte de una trilogía que reimagina la historia que ya nos contaron en la obra de PSX. Final Fantasy VII: Remake, la primera entrega de esta nueva etapa de la historia de Cloud y compañía, no fue el remake que todos esperábamos.

La primera parte de esta trilogía, Final Fantasy VII Remake, logró dar en el blanco con una introducción estelar a la nueva serie. Ahora llega Final Fantasy VII: Rebirth, una continuación que se apoya sobre la sólida base creada por su anterior entrega, pero que amplía enormemente la experiencia, gracias a un sinfín de misiones secundarias, minijuegos y otras opciones que hacen de esta nueva aventura un episodio inolvidable para los fans de la franquicia (sin olvidar la multitud de sorpresas que esconde esta entrega en cuanto al desarrollo de su historia).

Una secuela que mejora en todo a su predecesora

Como secuela, no genera esa impresión que quizás nos causó la anterior entrega. Pero si hay algo que nos ofrece este Rebirth es una experiencia aún más completa, invitando al jugador a sumergirse en la exploración, con multitud de opciones y un sistema de combate todavía más pulido y espectacular. A esto hay que sumarle una narrativa convincente, que honra y da aún más valor a la historia original.

Final Fantasy VII: Rebirth es un auténtico regalo para los fans del legendarium creado por Hironobu Sakaguchi. Yoshinori Kitase es el máximo responsable de esta particular visión que cambia por completo el Lore de Final Fantasy VII. Un ejercicio enriquecedor, que hará que los que disfrutaron con la historia original se pregunten si están reviviendo la misma aventura o experimentando algo totalmente diferente.

Un enfoque cuanto menos interesante sobre cómo hacer que una de las historias más conocidas de los videojuegos vuelva a resultar atractiva para absolutamente todos.

Final Fantasy VII: Rebirth, reimaginando la historia

Rebirth retoma los acontecimientos de Final Fantasy VII: Remake, justo después de una épica batalla entre nuestro grupo de héroes y el principal antagonista del juego, Sephiroth. Y aunque este es su punto de partida, la historia comienza de una forma sugestiva, haciendo algunos flashbacks que inciden y desarrollan algunos puntos muy importantes para seguir conociendo a los protagonistas y sus conflictos personales.

Y ya desde este momento, la historia de esta nueva entrega plantea infinidad de cuestiones sobre el destino que les espera a los personajes. Para no caer en ningún spoiler, digamos que muchas tramas y preguntas se resuelven, pero también se abren infinidad de frentes que probablemente tengan un desenlace en el último videojuego.

Una historia que enamorará a los fans de Final Fantasy VII

Si hay algo que podemos destacar de Final Fantasy VII: Rebirth, es todo lo que tiene que ver con su historia. Si además eres uno de los adeptos de la franquicia y has jugado al resto de videojuegos que la forman, esta entrega está repleta de sorpresas y secuencias que te harán incluso llorar de la emoción.

guia-ffvii-rebirth
Imagen cedida por Plaion

En el caso de Cloud, Rebirth resulta un viaje de crecimiento personal en medio de un momento muy complicado de su historia. Las células de su cuerpo están empezando a degradarse causándole daños irreparables. Unas células especiales que el complejo de Shinra le implantó durante su transformación en un súper soldado.

El desarrollo de personajes se extiende al resto del equipo. Todos los integrantes lidiarán con sus propios conflictos personales, que también irán teniendo una evolución en esta entrega. Además, tanto en la historia principal como en las misiones secundarias, encontraremos muchísimos momentos que seguro llegarán a emocionar de algún modo a todos los jugadores, y en especial, a los amantes de la saga.

La experiencia de juego de Final Fantasy VII: Rebirth

Final Fantasy VII: Rebirth ha resultado ser uno de los títulos que mejor ha sabido exprimir la esencia de los JRPG de toda la franquicia. Dentro de todas las entregas de Final Fantasy que ofrecían un mundo abierto, con multitud de opciones y tareas que resolver, Rebirth es un auténtico soplo de aire fresco. El mapeado de Rebirth se caracteriza por ser inmenso, con regiones delimitadas y con una cantidad ingente de cosas por hacer.

Digamos que vamos a tener diferentes grandes zonas, siendo estas totalmente abiertas, repleta de enemigos, “mazmorras”, tareas y misiones secundarias. Hay pueblos, con sus tiendas, que proponen nuevas misiones y que ofrecen actividades y minijuegos exclusivos.

