Connect with us

Críticas de cine

Los que se quedan: Una cálida propuesta para el frío invierno

Una historia emotiva y optimista

Publicado hace

en

los-que-quedan-pelicula-critica

Alexander Payne dirige Los que se quedan, una comedia dramática con las fiestas navideñas como telón de fondo.

La película, protagonizada por el veterano Paul Giamatti, la actriz y cantante Da’Vine Joy Randolph y el debutante Dominic Sessa, se estrenó en el pasado festival de cine de Telluride con gran acogida por parte del público y la crítica.

Los que se quedan llegará a las salas españolas el próximo 5 de enero.

Sinopsis de los que se quedan

El veterano profesor de literatura clásica Paul Hunham se ve forzado a encargarse de los alumnos del internado que no pueden volver a casa durante las fiestas navideñas.

Además del viejo profesor de literatura, al reducido grupo de estudiantes, lo acompañan la encargada del comedor y el conserje del centro.

A pesar de que ninguno está en su mejor momento vital, pronto descubrirán que los demás son el único apoyo que tienen y que se necesitan los unos a los otros para sobrellevar sus problemas personales.

Crítica de Los que se quedan

Los que se quedan es lo que los estadounidenses catalogan como “feel good movie”. Una de esas películas que nos reconfortan y nos hacen sentir como en casa.
Sustentado por el efectivo guion de David Hemingson, Payne construye una emotiva historia sobre la madurez y el poder sanador de las relaciones humanas.
La cinta tiene todos los elementos necesarios para convertirse en un clásico navideño.

Aroma a clásico

El diseño de producción de Los que se quedan está cuidado al detalle. Desde los títulos de crédito iniciales, la cinta nos sumerge de lleno en los años 70.

Hay dos factores que influyen de manera directa en el aspecto de la cinta: las localizaciones en las que se rodó (todas ellas en Massachusetts, un estado por el que el tiempo pasa muy despacio) y las elecciones del director de fotografía Eigil Bryld. Él y Payne tomaron como referencia una multitud de películas rodadas en la época que querían recrear.

Todo está pensado al milímetro para favorecer al conjunto. El tipo de personajes, la estructura narrativa, la música o la escenografía nos transportan a otra época y nos hacen aterrizar en otro tipo de cine.

Eso es lo que hace que, paradójicamente, la cinta resulte de lo más fresco. Sus elecciones formales clásicas y su conveniente uso de algunos de los clichés del género navideño, en manos de Payne, no resultan reiterativos o redundantes.

El elenco

Payne ha sabido combinar experiencia, como la que aportan Paul Giamatti y Da’Vine Joy Randolph, con frescura, la del debutante Dominic Sessa.

A este último lo encontraron en gracias a una serie de audiciones que tuvieron lugar en los institutos cercanos a la zona en la que se iba a rodar la película. Sessa fue animado a presentarse por la directora de teatro de su centro, con la que había hecho varias obras durante su etapa escolar.

Giamatti es, quizá, el rostro más reconocible de la cinta. Tras casi una década interpretando papeles de reparto, al actor le llegó su primer protagonista, Private Parts (Betty Thomas. 1997).

Desde entonces, el actor ha sido nominado al Oscar por Cinderella Man (Ron Howard. 2005), ha ganado dos Globos de Oro, un Emmy y varios reconocimientos del sindicato de actores.

Feel good movie

Los que se quedan es una de esas películas que te dejan con una cálida sensación optimista. Sin huir de los dramas que cada uno de los personajes está viviendo y sin caer en la tentación de terminar la película con un todo es de color de rosas, de los que tanto le gusta a la industria estadounidense, Payne sabe tocar las teclas adecuadas.

La cinta está cargada de humanidad y, a pesar de los roces iniciales entre los personajes, todos acaban por encontrar lugares comunes en los que no sentirse tan solos.

Ese es, quizá, uno de los aspectos más destacados del guion de David Hemingson. Sus personajes no son la expresión de una idea o un concepto, todos están definidos con las dobleces y matices que los hace humanos y reconocibles.

Tras su arco de desarrollo, tenemos la sensación de conocerlos a fondo y eso hace que resulte fácil empatizar y emocionarnos con ellos.

Nuestra valoración de Los que se quedan

Los que se quedan ha nacido siendo ya un clásico Navideño, por su historia y por su concepción formal.

Alexander Payne sabe hacer suyos los clichés del género (que los hay) y combinarlos con la suficiente frescura como para llegar con efectividad a los espectadores más curtidos.

Los personajes están bien desarrollados e interpretados, que es inevitable no dejarnos arrastrar por sus situaciones personales.

Los que se quedan es una de esas historias que nos dejan con una sonrisa en la boca y pensando que el mundo puede ser un lugar mejor.

[rating stars=”4.0″]

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias