Connect with us

Críticas de cine

La Piscina: Fast Food cinematográfico

El debut en la dirección de McGuire no puede ser más decepcionante.

Publicado hace

en

la-piscina-cine-terror-2024

Bryce McGuire debuta en el largo con La Piscina, una cinta de terror basada en el cortometraje que él mismo escribió y dirigió en el año 2014.

La película es una de las primeras colaboraciones entre la productora de Jason Blum Blumhouse y la Atomic Monster de James Wan, que decidieron unir fuerzas el pasado 2 de enero.

En España, podremos sumergirnos en La Piscina el próximo 9 de febrero.

Sinopsis de La Piscina

Un jugador de béisbol profesional, obligado a retirarse por una enfermedad degenerativa, y su familia deciden mudarse para cambiar de aires.

En su búsqueda de un nuevo hogar para vivir, se topan con una ganga imposible de rechazar, una preciosa casa con piscina a un precio más que asequible.

Sin embargo, nada más instalarse, se dan cuenta de que el lugar no es tan idílico como parece. Algo perturbador se esconde bajo el agua y amenaza con destruir todo lo que han construido juntos.

Crítica de La Piscina

CANAL DE SOYDECINE

No nos engañemos, el nombre de James Wan aparece en letras enormes en el trailer porque es evidente que el director de películas como Saw, Insidious o The Conjuring es todo un reclamo. De otra manera sería difícil arrastrar al público a una sala de cine para ver una película sobre una piscina asesina.

La premisa suena bien para una cinta desenfadada que no se tome en serio a sí misma. El problema es que McGuire opta por una ejecución clásica que hace naufragar el producto.

Colección de clichés

Nos ha sorprendido leer que el crítico de la prestigiosa Empire, Ben Travis, compara la película con It, El Resplandor, Tiburón y Poltergeist. Casi nada. Se podría hacer uno de esos famosos memes de: “lo que pides y lo que te llega” porque, aunque todas esas referencias son más que evidentes y reconocibles, cualquier intento de McGuire por replicar esos clásicos del terror se queda en un frustrante quiero y no puedo.

En La Piscina tienes todo lo que se espera: jump scares acompañados de golpes musicales, gente acercándose poco a poco al peligro, un gato, luces que parpadean, una familia en la que uno de los miembros se convierte en una amenaza, algo que les impide abandonar la casa, una señora que sabe lo que pasó de verdad y acaba contándoselo a la protagonista y una interminable lista de tópicos del género. Para hacer la experiencia más entretenida os invitamos a escribirlos en una lista e irlos tachando a medida que aparecen y, si sois de los que vivís la vida al límite, podéis tomaros un chupito de leche con lactosa por cada uno de ellos.

Todo en esta película es tan predecible, que basta con echarle un vistazo al trailer para considerarla vista.

Una piscina no puede correr tras de ti

Lo más efectivo de una película de terror sobre casas encantadas es que el mal puede acecharte desde cualquier oscuro rincón. Dentro de esas paredes no estás a salvo y, a veces, fuera de ellas, tampoco.

El hecho de convertir una piscina en el elemento diabólico hace que gran parte de esa constante tensión se pierda. Uno piensa: “ahora están en su cuarto, todo bien”. El elemento sorpresa desaparece por completo porque el terror solo emerge cuando alguno de los personajes se acerca al agua. Y, además, lo hacen de las maneras más absurdas. No he visto a tanta gente bañarse en una piscina por la noche desde las fiestas de la Mansión Playboy. Además, la mayoría de las veces lo hacen solos. Una especie de réplica del manido “vamos a separarnos para que nos maten con más facilidad y nadie se dé cuenta”.

¿Quién engañó a Kerry Condon?

Uno de los nombres que más nos ha llamado la atención en el elenco es el de Kerry Condon. La actriz fue nominada al Oscar el año pasado por su papel en Almas en pena de Inisherin y también la vimos en la fantástica Tres anuncios en las afueras, ambas películas dirigidas por Martin McDonagh. Además, la irlandesa tiene el honroso récord de ser la actriz más joven en interpretar a la Ophelia de Hamlet para la Royal Shakespeare Company.

Si la tuviéramos delante le diríamos algo así como “parpadea dos veces si alguien te está forzando a hacer esta película“.

La acompañan en el reparto el antiguo jugador de hockey reconvertido en actor Wyatt Russell (Falcon y el Soldado de Invierno) y el adolescente Gavin Warren, que debutó en First Man (Damien Chazelle) en 2018 y al que no le dejan de llover papeles desde entonces.

Todos correctos, sin más, encorsetados por un guion que no permite alardes interpretativos más allá de los gritos de histeria.

Nuestra valoración de La Piscina

El debut en la dirección de McGuire no puede ser más decepcionante. Más, si tenemos en cuenta que en la producción se encuentran dos titanes del terror como son Jason Blum y James Wan.

La Piscina es una película con miedo a arriesgar. No se sale en ningún momento del camino marcado por todos y cada uno de los tópicos del terror más conservador.

Si estáis buscando una película sobre cosas absurdas que matan a gente os recomendamos: Attack of the Killer Refrigerator (1990), Yo compré una moto vampiro (1990), El condón asesino (1996) o Killer Sofa (2019). Cualquiera de ellas, comparada con La piscina, es una obra maestra.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias