Connect with us

Críticas de cine

Crítica de ‘Guardianes del museo’ (2023)

Vasiliy Rovenskiy lleva a la gran pantalla una historia realmente curiosa

Published

on

guardianes-del-museo-pelicula-critica
1/5

Llega a nuestro país “Guardianes del museo“. Dirigida por el cineasta ruso Vasiliy Rovenskiy y escrita por él junto a Gerry Swallow, creador de película como Ice Age 2, la cinta trae consigo un mensaje de amistad y valentía, envuelto en las travesuras de sus protagonistas peludos. Con un diseño de personajes a cargo de Robin Joseph, conocido por su trabajo en películas como “Mascotas” y “Gru: mi villano favorito“, esta película va dirigida a espectadores de todas las edades.

En SOYDECINE ya hemos podido verla y, a continuación, queremos contarte qué nos ha parecido ¿Hablamos de una buena opción de cine familiar para este fin de semana?

Sobre Guardianes del museo

En un rincón olvidado de la historia del majestuoso museo Hermitage de San Petersburgo yace un secreto guardado por siglos. Una historia tan extraordinaria como los propios tesoros que custodia. Hace más de doscientos años, la emperatriz Isabel I de Rusia tejió una trama insólita para preservar las preciosas obras de arte de su Palacio de Invierno: reclutar a un escuadrón de felinos como guardianes. Estos gatos, elegidos por su astucia y destreza, se convertirían en los protectores más inusuales, pero efectivos, de la riqueza cultural de Rusia.

Con el paso del tiempo, la leyenda de los gatos guardianes se extendió, convirtiéndose en un pilar del folclore ruso. Generación tras generación, estos nobles felinos se dedicaron a velar por las galerías del Hermitage, manteniendo a raya a los intrusos de cuatro patas que acechaban entre los pasillos en busca de un festín inapropiado.

Pero fue una singularidad inesperada la que marcó un punto de inflexión en la historia de estos guardianes. Un día, un pequeño gato callejero irrumpió en el museo, trayendo consigo a un curioso compañero: un ratón aficionado al arte. Este ratón, heredero de una estirpe dedicada a apreciar las obras más exquisitas, pronto se ganó el respeto de los guardianes con su vasto conocimiento y su amor por el arte.

Es esta peculiar alianza entre un gato guardián y un ratón amante del arte lo que nos lleva a adentrarnos en la aventura de “Guardianes del museo“. Desde la perspectiva de este dúo improbable, los espectadores podremos ser testigos de las maravillas y los peligros que acechan en cada esquina del Hermitage. Juntos, enfrentan desafíos de toda clase, desde el robo de una obra maestra hasta la amenaza de un intruso empeñado en desbaratar la paz del museo.

Crítica de Guardianes del museo

A la hora de valorar “Guardianes del Museo”, podríamos decir que quizá sea una buena opción para los más pequeños de la casa, siendo el público menos exigente. Sin embargo, si adoptamos una perspectiva más crítica, sus numerosos defectos salen a relucir.

En general, la película resulta bastante fallida. Cuenta con una serie de limitaciones técnicas que, en mi caso, han impedido que la disfrute como hubiera deseado. El doblaje no se ajusta adecuadamente a la expresión facial de los personajes al hablar, los movimientos parecen antinaturales y las físicas en general resultan bastante desastrosas. Visualmente, tampoco es bonita o atractiva, lo que me genera dudas acerca de su capacidad para mantener la atención de los más pequeños (su público objetivo) durante la hora y cuarto que dura. Con el equipo que hay involucrado, me cuesta creer que “Guardianes del Museo” luzca como un trabajo de un estudiante de animación.

No obstante, si logramos pasar por alto estos aspectos, la historia, aunque simple y predecible en ocasiones, resulta entretenida. Quizá este sea el aspecto que podría salvar la obra a ojos de un público más indulgente. Sin embargo, en un mundo donde películas animadas con presupuestos menores han logrado ser un soplo de aire fresco para el género, creo que deberíamos ser un poco más exigentes.

Guardianes del museo se estrena el 23 de febrero en cines.