Connect with us

Críticas de cine

Imaginary: Una Blumhouse desgastada

Blumhouse confirma su desgaste al entregar una película que, sin llegar a ser desastrosa, sí que es bastante olvidable

daniel-barrado-soydecine

Published

on

imaginary-pelicula-terror-critica
2.5/5

Imaginary, la nueva película de Blumhouse, llega a los cines el próximo 15 de marzo gracias a Lionsgate.

La película está dirigida por Jeff Wadlow y guionizada por Greg Erb, Bryce McGuire, Jason Oremland y el propio Wadlow. Está protagonizada por Dewanda Wise, Pyper Braun, Greg Erb, Bryce McGuire y Tom Payne. La banda sonora es obra del compositor Bear McCreary, mientras que James McMillan se encarga de la dirección de fotografía.

Sinopis de Imaginary

Cuando Jessica vuelve con su familia a la casa de su infancia, Alice, su hijastra más pequeña, comienza a desarrollar un extraño apego hacia Chauncey, el oso de peluche que encuentra en el sótano. En un primer momento, Alice y Chauncey se entretienen con juegos aparentemente divertidos que, poco a poco, irán volviéndose más siniestros y peligrosos. A medida que el comportamiento de Alice se va volviendo más inquietante, Jessica decide intervenir, pero cuando lo hace se da cuenta de que Chauncey es mucho más que un inofensivo oso de peluche.

Crítica de Imaginary

CANAL DE SOYDECINE.COM

La factoría Blumhouse nos ha regalado magníficas y exitosas propuestas de terror independiente a lo largo de los últimos años, convirtiendo a Jason Blum en uno de los CEOs más relevantes de toda la industria cinematográfica. Sin embargo, a pesar de sus numerosos triunfos y las cuantiosas cifras generadas, podemos afirmar que la gallina de los huevos de oro se ha empezado a desgastar. La productora muestra síntomas de agotamiento en cada una de sus nuevas películas, las cuales suelen contar con una premisa sugerente (M3GAN, por mencionar un ejemplo reciente) pero a menudo se ven mermadas por una ejecución cuanto menos cuestionable. Imaginary, la cinta que nos ocupa, es una prueba fehaciente de ello.

Imaginary orbita alrededor de una idea de aparente potencial: la fantasía del amigo imaginario, la cual acompaña a muchos niños durante su infancia, y además cuenta varias subtramas que reflexionan sobre los traumas infantiles o la necesidad de integrarse en un núcleo familiar ajeno, entre otras. A pesar de ello, la exposición de las diversas temáticas y la elección de los distintos conceptos tratados dan lugar a un resultado discreto y anecdótico.

El tratamiento adulto y terrorífico de sus distintas ideas a través de una planificación visual imaginativa y tenebrosa logra ser funcional durante al menos sus dos primeros actos. Cuando llegan los compases finales de la cinta, esta náufraga al abrazar los códigos del cine fantástico, convirtiéndose en un producto infantiloide de marcados tintes melodramáticos. Peca de una ambición excesiva al elegir un escenario onírico envuelto en metáforas visuales, siendo incapaz de dar la talla, lastrando el cómputo global del film.

Screamerdependencia

El apartado narrativo es de carácter minimalista – algo exigido por el bajo presupuesto del film -, siempre centrado en la creación de atmósferas oscuras e inquietantes. La estructura general de las set-pieces se fundamenta, básicamente, en potenciar la sensación de tensión mediante un in crescendo que habitualmente finaliza con la aparición de elementos que provoquen un sobresalto en el espectador.

Reafirmando de esta manera el estado actual del terror moderno, esclavo de la repetición de dinámicas manidas y redundantes, mostrando una clara y desafortunada screamerdependencia. Algo a lo que el público general está acostumbrado tras a proliferación de este tipo de prácticas desde el nacimiento del Warrenverso y el éxito de obras de consumo rápido, adheridas al uso del vacuo recurso del susto fácil.

Conclusión

Imaginary es un blockbuster de terror genérico que, a pesar de su digno desempeño técnico y el esfuerzo interpretativo de su elenco, no logra ser una propuesta diferencial ni especialmente destacable.

Blumhouse confirma su desgaste al entregar una película que, sin llegar a ser desastrosa, no formará de ningún modo parte de los títulos más destacados del género en este año 2024.

Crítico de cine, realizador audiovisual, coleccionista y analista de la temporada de premios.