Connect with us

Críticas de cine

Herencia: un viaje a las raíces de Cuba

Ana Hurtado nos invita a sumergirnos en las entrañas de Cuba a través de su arte y tradiciones

Publicado hace

en

herencia-cuba

Me encanta viajar. Algo que sé desde hace años es que el dinero que vaya ganando es para conocer otros lugares, y con ellos, su cultura. Hay muchos detalles que componen esa identidad, y todas ellas, en conjunto, son las que hacen de viajar no solo algo divertido, sino algo lleno de enseñanza y crecimiento personal. Por eso, “Herencia”, el documental de Ana Hurtado es tan importante: deja un documento dinámico y mágico sobre las influencias que hacen que Cuba, hoy en día, sea lo que es.

En ‘Herencia’ disfrutamos de un tema amplio perfectamente narrado

herencia-documental
Herencia | Imágenes cedidas por Begin Again Films

Es fácil dejarse llevar por la idea de que un documental es más un trabajo periodístico que artístico, pero nada más lejos de la realidad. Es cierto que primero es necesaria una información, documentarse, hablar con gente que sepa del tema. Todo eso está en la película. Pero no para ahí.

Conocemos las influencias africanas en Cuba en muchos ámbitos, a través de entrevistas y de historias que conforman la identidad cubana. Conocemos datos, testimonios y ambientes relacionados con esta tesis. Pero mientras conocemos, sentimos. Y eso es lo más relevante del film.

Lo más bonito de la experiencia es sin duda ver distintos individuos, sus vidas, y cómo la cultura cubana ha influido en ellas. Ver la diversidad, la fuerza y el entusiasmo. A través de vidas personales muy interesantes de manera independiente, acabamos entendiendo a la perfección qué significa e implica ser ciudadano de Cuba. Con esto, no solo sentimos ese amor por su cultura, sino también la fuerza que obtienen todos juntos como pueblo. Y ese mensaje es poderoso a más no poder. Cuba es un puzzle, y los ciudadanos, las piezas que conforman el lienzo general.

Arte: música y color

Los ritmos que suenan a lo largo de la cinta nos transportan a momentos de alegría, y consiguen que queramos estar allí. La importancia de la música queda patente ya desde los primeros minutos de la película. El folklore sale por todos los poros de “Herencia, tanto en las palabras que escuchamos, como en las notas que disfrutamos, y en las imágenes de esa ciudad que nos abraza sin estar allí.

Disfrutamos de actuaciones en directo, de ensayos. Asistimos a fiestas, a momentos religiosos con trajes llenos de color. A imágenes de archivo y videoclips de estas bandas que tanto han luchado por su música y su cultura. Es increíble cómo nos transporta de un lugar a otro mediante estas melodías. Pero, aunque la música sea tan relevante, su uso del sonido no se limita a esto.

También asistimos a muchos momentos cotidianos que disfrutamos con su sonido original: la multitud en las calles, el sonido del plástico que envuelve las flores, y, sobre todo, el sonido de las olas avanzando y retrocediendo. Nuevamente ese mensaje lleno de poder: el pueblo cubano es plural.

La puesta de sol que se queda grabada en nuestra mente

Es difícil no dejarse llevar por la belleza que puedes obtener de ciertas imágenes y dejarse encandilar por ello. Pero en la fotografía que Luís Camilo Widmaier nos regala en estos 60 minutos, él se retira y con mucha humildad se rinde ante la belleza de lo que tiene delante. Las calles con su rutina, las personas con sus movimientos mientras expresan su arte, los paisajes. La ciudad y su gente quedan retratados de manera poderosa y verosímil. Aunque el montaje de Pere Marzo tenga cortes para dar dinamismo al documental, no sentimos la mano de los realizadores: lo cual es un valor añadido.

Las obras de arte plásticas que nos muestran se nos quedan como lo que son: esculturas y pinturas. No recordamos el plano, como si realmente hubiésemos estado allí. La sensorialidad funciona y se agradece. No solo conocemos, sino que nos transporta a esos momentos y lugares. ¿Qué más se puede pedir? Pues una puesta de sol que nos abraza el alma, un plano tan poderoso como emotivo, que nos hace sentir pequeños y grandes a la vez. Nos hace estar contentos de estar vivos. Y lo hay.

Ritmo y pluralidad: tema y estilo

La música cubana tiene mucho ritmo, y el pueblo vive de muchas maneras diferentes, y esto, no solo nos lo cuentan mediante testimonios, sino que es extrapolado al estilo del documental: cambios de tema continuos, a gran velocidad, lleno de alteraciones. Espectacular.

herencia-ana-hurtado
Herencia | Imágenes cedidas por Begin Again Films

Veremos desarrollados temas como el arte en todas sus vertientes, el deporte, la religión, la revolución cubana, la comida, los rusos que llegaron a estas tierras… todo perteneciente a ese gran todo que es la cultura de un lugar. Y esa cultura, emociona. Sus gentes, emocionan. El amor y la manera de ver la vida que tienen, emociona. Todo lo que vemos es emocionante a muchos niveles.

Sudor y sangre

Lo cierto es que el documental celebra lo que es hoy en día la cultura cubana, pero sin agradecer y rendir homenaje a todos los que hicieron esto posible. Esos africanos que llegaron a modo de esclavos. Esa gente que venía casi desnuda, que no podían traer sus pertenencias, sus vienes materiales. Entonces, lo que trajeron, fueron sus costumbres, su arte, su manera de vivir. Y hoy, son lo que son, gracias a ellos. Ellos lo saben, y lo dicen. Es bonito y duro. Es apasionante y profundo. El sudor y la sangre que derramaron los antepasados del pueblo cubano, está en cada canción, en cada leyenda, en cada persona cubana.

‘Herencia’ es un trabajo admirable

Por todo ello, he admirado al pueblo cubano. Por todo ello he disfrutado cada minuto de ‘Herencia‘. Por eso creo que el trabajo de Ana Hurtado y su equipo ha sido importante. Rendir homenaje a un pueblo y también al pueblo del que heredaron sus costumbres es admirable e importante.

Además, no solo vale por ser algo tan relevante, también por las decisiones cinematográficas que han tomado, que nos hacen sentir, estar allí, en esos conciertos, en esas calles, disfrutando de esos edificios y de ese ambiente. Los africanos dejaron a los cubanos gran parte de su cultura como herencia, y Ana Hurtado nos deja este gran trabajo a todos, que es un regalo enorme para el pueblo cubano.