Connect with us

Críticas de cine

La voz de la resistencia: un descafeinado drama sobre la Segunda Guerra Mundial

Una oportunidad perdida

Publicado hace

en

la-voz-de-la-resistencia-pelicula-critica
1/5

La persecución de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial es el punto de partida para este drama bélico donde el radio se convierte en un símbolo de esperanza entre toda la oscuridad. La voz de la resistencia llega a la plataforma de Movistar plus+ el 25 de mayo.

Tráiler y sinopsis de La voz de la resistencia

tráiler de la voz de la resistencia | Defiant Screen Entertainment

Durante la Segunda Guerra Mundial, el disidente francés Jacques transmite mensajes de esperanza a través de su radio. Acompañado de su hija Juliet y un grupo de refugiados judíos, este heroico personaje escapa de la ciudad de Lyon y mantiene una actitud optimista, mientras los funcionarios de la Gestapo le dan caza.

Crítica de La voz de la resistencia

Cuando un espectador se enfrenta al visionado de una película bélica, hay una serie de elementos que espera encontrar: una recreación fidedigna del contexto histórico, una historia que que tenga la capacidad de adentrarnos en la acción del momento, tensión a raudales y mensajes potentes que nos transmitan un halo de esperanza y empatía subyacente entre todo el caos.

A priori, La voz de la resistencia se presenta como una producción que contiene todos los elementos mencionados, con la capacidad para entregar un drama arrollador cargado de intriga. Lamentablemente, nos encontramos ante un caso de expectativas vs realidad, ya que en lugar de eso, obtenemos una cinta fallida, con un desarrollo irregular y un uso bastante manido de los tópicos usuales del género. Vamos por partes.

Tedio narrativo

El principal problema de La voz de la resistencia reside en su narrativa. El guion escrito por Matthew Hill, Jonah M. Hirsch y Landon Johnson va de un punto a otro sin detenerse a crear un ambiente de tensión o exprimir todo el potencial de su idea central. No llegamos a conocer mucho de los personajes, los cuales tienen una construcción irregular y el desarrollo de la historia hace que nunca podamos conectar con ellos, más allá de un nivel superficial y en consecuencia, los momentos que deberían estar cargados de emotividad se vuelvan inertes.

Además, temas interesantes como el poder de los medios y la palabra para transmitir esperanza en los tiempos más difíciles se ven desaprovechados. Un ejemplo claro es el poco tiempo en pantalla que se le dedica a las transmisiones de Jacques, en teoría un elemento clave de la trama.

Sumado a esto, la dirección de Matthew Hill y Landon Johnson carece de un sello autoral distintivo y hace que la cinta no despegue en ningún momento. Desde su prólogo, que utiliza material de archivo y sobreimpresos para sentar las bases del entramado histórico, se percibe un tono aséptico que se mantiene a lo largo del metraje, lo que resulta en una experiencia tediosa, sin ningún momento que acabe con la monotonía.

Un reparto sin alma

la-voz-de-la-resistencia-pelicula-critica
La voz de la resistencia | Imagen cedida por Movistar plus+

A pesar de contar con actores de peso como Cary Elwes y Jason Patric, el reparto es otra de las numerosas taras de La voz de la resistencia. Ningún interprete entrega una actuación destacable; Elwes no consigue dotar a Jacques de carisma y esto resulta en un personaje central apático con el que nunca llegamos a empatizar, Patric se mantiene en piloto automático durante sus escenas y la actriz Greer Grammer ofrece una interpretación artificial y sobrecargada de tics que no le favorecen en lo absoluto.

Por otro lado, el actor Sebastian Roché no consigue que su villano nazi tenga un aspecto intimidante y se decanta por una actuación hierática, sin credibilidad alguna.

Los acentos de los personajes son una mezcla desafortunada que roza lo caricaturesco y acaba con cualquier atisbo de autenticidad que se pueda rescatar de la película.

Luces y sombras en el apartado técnico

Dentro del apartado técnico de La voz de la resistencia, existe cierto desequilibrio en las diferentes propuestas. La dirección de arte de David Offner y Jeanine Ringer se percibe como artificiosa en la primera mitad de la cinta, con decorados de aspecto teatral para representar la ciudad de Lyon que se antojan más propios de una producción de The Asylum.

Afortunadamente, el segundo tramo traslada la acción a una impresionante mansión en la Costa Azul de Francia, donde el nivel de atención al detalle hace que la arquitectura de la cinta cobre vida y sea uno de sus puntos más reseñables.

La fotografía de Spencer Hutchins no ofrece recursos visuales que se puedan destacar y la selección de planos es tan básica como inefectiva. Me quedo con los grandes planos generales de la Costa Azul.

El vestuario de Kerry Hennessy se ajusta a la indumentaria de la época y presenta algunos diseños vistosos en una escena clave, donde tiene lugar una “última cena”, mientras que del apartado de maquillaje y peluquería es mejor ni hablar.

Sin lugar a dudas, lo mejor de la cinta es la hermosa música de John W. Snyder que resulta evocativa y melancólica, además de incluir algunas composiciones de piano realmente espectaculares.

En conclusión…

La voz de la resistencia es una cinta que posee buenas intenciones y un mensaje inspirador con ecos que resuenan en la actualidad, pero estos elementos se pierden en una historia mal ejecutada, con actuaciones irregulares y un desarrollo farragoso. Una oportunidad perdida.

Soy venezolano, tengo 24 años. Licenciado en Comunicación Social, mención Guionismo y Producción Audiovisual. Aficionado del cine y la literatura.

Tendencias