Connect with us

Críticas de cine

Lux Aeterna: La nueva locura de Gaspar Noe

Publicado hace

en

lux-aeterna-gaspar-noe
2.5/5

El pasado 22 de octubre la plataforma Filmin estrenó la cinta Lux Aeterna de Gaspar Noe, un director amado y odiado a partes iguales. Hoy queremos darte nuestra opinión de este proyecto tan especial.

Hablemos de Gaspar Noe

Los amantes de las películas independientes (y especialmente del cine más extremo) conocemos de sobra al director argentino Gaspar Noe. En 1998 debutó con la película Solo contra todos.  Pero no fue hasta el año 2002 cuando nos sorprendió con su segundo largometraje, titulado Irreversible. Con ella consiguió horrorizar al público del Festival de Cannes al mostrar una escena que contenía una violación explícita mediante una técnica que provocó auténtico asombro y angustia a partes iguales. De este modo se convirtió en uno de esos autores que no ha tenido reparo en mostrar escenas de sexo real en películas.

Desde entonces, el director siguió ofreciéndonos obras muy destacables como la joya Enter the Void y la notable Clímax, estrenada en 2018. Después de este último trabajo se dispuso a rodar su obra más reciente: Lux Aeterna.

De qué trata la película Lux Aeterna

La historia central de la película Lux Aeterna comienza en el set de rodaje de una película sobre la famosa quema de brujas. Aquí se nos presenta a las dos protagonistas. Una de ellas está interpretada por Beatrice Dale, que ejerce el papel de la directora del proyecto que esta rodando junto a su actriz, a quien da vida Charlotte Gainsbourg. Bajo esta premisa, se nos presenta una historia que avanza con rapidez y que, en su totalidad, dura alrededor de 50 minutos.

Gaspar Noe nos permite ver cómo son las diferentes relaciones del equipo de rodaje, con unos personajes totalmente desquiciados tal y como siempre suele ocurrir con su cine. Poco a poco las tensiones entre los diferentes miembros del equipo irán siendo más intensas, con un clímax final que te deja con la sensación de que podría haber sido mucho mejor si se hubieran tomado más tiempo en desarrollar mejor a sus protagonistas.

Pese a que los personajes son insulsos, completamente vacíos y sin ningún carisma, nos encontramos ante una critica hacia el cine blockbuster, viéndose reflejada en las discusiones por parte del equipo. Gracias a esto último, la historia consigue salvarse (por muy poco) de convertirse en una película insulsa y sin alma.

¿Qué hay del apartado técnico?

A la hora de hablar del apartado más visual, en este caso nos encontramos con una fotografía que consigue engancharnos en todo momento, al cargo de Benoît Debie. Desde sus comienzos, la cinta va dejando claro que se trata de un prodigio técnico en lo que al uso del color se refiere, destacando además sus atrevidos movimientos de planos y sus largos planos secuencia que tanto caracterizan su cine.

En este caso, como es habitual en las cintas de Noe desde Enter The void, nos encontramos con una paleta que tira mucho de colores rojos y tonos oscuros según va avanzando la trama, contando además con luces cenitales al comienzo para dar la sensación de que algo malo va a pasar. Conforme las tensiones van subiendo, también lo hace la intensidad de los colores, implementando el violeta oscuro con la presencia de luces de neón que consiguen encandilar completamente la vista del espectador.

El principal problema viene en el ultimo tramo, cuando en plena crisis de tensiones, las luces se rompen y empiezan a encenderse y apagarse de forma constante, provocando deslumbramientos. Esto consigue dar la sensación de angustia y provocación, deseando que el film termine pronto. Pese a que en otras ocasiones ha funcionado, en esta resulta desagradable a la vista.

Respecto a la banda sonora, encontramos piezas que nos acompañaran en todo el recorrido, las cuales, según va avanzando la película, van siendo cada vez más intensas y perturbadora, llegando en su clímax final a incluir efectos sonoros totalmente desagradables que acompañan esos efectos de las luces de los que hablábamos.

En definitiva…

En este caso nos encontramos con una nueva locura de este director. Me ha dejado con la sensación de que podría haber sido mucho mejor si su duración hubiera sido de al menos unos 20 minutos más, con un mejor desarrollo de personajes. Su tramo final, me ha parecido desagradable y un ejercicio de pretensión absoluta, donde busca conseguir incomodarnos, cosa que logra gracias a sus insoportables efectos audiovisuales.

Me quedo con una sensación de ligera decepción por parte de un director que puede dar mucho más de sí cuando se lo propone. Se salva, quizá, por las técnicas usadas en ciertos momentos y por la critica que hace al sector cinematográfico. Nos puede gustar más o menos, pero siempre es interesante ver qué propone este alocado (y en partes pretencioso) director. ¿Valoración final? Un 5,5 sobre 10.

Notas de prensa y artículos invitados sobre cine y series.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tendencias