Connect with us

Series

La Casa de papel: Corea completa las carencias de la versión española

Un nuevo atraco; una nueva banda

Publicado hace

en

la-casa-de-papel-corea-serie-netflix-critica
4/5

El 24 de junio llega por fin a Netflix La casa de papel: Corea, una nueva versión de la que probablemente sea una de sus series más exitosas: la española La casa de papel. Éramos muchos los que esperábamos esta nueva versión de la famosa serie de Álex Pina dirigida, en esta ocasión, por Kim Hong-sun y con Ryu Yong-jae como guionista principal de la misma. Ahora nos toca darte nuestras impresiones sin spoilers para que sepas qué es lo que vas a encontrar en esta nueva producción de la compañía.

Tráiler y sinopsis

TRÁILER DE LA CASA DE PAPEL: COREA | NETFLIX

Protagonizada por Jeon Jon-seo, Park Hae-soo, Lee Hyun-woo, Yoo Ji-tae, Lee Si-woo y Kim Ji-hoon, en La Casa de papel: Corea un misterioso cerebro criminal llamado “Profesor” reúne a un habilidoso grupo de ladrones para llevar a cabo un atraco de proporciones sin precedentes.

Crítica de La casa de papel: Corea

Nunca es fácil promocionarse como la nueva versión de una serie de éxito. La casa de papel: Corea lo tiene complicado para lograr atrapar a una España que, aun tras el éxito de El juego del calamar y de otras muchas series coreanas, odian que les toquen lo que es suyo.

La mundialmente reconocida banda de k-pop BTS abre la serie con la canción DNA, que para mí, no ha sido casualidad. Y, con un corto manifiesto, la nueva versión de Tokio nos resume una actualidad distópica a la que han llegado las dos Coreas, y con ella una única moneda y nuevas promesas de un futuro mejor, pero nada más alejado de la realidad.

En tan solo 7 minutos la serie consigue contextualizar la trama creada especialmente para una sociedad europea. No contentos con ello, consiguen tejer un par de agujeros que habían quedado sueltos en el guion original.

Ambas logran entretener, a su manera

Comparar es inevitable. Es algo natural que si nos ofrecen la misma historia, habrá que ver qué propuesta está mejor producida. Y tras ver los episodios puedo confirmar que, ambas series consiguen nivelarse con cosas que una ha conseguido mejorar, y otras que la primera versión logra exponer con más naturalidad. Me explico:

El consumidor de producciones surcoreanas ya está acostumbrado al impecable nivel técnico de estas obras. Y no solo eso, el cuidado por desarrollar un guion con una cohesión consistente y una crítica social es imprescindible, y La casa de papel: Corea es un ejemplo más de ello. Buena ambientación, grandes diálogos y una construcción de personajes tan válidos o más que los que encontramos en la versión española, siendo este también uno de los puntos fuertes de la historia de Alex Pina.

La versión coreana consigue sin ningún esfuerzo convencernos de que todo lo que está pasando es real, cosa que, honestamente, a la española no se le daba tan bien. La Casa de papel: Corea consigue llenar unas carencias que la española no pudo resolver sin afectar a la inercia de la narrativa, convirtiéndose en el meme que es a día de hoy: La casa de las conveniencias de guión.

Por otro lado (y eso creo que ha jugado muy en contra de la versión coreana) nos encontramos con la carencia de ese factor sorpresa que sí que tenía la serie original. Los giros de guion se han mantenido tan fieles a la serie española que dejarnos con el hype por las nubes tras un cliffhanger o con cada plot twist ha sido misión imposible. El curro que hubo en la versión española por sorprendernos con cada toma de decisión del Profesor, aquí no sorprende demasiado al espectador. La familiaridad de la historia todavía sigue fresca en nuestras cabezas.

¿Vale la pena La casa de papel: Corea?

Para mí es un sí rotundo, tanto para los fans de las series coreanas como para los de La casa de papel original. Miles de veces hemos versionado una comida tradicional asiática con los ingredientes más típicos de la occidental. Pues sin más, La casa de papel: Corea adapta una versión a un contexto ficticio para darle veracidad a la historia original.

Nos encontramos con un reparto que se ha entregado al 100%, consiguiendo darle una personalidad diferente a unos protagonistas ya conocidos. Tenemos pequeñas modificaciones en una trama que daba poco margen a desviarse sin descolocar las piezas clave y que, en este caso, encajan a la perfección. Sin quitarle mérito a la serie original, la versión coreana cumple sin problemas, aunque tampoco va a ser revolucionaria, a grandes rasgos, en ningún sentido, al menos en cuanto a la primera temporada ser refiere.

Puedes ver La casa de papel: Corea en Netflix.

Consumidora compulsiva de series y kdramas. Recomiendo perlitas audiovisuales actuales y otras que quizás entre tanta paja se perdieron en el tiempo. Puedes encontrarme en Instagram como @monodeseries o colaborando en el podcast de SOYDECINE.

Tendencias