Un JRPG pulido y divertido de explorar

Una de las pocas pegas que le podíamos poner a Remake, por ejemplo, fue que apenas sentíamos que se invitara al jugador a explorar, con áreas además muy cerradas y algo repetitivas. Rebirth no solo soluciona eso agregando mapas enormes con áreas abiertas, sino que además las llena de misiones, tareas, minijuegos, y un sinfín de opciones que nos harán perdernos durante horas por sus fantásticos mundos.

Además, las mecánicas a nivel de exploración están muy pulidas. Encontraremos multitud de medios de transporte, como los emblemáticos Chocobos. El sistema de recolección de objetos resulta muy sencillo y rápido para que todo esté apartado resulte más dinámico. Todo está señalizado y tipificado en nuestro mapa, y aunque tenemos la opción de viajar rápido, muchas veces nos perderemos explorando y tratando de encontrar nuevos rincones.

Final Fantasy VII: Rebirth, un sinfín de opciones

Mientras tanto, los mapas están llenos de torres, fuentes de vida, monstruos especiales y santuarios. Explorar, completar desafíos y misiones secundarias, nos servirán para mejorar nuestro equipamiento y magias, aprender nuevas habilidades y conseguir nuevas armas, materias, invocaciones y accesorios que también subirán los atributos de los personajes.

Algunos de los minijuegos, son tan completos y tienen tanta personalidad que se sienten como juegos totalmente independientes y únicos. Hay algunos, como el minijuego de cartas, que pueden hacer que pases varias horas jugando, y que te tires de los pelos más de una vez. La mayoría, sin embargo, son muy divertidos y al completarlos nos esperarán recompensas muy valiosas.

final-fantasy-vii-rebirth-resena
Imagen cedida por Plaion

Puedes guardar en cualquier momento para que no tengas que reiniciar desde una ubicación más distante y volver sobre tus pasos en caso de que tu grupo muerda el polvo. Durante las batallas contra enemigos normales y jefes, puedes reiniciar inmediatamente desde el comienzo de la batalla si fallas en lugar de tener que iniciar la pelea manualmente de nuevo.

Un sistema y control de combate a la altura

Todas estas mecánicas y opciones contribuyen en gran medida a que la experiencia de juego sea agradable. Pero, ¿Qué pasa con su sistema de combate?

Las luchas son muy similares a lo que ya nos encontramos en Remake, pero se introducen algunas novedades que acercan este sistema de combate aún más a ese equilibrio perfecto entre combate por turnos y combate a tiempo real. Es divertido, intuitivo y bastante exigente (por suerte Final Fantasy VII: Rebirth también cuenta con un sistema de 3 dificultades).

Cada personaje también juega de manera diferente, lo que ayuda a que la experiencia en combate sea muy dinámica. Cada uno/a tiene habilidades únicas, y el poder cambiar de equipo y manejar a cada uno de los integrantes en tiempo real, hace que antes de que desenfundemos la espada, debamos crear una estrategia para afrontar el duelo y salir victorioso.

Por supuesto, el sistema de batalla puede resultar abrumador, especialmente al principio, cuando intentas familiarizarte con todos los movimientos, opciones de sinergia, tácticas y otras mecánicas. Sin embargo, una vez te acostumbras, todo resulta completamente adictivo y muy satisfactorio.

En definitiva…

Final Fantasy VII: Rebirth continúa el impulso iniciado por Final Fantasy: VII Remake al mejorar a su predecesor en todos los sentidos. Como secuela, al principio, no ofrece esa sensación revolucionaria con la que Remake cautivó al público. Pero a medida que vamos avanzando, resulta una experiencia aún más completa con toneladas de exploración, montones de contenido adicional y un sistema de combate aún más pulido. El desarrollo de esta magnífica historia y sus cinemáticas son un auténtico regalo para los fans. Con un final que cambia por completo las reglas del universo, y que dejan abiertas infinidad de preguntas, no podemos tener más ganas de que llegue el día de lanzamiento de la última entrega de la trilogía.
Final Fantasy VII: Rebirth es un JRPG inmenso, con una historia emocionante que amplía aún más una las entregas más queridas y exploradas de la saga Final Fantasy.

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com