Connect with us

Críticas de cine

Crítica de Kate, la nueva película de Netflix en la que lo importante es el ritmo

Mary Elizabeth Winstead, Woody Harrelson y Tadanobu Asano protagonizan esta explosiva cinta de acción

Publicado hace

en

critica-kate-netflix-pelicula

Entretenimiento. Está claro que de vez en cuando necesitamos ponernos delante de la pantalla y que el producto consiga que todos nuestros problemas vayan quedando atrás según avanzan los minutos. Kate sin duda tiene esa aspiración, siendo una película de acción de manual, una que llega a buen puerto: nos hace volar a Tokyo y acompañar a su protagonista en un viaje demencial y en parte absurdo, pero a eso hemos venido, a jugar.

Un punto de partido interesante

Lo más importante de este tipo de películas no es la complejidad de los personajes, y mucho menos la credibilidad de la cinta. Necesitamos una idea que pueda regalarnos momentos de adrenalina pura, y Kate tiene para mí una idea brutal para arrancar: una criminal es envenenada sin remedio con radiación, y tendrá 24 horas para vengarse.

Ya de entrada el envenenamiento la eleva un punto más que el resto de sus compañeros de este tipo de cintas: no solo las palizas que va recibiendo la hacen estar cada vez más tocada, llena de magulladuras y heridas sangrantes, sino que nuestra protagonista tiene que luchar contra ir pudriéndose. No es el concepto más acertado, pero es para que entendáis el ambiente.

Kate cuenta con un guion, al final, olvidable

La cinta avanza, y la protagonista quiere un cambio en su vida. Como de costumbre. Una misión sale mal y ella está sufriendo, para que veamos que, a pesar de ser una asesina, tiene corazoncito. Lo cierto es que al espectador le da igual, de verdad. ¿Es necesario para que empaticemos? Si viniésemos a eso, puede. Pero es que la motivación de vengarse de quien la ha envenenado nos vale para disfrutar de las escenas de acción.

La relación con la hija de una de sus víctimas nos entrega momentos divertidos, pero no es por ese pasado dramático: es por el choque de personalidades. Que la heroína tenga una compañera le viene genial al film, pero no por el componente dramático. Se agradece el esfuerzo, pero cuando hablemos de la película con nuestro entorno, no les vamos a recordar la bonita relación que forjan las protagonistas. No, recordaremos el momento en el que Kate lucha contra un hombre en una cocina y la lían parda.

Coreografías de nivel

La parte positiva de que el guion sea simple, es que invierten más minutos en que la protagonista reparta a diestro y siniestro, y en eso, la película cumple con creces. La violencia está presente, siempre con toques de humor, para ser entretenida y no cruda. Es de corte realista, pero siempre que la cosa puede ponerse muy sórdida, la protagonista coge un elemento absurdo del entorno que nos hace sonreír.

No es necesario recalcar que esto no es una película gore: es de acción. Aunque haya sangre, que la hay, y la violencia sea uno de sus pilares, no se cruza la línea de lo desagradable. Lo realmente importante es que las escenas sean frenéticas. Que los planos viajen a la velocidad de la luz, y las cosas se destrocen continuamente. Nuestra protagonista sabe repartir.

Kate, heroína de acción

kate-netflix-pelicula
Kate | Imagen cedida por Netflix | Créditos: Jasin Boland

La película lleva el nombre de su protagonista, por lo tanto, ya demandamos que la heroína tenga carisma más que de sobra para merecer semejante honor. Y lo hace, por unos cuantos motivos. El primero es que cuando la vemos pelear nos quedamos con ganas de más. Teniendo en cuenta que venimos a eso, se gana nuestra bendición.

En segundo lugar, Mary Elizabeth Winstead insufla carisma a una heroína que, recordemos, se va prácticamente pudriendo. Sigue siendo fiel a sus principios, tiene muy claras las cosas, y eso la convierte en una malota de manual, con las miradas y actitudes chulescas que eso conlleva.

Algo que funciona muy bien es la justificación de la falta de miedo de la protagonista. Por muy entrenada que esté, cuando estás tan débil y tienes que luchar a ese nivel, puedes tener momentos de flaqueza. Pero es precisamente cuando pierde el miedo a morir cuando su espíritu se eleva y comienza a darle todo igual. Quiere venganza. Y nadie va a parar a Kate, ni siquiera algo de radiación mortal.

Secundarios que apoyan la interpretación principal

Ninguno está de Oscar, pero porque el libreto que defienden tampoco lo requiere. Tienen que estar pasados de rosca para que el entretenimiento fluya. Los diálogos tienen que fluir a la misma velocidad que los golpes, porque el ritmo es muy relevante en la película. Para ello, Woody Harrelson, tiene tablas más que de sobra. Y aunque su personaje sale poquito a lo largo del film, aporta lo que se le demanda, y es algo que se le da genial: el tío duro y a la vez cercano que hace chistes, pero con matices.

También esa compañera de la que os hablaba, interpretada por Miku Patricia Martineau, que es a veces exasperante, y otras veces divertida. La comedia viene dada del choque de ambas, pero eso llega porque ambas tienen muy claro el personaje que defienden con sus interpretaciones.

Una realización acorde

La dirección de Cedric Nicolas-Troyan es correcta para la película, ya que el contraste es grande, la fotografía de Lyle Vincent está llena de colores, la música sube en los momentos más clave, y sobre todo, el montaje videoclipero está presente continuamente.

Kate | Imagen cedida por Netflix | Créditos: Jasin Boland

El realizador sólo lleva dos proyectos a sus espaldas, Carrot Vs. Ninja y Las crónicas de Blancanieves: El cazador y la reina de hielo. Creo que el director sabe rodearse de actores que pueden elevar el proyecto, eso hay que comprárselo.

Es cierto que Tokyo y la mafia enemiga presentada, suena continuamente a cliché, a parodia incluso. En algunos momentos molesta, pero se nos pasa enseguida, cuando Kate vuelve a soltar sus brazos y se pone a repartir.

Kate es un entretenimiento más

La verdad es que me lo he pasado bien viéndola. No va a perdurar en mi memoria, porque a pesar de tener escenas de lucha geniales, se queda en eso. Todo lo demás es humo. Es cuando comes comida rápida: te sacia, está buena, pero, aunque te encuentres lleno, en poco rato vuelves a tener hambre. Pero a veces apetece, y si buscas una película de acción con una realización interesante y buenas coreografías, Kate no te va a dejar insatisfecho.

► ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Desde pequeño llevaba las cintas de VHS al salón en vez de usar juguetes. Crecí viendo cine, estudié realización y guion. Comparto el cine, mi estilo de vida, en CasadoConElCine. Una película no acaba en la pantalla, continúa en la conversación que crea.

Tendencias