Connect with us

Críticas de cine

Finlandia, el paraíso de los muxes

La coproducción española que retrata la comunidad de los muxes llega a las salas en junio.

Publicado hace

en

finlandia-pelicula-critica
4/5

Finlandia es una coproducción de México y España producida por The Aurora Project Entertainment en asociación con AEI Aitor Echeverria y Atlántika Films y con la colaboración de Canon España. #ConUnPack se encarga de su distribución en nuestro país.

Estrenada mundialmente en el Festival de Guadalajara, el próximo 10 de junio llegará a nuestras salas Finlandia, el debut en el cine de Horacio Alcalá protagonizado por Andrea Guasch (Todo lo otro) Noé Hernández (Narcos) y Eric Israel Consuelo (Narcos México) que pone en el centro de su historia a la comunidad queer “muxe” en Oaxaca (México), donde las personas se definen como el tercer género. Además de causar sensación por todos los festivales por los que ha pasado, Horacio Alcalá recibió recientemente el premio al mejor director en el Festival Internacional de Seattle.

Los muxes de Oaxaca

En Oaxaca existe una comunidad que no tiene miedo a poner sobre la mesa los conceptos de identidad y género, llegando a lo más profundo de sus pasiones a través del contacto con la tierra que cuidan: Los muxes. No se definen como hombres, ni como mujeres. Es una comunidad que siente atracción por las vibraciones humanas, sin importarles el género. Suelen desarrollar tareas tradicionalmente femeninas como la costura, la artesanía o la cocina, y confeccionan la ropa tradicional zapoteca que visten. Este grupo llama la atención de una gran marca de ropa española que envía a una diseñadora de moda a Oaxaca para comprar la mano de obra de los muxes. Sin embargo, nada es lo que parece en su tierra. Marta, decide viajar por trabajo, pero acabará encontrando la verdad de la mano de Amaranta, que también le ayudará a encontrarse a sí misma.

Finlandia, el retrato de un colectivo

Un terremoto en Oaxaca, sirve para presentarnos la historia de amor de Delirio por el hombre que cada semana  le envía cartas desde Finlandia. Este amor imposible que hace que Delirio se sienta querida, hace sentir vivas a Amaranta y Violeta, quienes acompañan a su “abuela”, como cariñosamente le llaman, en la confección de los ostentosos vestidos bordados que distinguen a esta región del sureste de México.

Y es precisamente por esos vestidos que entra en escena Marta, una diseñadora de moda española que trabaja para una gran marca, y que busca apropiarse de los diseños de los muxes de Oaxaca para convertirlos en prendas y vestidos de diseño y crear una nueva línea para las próximas temporadas.

En la labor de la obtención de los diseños, Marta conoce a Amaranta y entablan una fuerte amistad que hace que la española se cuestione lo que está haciendo para su jefa y conozca la riqueza de la cultura de Oaxaca.

Emotiva y necesaria

La película es poética, sin duda, sobre todo por la manera en que se quiere mostrar lo que sucede en este microcosmos en el que habitan los muxes. No solo desde el plano audiovisual sino desde el trasfondo de la historia que tiene que ver con la realidad de este colectivo y que va más allá de la sexualidad.

La película explora un fascinante cruce entre la diversidad, el capitalismo y la industria de la moda. Es también la primera vez que en toda la historia que se muestra en la gran pantalla a la comunidad muxe en una ficción. Aunque la cinta se siente casi como un documental.

Otro punto a tener en cuenta, son las diferentes críticas sociales que pueden ir mucho más allá de este colectivo tan particular. Por ejemplo, la prostitución. Amaranta y Delirio no son correspondidas en el amor. Los hombres las ven como como un objeto, un cuerpo en el cual descargar sus instintos y al que saben que pueden volver cuando quieran. Esto, lógicamente, amarga la vida de los muxes, que aunque llevan con orgullo sus coloridos vestidos, son repudiados y tratados con desprecio por muchos.

Los aspectos técnicos de Finlandia

Dotada de una fotografía soberbia, a cargo de David Palacios, Finlandia atrapa al espectador con su historia. Desde el principio, el espectador quiere saber cuál es la relación entre Finlandia y Oaxaca, algo que cada uno podrá interpretar de varias maneras.

La historia fluye con un ritmo sólido, aunque quizá algo pausado, lo cual permite que el espectador se tome un tiempo mientras se deja llevar por los paisajes de Oaxaca y la cultura de la ciudad.

También habría que tener en cuenta la composición musical de Esteban Testolini, que utiliza canciones populares de la ciudad y música para incidir más aún en estas dualidades en las que discurren las vidas de los protagonistas.

Todas las actuaciones están a muy buen nivel, aunque si tuviéramos que destacar alguna en particular sería la de Noé Hernández. El mexicano consigue ofrecernos mucho con muy poco. Por ejemplo, su personaje, Delirio, es una persona que nunca pierde la sonrisa, pero a pesar de ello podemos darnos cuenta de toda su condena, a través de los gestos y las miradas del actor.

Conclusión

Finlandia es una cinta sumamente necesaria y emotiva. La cinta no sólo sirve como crítica social hacía las grandes industrias de la moda y el capitalismo, si no que consigue exponer de un modo muy certero a una identidad cultural única, y que seguro muy pocos conocen. Una cinta pequeña, pero con un alma y corazón demoledor.

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com

Tendencias