Connect with us

Críticas de cine

Lisa Frankenstein: Gótico colorista para adolescentes

Lisa Frankenstein intenta ser más de lo que es

Published

on

lisa-frankenstein-pelicula-critica
2/5

La cineasta Zelda Williams debuta en el largometraje con Lisa Frankenstein, una comedia con toques de gore pop.

El guion corre a cargo de una Diablo Cody que le hizo un guiño a sus fans, expresando que la historia transcurre en el mismo universo que uno de sus trabajos más conocidos, Jennifer’s Body (2009).

La película se ha estrenado en salas de Estados Unidos, dividiendo a público y crítica especializada y aún no hay fecha de estreno oficial en salas españolas.

Sinopsis de Lisa Frankenstein

Una adolescente gótica y solitaria pasa los días leyendo en el cementerio. En una tarde de tormenta, los rayos resucitan a un joven y apuesto victoriano al que le faltan algunas partes del cuerpo.

Lisa le ayudará a volver a ser el que era con la idea de convertirlo en la pareja con la que siempre ha soñado.

Crítica de Lisa Frankenstein

El debut en la dirección de la hija de Robin Williams es una especie de quiero y no puedo. El guion de Diablo Cody se disfraza de sátira inteligente sin serlo y el tono visual juega a ser un gótico tan colorido que se convierte en un extraño esperpento.

El uso de la criatura

Hace más de dos siglos que Mary Shelley publicó Frankenstein o el moderno Prometeo.

Desde entonces, el monstruo del famoso científico se ha convertido en uno de los más populares de la cultura occidental moderna. Su figura se ha revisitado de mil maneras posibles y en los tonos más dispares. Películas de explotación como Blackenstein (1973) o Lady Frankenstein (1971), comedias clásicas del slapstick como Abbott and Costello Meet Frankenstein (1948) y hasta un episodio de Scooby-Doo.

Desde su primera aparición en un cortometraje de 1910 hasta su última adaptación con Daniel Radcliffe y James McAvoy en 2015, la obra de Shelley ha inspirado clásicos como el de la Hammer de 1931 o la comedia de culto de la mano de Mel Brooks El Jovencito Frankenstein (1974).

El acercamiento que el guion de Cody hace de la leyenda, aun siendo fallido, resulta por lo menos novedoso.

El tono

Es innegable que la película de Williams está plagada de guiños para adolescentes. Desde su peculiar protagonista incomprendida, hasta la relación con sus padres.

La cinta tiene una especie de velo pop colorista y moderno que juega al contraste con su temática gótica para atraer a la vez a la generación Instagram y a los frikis de instituto.

El guion de Cody pretende ser una especie de revelación filosófica inteligente sobre la identidad a través de frases aparentemente ingeniosas que no lo son tanto y de un tono humorístico disfrazado de relevancia que subestima por completo al público joven.

En algunos momentos, la película se acerca a un gore cómico, cercano a la serie B más autoconsciente, y nos regala las escenas más originales de todo el metraje.

Las actuaciones

Los papeles protagonistas recaen sobre Kathryn Newton (Ant-Man and the Wasp: Quantumania) y Cole Sprouse (Riverdale).

Ambos intentan levantar un papel que les obliga constantemente a la exageración y el esperpento. Especialmente en el caso de Sprouse. El chico Disney tiene que lidiar con el rol de un monstruo que no habla y que se expresa a través de muecas y gestos exagerados.

La supuesta comicidad de la cinta recae en la naturalidad con la que Newton se relaciona con el monstruo y en las conversaciones que mantienen. Sin embargo, el tipo de personajes y la forma de interpretarlos nos recuerdan a un telefilm de esos que tanto abundan en las plataformas de streaming.

Nuestra valoración de Lisa Frankenstein

Esperábamos algo más de la cineasta Diablo Cody. Su guion parece estar construido sin respeto hacia los espectadores jóvenes a los que va dirigido y a los que subestima.

La extraña mezcla de gótico y modernismo, convierte la cinta de Zelda Williams en una fallida defensa de la individualidad adolescente. Una cinta plagada de frases de ingenio autoconsciente y palmadita en la espalda.

Detrás de las luces de neón y los fuegos de artificio, no podemos evitar ver al mago de Oz. Lisa Frankenstein intenta ser más de lo que es, una especie de telefilm de plataforma que aspira a ser más original de lo que es.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)