Connect with us

Críticas de cine

La Pecera: Un viaje para los cinco sentidos

Un viaje de lo más personal que nos permite disfrutar desde la plena conciencia de nuestros cinco sentidos.

Publicado hace

en

la-pecera-2023-pelicula-critica

La puertorriqueña Glorimar Marrero Sánchez debuta en el largo escribiendo, coproduciendo y dirigiendo La Pecera.

La película es un intenso drama personal con cierto trasfondo de activismo político.

Tras pasar por varios festivales como Sundance, La Habana o Málaga con muy buenas críticas, la cinta llega a las salas españolas este 26 de mayo.

Trailer y Sinopsis de La Pecera

TRÁILER DE LA PECERA (2023) | SIDERAL

Tras ser informada de que su cáncer se ha extendido de manera irreversible, Noelia decide dejarlo todo y regresar a su Vieques natal. Allí, retomará la relación con su madre y con sus antiguos amigos y conocidos.

Empoderamiento

El guion de Marrero Sánchez nos deja claro desde el primer instante que Noelia, la protagonista, es capaz de tomar sus propias decisiones incluso en momentos de enorme vulnerabilidad.

Tras recibir una de esas noticias que nos invitan a refugiarnos en otros, esta treintañera puertorriqueña, lejos de sucumbir al abatimiento, toma las riendas de su destino. Incluso aunque, paradójicamente, esa proactividad suponga la decisión consciente de dejar de pelear una batalla que sabe perdida de antemano.

Noelia nunca cede a las desesperadas peticiones de su pareja y su madre que, quizá conscientes de su determinación, deciden evitar la confrontación y entregarse al acompañamiento.

Colonizados y colonizadores

La preciosa isla caribeña de Vieques, fue usada como área de maniobras por la Marina de Estados Unidos desde 1941 hasta 2003. El setenta por ciento de este, otrora paradisíaco lugar, era zona militar restringida.

Cuando los estadounidenses abandonaron Vieques, los lugareños se encontraron un desagradable legado de sustancias tóxicas y bombas abandonadas, que fueron las causantes de que los casos de cáncer en la isla fueran más de un veinticinco por ciento más altos que en el resto de Puerto Rico. La propia Glorimar Marrero Sánchez perdió a su madre por culpa de un cáncer colono-rectal.

La historia navega en paralelo entre un cuerpo colonizado por el cáncer y una isla colonizada por algo igualmente tóxico y mortal, el belicismo imperialista.

Un viaje sensorial

La Pecera se disfruta, y se sufre, a través de los cinco sentidos. Marrero Sánchez nos propone una experiencia casi física. Una conexión que va más allá de lo emocional y que nos sacude por igual en los buenos y en los malos momentos. Sentimos el acto reflejo de llevarnos la mano al costado cada vez que Noelia se retuerce de dolor, al igual que nos dejamos flotar en la butaca mecidos por las olas del mar Caribe.

Los sonidos, las luces, las texturas, el viento, el mar, la arena sobre la piel, las caricias o el arroz con salchichas de mamá, todo contribuye a crear una burbuja sensorial que nos envuelve de principio a fin.

Un debut que desborda personalidad

Se ha criticado que el guion de La Pecera no es del todo consistente y que resulta algo desigual en sus distintos actos. Nos parece una valoración algo pretenciosa si, además, tenemos en cuenta que es la ópera prima de la directora.

En Soy de cine nos ha parecido una puesta de largo con mucha personalidad, rodada con mimo y rebosante de belleza en lo formal (la fotografía de PJ López y el diseño de sonido de Maite Rivera Carbonell contribuyen a ello) y en lo narrativo.

Todas esas virtudes están perfectamente acompañadas por la personalidad con la que Isel Rodríguez impregna a su Noelia. La actriz y pedagoga de teatro en la Universidad de Arizona lidia con solvencia con un complejo personaje que vive en constante equilibrio entre la fuerza y la vulnerabilidad.

Nuestra valoración de La Pecera

Resulta sorprendente pensar que La Pecera es el primer largometraje de la cineasta puertorriqueña Glorimar Marrero Sánchez. Todos los apartados de la cinta están tan bien cuidados que uno aventuraría que hay alguien con más oficio a los mandos.

Este íntimo drama sobre la vuelta a casa, las decisiones personales y las distintas formas de lidiar con el duelo es todo un regalo para los amantes del cine.

Marrero Sánchez nos propone un viaje de lo más personal. Uno que, además, nos permite disfrutar desde la plena conciencia de nuestros cinco sentidos.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias