Connect with us

Críticas de cine

Fue la mano de Dios, la vida de Paolo Sorrentino

La nueva cinta del director ganador de un Oscar Paolo Sorrentino llega a Netflix el próximo 15 de diciembre.

Publicado hace

en

fue-la-mano-de-dios-critica

Hablar de Paolo Sorrentino es sinónimo de hablar de un grandísimo ejercicio de cine. Tras dejarnos algunas joyas de la talla de Un lugar donde quedarse, El hombre de más, La Juventud, Silvio (y los otros), Las consecuencias del amor o la ganadora del Oscar en 2013 La Gran Belleza (además de la serie compuesta por The Young Pope y The New Pope) llega la que será sin duda una de las propuestas más interesantes del cine europeo de este año, Fue La Mano de Dios. En esta película vuelve a trabajar con uno de sus actores fetiche, Toni Servillo.

No es la primera vez que Sorrentino nos cuenta una historia que se desarrolla en su tierra natal, Nápoles. Pero sin duda Fue La Mano de Dios es esa carta de amor que ha querido dedicarle a la ciudad italiana, al igual que ya hizo con Roma en La Gran Belleza.

Cuando Nápoles se convirtió en capital italiana

TRAILER DE FUE LA MANO DE DIOS | NETFLIX ESPAÑA

Fue en verano del año 84 cuando Diego Armando Maradona fichó inesperadamente por el Nápoles. Desde entonces hasta hoy se ha convertido en una historia de pasión e idilio incondicional en la historia del fútbol.

El Nápoles se hizo un equipo grande tras ganar un doblete compuesto por la Calcio y la copa italiana. Con este telón de fondo, Sorrentino nos cuenta la historia (en gran parte autobiográfica) de la familia Schisa. Fabietto (Filippo Scotti) está emocionado por la llegada del astro argentino al equipo de sus amores, hasta que un accidente inesperado hará que se convierta en todo un hombre para buscarle un nuevo sentido a su vida.

El gol del siglo

Como ya hemos mencionado, la cinta tiene mucho de la historia que vivió el director italiano. Paolo decidió acudir a uno de los partidos del Nápoles en lugar de ir de vacaciones con sus padres, que murieron de una manera inesperada debido a una fuga de gas en la casa en la que se encontraban. Por eso la cinta lleva este título. En una entrevista que concedió a The Guardian el director italiano reconoció que fue su amor al fútbol y a Diego lo que salvó su vida. Si las cosas no hubieran sucedido tal y como ocurrieron, Sorrentino no habría sido el director que hoy por hoy conocemos.

Fue La Mano de Dios seguramente sea la cinta más personal de Sorrentino, siendo curioso que haya decidido estrenarla de la mano de Netflix, su cine es un constante ejercicio al que siempre le sienta de maravilla ver en sala. Esto no hace sino ensalzar aún más la figura de la gigante roja de las plataformas streaming, que no solo se preocupa por la cantidad como habitualmente se la tacha, sino también por la calidad de sus productos.

Confesiones de una vida

La película comienza con un maravilloso barrido aéreo de la costa napolitana. La ciudad siempre está presente, y lo que la caracteriza se palpa durante todo el metraje. Además, Fue La Mano de Dios toca muchos temas que nos preocupan a todos a lo largo de nuestras vidas: el amor, la familia, la muerte, la soledad y ese cambio que vivimos desde que nos sentimos pequeños hasta que nos creemos adultos. Un alegato no solo a la vida del propio Sorrentino, sino a la vida de cada espectador que, de alguna manera y en algún momento, llega a empatizar con la historia de su protagonista.

La última cinta de Sorrentino ya conquistó Venecia haciéndose con el Gran Premio del Jurado en su última edición, algo que hace ponerla en el punto de mira para competir en la categoría de Mejor Película de habla no inglesa de cara a los Oscar.

Fue la Mano de Dios es una de las mejores películas europeas del año

Fue La Mano de Dios es una historia madura que pretende con su estilo evitar la convencionalidad de las películas autobiográficas a través de una puesta en escena sencilla y con una música casi neutra. Una cinta que habla de los sentimientos y de la sensibilidad de las personas. Una obra que al igual que aquel gol que marcó con la mano Maradona y que hacia sostener la vida de todos en Nápoles, podría ser una mentira imaginativa. O quizás sea verdad todo lo que vemos, no lo sabemos con certeza. Lo que sí sabemos al menos, es que la última cinta del inigualable Sorrentino es una obra magnífica e indispensable para los amantes del cine.

5/5

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com

Tendencias