Connect with us

Críticas de cine

John Wick 4: El arte de la guerra

Stahelski firma uno de los mejores actioners de la historia.

daniel-barrado-soydecine

Published

on

john-wick-4-pelicula-critica

John Wick 4 se estrena mundialmente el próximo 24 de marzo de 2023 de la mano de Diamond Films.

La dirección está a cargo de Chad Stahelski y el reparto, encabezado por Keanu Reeves, cuenta con nombres como Rina Sawayama, Bill Skarsgård, Donnie Yen, Laurence Fishburne, Ian McShane, Natalia Tena, Shamier Anderson, Marko Zaror, Scott Adkins, Lance Reddick o Hiroyuki Sanada.

Trailer y Sinopsis de John Wick 4

TRAILER DE JOHN WICK 4 / DIAMOND FILMS

John Wick, legendario asesino retirado, vuelve de nuevo a la acción impulsado por una incontrolable búsqueda de venganza. Al tener que luchar contra asesinos sedientos de sangre que le persiguen, John tendrá que llevar sus habilidades al límite si quiere salir esta vez con vida.

Crítica de John Wick 4

En un mundo dominado por actioners ininteligibles, construidos sobre jump-cuts, multicámaras, insertos e imágenes efímeras, John Wick fue capaz de cambiar las reglas del juego. Con la cuarta entrega de la saga, Chad Stahelski se impone como el más relevante generador contemporáneo de grandes set-pieces de acción, demostrando un dominio absoluto del longevo arte de la guerra.

El nivel de estilización con el que las balas vuelan y las katanas rebanan es de un buen gusto exquisito, resultando en una vorágine de violencia hiper-esteta que no cesa a lo largo de sus 3 orgásmicas horas de metraje. Hay en su concepción un ambicioso derroche de inventiva que convierte a la cinta en un evento inabarcable, bigger-than-life, capaz de deslumbrar incluso a los mayores conocedores del género. Ver para creer.

Banzai

John Wick 4 es una suerte de expresión artística, abstracta por naturaleza. El lienzo es el cuerpo malogrado de cada víctima, el pincel es el movimiento final del artista a la hora de asestar el golpe de gracia. Esta epopeya crepuscular no reniega de los códigos previamente establecidos, de hecho, se sirve de ellos para poder evolucionar y mantener su imparable inercia.

El combate es sublime, una danza macabra regida por códigos de honor. Los trajes, enfundados como kimonos, y las armas, equipadas con múltiples accesorios, son los infalibles instrumentos de los mejores asesinos a sueldo del planeta. Estos, poseídos por el espíritu de antiguos y honorables samuráis, se miden en sanguinarios enfrentamientos cuerpo a cuerpo. Durante intensos retos a vida o muerte, exprimen sus habilidades y deforman el espacio-tiempo con filigranas cuasi imposibles para poder sobrevivir.

Entorno Interactivo

La acción se localiza en infinidad de atractivos escenarios, desde desiertos hasta hoteles de lujo, pasando por núcleos urbanos infestados por vehículos en movimiento. Todos ellos presentan multitud de elementos que pueden reconvertirse en armas mortíferas en manos de Mr. Wick. Haciendo del entorno un crisol interactivo, un ambiente bidireccional lleno de posibilidades.

Stahelski tiene un excepcional sentido de la orientación a la hora de disponer y direccionar cada movimiento de cámara. Es capaz de deconstruir los escenarios a través de planos secuencia cenitales o mantener un aspecto más conservador con amplios encuadres ultra-panorámicos. Se comporta como un ambicioso mago, siempre con un nuevo as bajo la manga, siempre más y mejor.

Bande à part

El lore y el universo de la saga crece una vez más mediante la aparición de nuevos y carismáticos personajes. Cada uno de ellos tiene unos rasgos marcados que se ven trasladados a su manera de pelear, convirtiendo sus movimientos en una nueva forma de expresión, bella y sanguinaria. El desempeño milimétrico de las armas blancas por parte de los miembros asiáticos del Continental Osaka, las patadas giratorias de Scott Adkins al más puro estilo Tekken o las negociaciones obscenas que propone el Marqués. Marcas de estilo que dotan de una personalidad única a la cinta y su mundo.

Conclusión

John Wick 4 es una rara avis, una obra excepcional que redefine la capacidad del cine como medio. Un blockbuster de un valor incalculable, imposible de replicar. Una experiencia religiosa para aquellos enamorados de las artes marciales y el Wuxia. Cuando parecía que tras la trilogía se podía haber tocado techo, nos damos de bruces contra lo que se podría catalogar como una de las mejores cintas de acción de la historia. Baba Yaga los matará a todos.

Crítico de cine, realizador audiovisual, coleccionista y analista de la temporada de premios.