Connect with us

Críticas de cine

Crítica de Lilo, mi amigo el cocodrilo

Una comedia musical para toda la familia.

Publicado hace

en

lilo-mi-amigo-el-cocodrilo-pelicula-critica

Will Speck y Josh Gordon dirigen Lilo, mi amigo el cocodrilo, una comedia musical para toda la familia.

La película cuenta la historia de un cocodrilo cantante, interpretado por Shawn Mendes, y su relación con la familia que lo adopta. El guion corre a cargo del experimentado William Davies y está basado en el libro del mismo nombre publicado por Bernard Waber en 1965.

Tras su estreno en Estados Unidos, la película llega a las salas españolas el próximo 21 de octubre.

Intentando repetir la fórmula

Hay varios factores en esta película que nos recuerdan a producciones similares. Al igual que cintas como Peter Rabbit o Paddington, Lilo combina imagen real con personajes creados por ordenador. Las tres, además, están basadas en populares cuento infantiles.

Sin embargo, al contrario que en las otras dos, el personaje principal carece del carisma necesario para conquistar a todo tipo de público. Quizá el problema sea que el cocodrilo, aunque canta de maravilla, es incapaz de hablar y eso dificulta que empaticemos con él.

Aún así, la criatura está bien diseñada y la interacción entre imagen generada por ordenador (CGI en inglés) y los personajes de carne y hueso es fluida y resulta creíble pero, seamos honestos, un cocodrilo es bastante menos achuchable que un oso o un conejo.

Lilo es para los más pequeños

Lilo, mi amigo el cocodrilo es la sexta película en tándem de los directores Will Speck y Josh Gordon, asiduos a la comedia. Sin embargo, lo que hace que pase con nota la prueba de la infancia es el guion de William Davies. El escritor tiene experiencia películas infantiles y eso se nota. De su pluma parten títulos como Ratónpolis, Como entrenar a tu dragón o El gato con Botas.

lilo-mi-amigo-cocodrillo-familiares-estrenos-octubre-2022
Lilo: mi amigo el cocodrilo | Imagen cedida por Sony Pictures

El problema llega a la hora de atraer al público adulto. La cinta carece de ese doble plano que tanto éxito le ha dado a otras producciones. Pensamos, por ejemplo, en el mejor Pixar. Muchas películas familiares consiguen llegar a una amplia franja de edades a través de unas dobles lecturas más profundas o mensajes complejos que, aunque no son perceptibles para los más pequeños, las convierten en un producto disfrutable también para el público adulto.

La simpleza de la trama y la cándida inocencia de lo que se cuenta en Lilo, hace difícil que el cocodrilo cantante llegue a los más mayores.

Un casting con un Javier Bardem desatado

Uno de los alicientes que tiene la película para el público de España es poder ver a un Javier Bardem totalmente distinto a cualquier cosa que hayamos visto antes. Su personaje es histriónico, excesivo y muy teatral.

El actor nacido en Las Palmas, y ganador de un Oscar por No es país para viejos en 2008, canta, baila y se suelta la melena para convertirse en un aspirante a artista al que la suerte le da siempre la espalda.

Completan el reparto Constance Wu (Estafadoras de Wall Street), Winslow Fegley (8-Bit Christmas) y el popular Scoot McNairy (Argo).

El cantante canadiense Shawn Mendes es el encargado de dar vida al cocodrilo y, por supuesto, de interpretar las canciones. No es la primera vez que Mendes presta su voz al cine. Ya lo hizo para la película de Campanella Metegol, en la que doblaba a uno de los personajes en su versión inglesa.

Nuestra opinión de Lilo, mi amigo el cocodrilo

VIDEOCRÍTICA DE LILO, MI AMIGO EL COCODRILO | CANAL DE SOYDECINE.COM

Will Speck y Josh Gordon dirigen una película familiar amable, llena de mensajes positivos y muy entretenida… para el público más infantil. La falta de carisma de su personaje principal y la simpleza de la trama hace difícil que la cinta llegue a un público más adulto.

Técnicamente la cinta es solvente, la fusión entre imagen digital e imagen real está bien resuelta y las actuaciones cumplen su cometido sin alardes. Lo más curioso es ver a un Javier Bardem totalmente alocado y salido de madre bailando junto al cocodrilo protagonista. El cineasta canario demuestra que es un actor polifacético capaz de levantar registros actorales muy diferentes entre sí.

La película también gustará a los seguidores del cantante Shawn Mendes. El artista canadiense pone la voz al cocodrilo e interpreta una gran variedad de temas.

Si no tienes menos de diez años, no te cae bien Bardem o no te gusta la música de Shawn Mendes, huye sin mirar atrás.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias