Connect with us

Series

Irresponsable: la tierna toxicidad

Sébastien Chassagne se convierte en el mejor amigo que jamás querríamos tener en esta primera temporada de la serie.

Publicado hace

en

irresponsable-serie-critica

Que día más estupendo! Vaya, no va a durar…” dice la madre de Julien, un desempleado de 31 años, mientras esta abre las cortinas de su cuarto. Solo con una frase, podemos vaticinar que, en la comedia francesa Irresponsable, se viene también a pasarlo mal.

La serie nos sitúa en la patética vida de Julien. Incapaz de controlar su vida, sin objetivos, sin trabajo y sin lugar donde vivir, se ve obligado a volver a casa de su madre.

Si este planteamiento inicial no nos provoca suficiente lástima por él, todo se complica aún más cuando descubre que tiene un hijo de 15 años. Es ahí cuando decide por primera vez en su vida asumir “torpemente” su responsabilidad, ejerciendo como padre ante la inicial negativa de la madre (Marie Kauffmann), su antiguo amor del instituto.

Identidades imperfectas, pero con corazón

El personaje al que da vida Sebastien Chassagne, es todo un caramelito para el actor, el cual convierte en un entrañable loser.

Su mayor habilidad reside en mentir a cada momento por vergüenza a que los demás sepan quién es realmente. Culpar a todo el mundo menos a él mismo de su triste situación nos ayuda a entender lo perdido que se siente y lo incapaz que es de responsabilizarse de sus actos.

Con los diferentes ingredientes que ha ido sirviendo la serie y ante su nueva faceta como padre, descubrimos la noble predisposición de Julien de querer hacer las cosas bien. Convirtiéndose así en una especie de Jar Jar Binks que soluciona de forma políticamente incorrecta sus problemas.
En medio del drama, las risas están servidas.

La madre de Julien (divertidísima Nathalie Cerda), es uno de los personajes más adorables, pero no por ello, menos responsable de la situación en la que se ve envuelto su hijo. Aunque su intención sea la de protegerlo (“¿quieres que te haga un bocadillo de atún?”, le pregunta mientras lo abraza en el sofá), sus miedos acaban siendo depositados en él.
Algo que se siente de forma implícita pero que no llegamos a ver directamente en la serie.

Irresponsable cuenta con un guion con responsabilidad de no aburrir

irresponsable-serie
Irresponsable | Imagen cedida por Filmin

Irresponsable, escrita por los hermanos Frederic y Camille Rosset tiene un buen balance entre la comedia y el drama. Y resuelve satisfactoriamente sus gags y situaciones más rocambolescas sin perder credibilidad.

Sus 10 episodios se hacen amenos y ágiles de ver, siendo de 20 minutos cada uno.

Uno de los mejores momentos lo tenemos en el episodio 8 durante una comida familiar. Sabiendo oscilar entre los registros mencionados y con un buen uso narrativo y del montaje, llegando a tener a siete personajes en escena.

Aquí, además, se nos presenta por primera vez la verdadera cara de Marie, el amor adolescente de Julien, despertando de forma atronadora como no se había visto en los anteriores episodios. Marie viaja a lo más profundo de su corazón y se libera reprochando a sus padres lo que lleva 15 años en su interior. Dejando a entender que unos más y otros menos, pero todos somos niños heridos vestidos de adultos. Arrastrando a lo largo de los años una gestión paternal que lejos de ser o no la mejor, fue siempre realizada desde el cariño.

Un halo protector en manos de un crio vestido de adulto

La vida de Julien se detuvo hace muchos años. El abandono de su padre cuando era solo un niño, la frustración del primer amor… son elementos del pasado a los que se aferra en su día a día para justificar lo perdido que está.

Pero entonces, al final la serie nos regala un atisbo de evolución en el arco emocional de Julien. Arreglando un conflicto entre su hijo y su madre con un monologo que emana por primera vez de su más profunda sinceridad. Finalizando con un plano de los tres abrazándose, mientras la cámara gira a su alrededor como si se tratara de una cálida manta.

Dejando así una sensación reconfortante de que las cosas pueden salir bien a pesar de cualquier obstáculo, siempre que las decisiones que tomemos las hagamos desde el amor.

Irresponsable te hará reír, pero no llorar. Recordemos que esto es una comedia, pero entre broma y broma, contiene suficientes elementos sobre la identidad, de dónde venimos y nuestra obligación de evolución y emancipación.

Puedes ver Irresponsable en Filmin a partir del 20 de julio.

Digo que sé de cine. Muchas pelis y libros pendientes de leer. Me gusta podcastear y escribir. Hago voces.