Connect with us

Críticas de cine

Hit the road: el retrato dramático de una familia iraní, salpicado de humor

Una road movie iraní poco convencional en forma que aborda una mirada profunda al estado del país.

Publicado hace

en

hit-the-road-pelicula-critica
4/5

Panah Panahi, el hijo del director Jafar Panahi, sorprende en Cannes con su debut Hit the road, la divertida historia de una familia iraní que debe cruzar el país en coche. Y no, esto no es Little Miss Sunshine. Tiene drama y humor pero su tono extrañamente peculiar la posiciona en un lugar inhóspito dentro de la temática “road movie“. El próximo 13 de mayo de 2022 se estrena en España y te contamos lo que nos ha parecido.

Una familia imperfecta

Recuerdo el viaje de Little Miss Sunshine, en la que una imperfecta familia trata bajo todos los medios alcanzar un objetivo común. Y no era tanto el llegar al desfile de modelos de la hija pequeña, si no el estar unidos durante el transcurso. Ser capaces de conducir por unas carreteras difíciles en un vehículo con tantas averías (representación del núcleo imperfecto familiar). Conseguirlo, simboliza el poder de la familia ante los obstáculos que se dan.

Mientras veía Hit the road, recordaba la comedia de 2006 por sus leves similitudes pero salvando muchísimo las distancias. La familia formada por los padres y sus dos hijos, se nos presenta ya en medio de la carretera, con un destino incierto y con la preocupación de los padres al ver que el niño ocultaba un teléfono móvil. ¿A donde van? Varias preguntas cruciales del desarrollo de la trama son esquivadas por un cineasta que no pretende ponernos las cosas fáciles.

Hit the road es un relato donde prima la forma

Un niño aburrido en la parte de atrás de un coche, toquetea la escayola que envuelve la pierna herida de su padre. El yeso tiene dibujadas las teclas de un piano, a parte de algunos garabatos. Los dedos del niño fingen tocarlo mientras suena una melodía de fondo.

Este es un viaje familiar hacia un destino incierto. Nunca llegamos a tener del todo claro a donde se dirige la familia, aunque sabemos que el hermano mayor es el principal afectado. Mostrándose siempre callado y explotando sus emociones en alguna escena potente. Y esa confusión, esa aparente falta de información durante el trayecto, la sentimos desde los ojos de ese niño que juguetea a tocar música. Sus dedos toqueteando las teclas, como carta de presentación, nos indican su posición en la narración siendo por completo el protagonista. No porque le sucedan a el las cosas si no por su mirada confusa del mundo. ¿Por qué debemos huir? ¿Por qué no puedo tener un móvil? ¿A donde vamos?

La filigrana le funciona a las mil maravillas a Hit the road, ya que como espectadores, podemos sentirnos como el niño, confusos. Pero el director siempre nos trata como adultos.

Una mirada en la distancia

Yi Yi, de Edward Yang transmite una sensación de lejanía entre los espectadores y los protagonistas en su cinta del año 2000. Jugar con la distancia nos hace sentir casi como voyeurs de las vidas de unos personajes a los que en ocasiones no llegamos a oir.

Hit the road juega unas cartas similares en ocasiones. Hay una escena crucial en la que se resuelve dramáticamente un conflicto. El director nos regala la mejor secuencia del film rodando la acción desde la lejanía, mientras nosotros asistimos al terror sin golpes de efecto, sin un montaje caótico, sin acompañamiento musical. Solo como si viéramos una obra de teatro a 2 kilómetros de la acción. Una sensación de incomprensión que solo un niño podría sentir.

Hit the road es diferente

Os recomendamos que apostéis por este debut, en el que no es habitual contar con recursos estilísticos tan marcados y efectivos. No siempre es de visionado sencillo, ya que sus señas autorales circulan por carreteras muy poco transitadas. Pero merece la pena descubrir nuevas formas de contar historias. Habrá que seguir la pista a Pana Panahi.

Muchas pelis y libros pendientes de leer. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com.

Tendencias