Connect with us

Críticas de cine

Madeleine Collins: La doble vida viene con peaje

El director francés Antoine Barraud escribe y dirige este drama con tintes de suspense protagonizado por el español Quim Gutiérrez y la belga Virginie Efira.

Publicado hace

en

madeleine-collins-pelicula-critica

Madeleine Collins, estrenada en el pasado Festival Internacional de cine de Venecia, lidia con la intensa doble vida de su protagonista, Judith Fauvet, que vive a caballo entre dos familias y dos países diferentes.

Un castillo de naipes peligroso

Solo necesitamos unos minutos de metraje para comprender que el personaje principal avanza por un campo plagado de minas. Madeleine Collins nos cuenta la historia de una mujer, Virginie Efira (Benedetta), que vive dos vidas en paralelo. Gracias a una infinidad de mentiras, Judith Fauvet compagina su familia en Francia junto a un aclamado director de orquesta con otra mucho menos glamurosa en Bélgica..

El acertado guion de Madeleine Collins

Madeleine Collins empieza con un prólogo inquietante que no tendrá sentido para el espectador hasta mucho más avanzado el metraje. Toda una declaración de intenciones inicial de un guion que va dejando migas de pan por el camino. Las justas y necesarias para que no nos perdamos en la oscuridad del bosque.

Antoine Barraud nos obliga constantemente a rellenar los huecos que faltan para encontrarle sentido a lo que está sucediendo ante nosotros. El director francés dosifica la información con maestría y espera a que tengamos una cierta sensación de control para introducir nuevos elementos que nos obliguen a formularnos nuevas preguntas.

Poco antes del tercer acto, Barraud nos entrega la última pieza del puzzle y nos lleva de la mano a un desenlace en el que el, hasta ese momento, contenido guion termina por desatarse. Una botella de champán que ha sido agitada durante más de una hora antes de quitarle el corcho en los últimos minutos.

Esta construcción de guion ha llevado a algunos críticos a comparar al realizador francés con el genio británico del suspense Alfred Hitchcock.

Quim Gutiérrez vuelve a hablar francés

El cineasta barcelonés, ganador del Goya al mejor actor revelación gracias a AzulOscuroCasiNegro, vuelve a ponerse a las órdenes de un director francés.

La primera, fue con la directora Cécile Telerman tras las cámaras para la adaptación del libro del mismo nombre Los ojos amarillos de los cocodrilos. En esa ocasión, el libro fue mejor valorado que su adaptación al cine pero Quim Gutiérrez demostró que también es capaz de regalarnos una gran actuación más allá de nuestras fronteras.

En Madeleine Collins, el actor vuelve a lucir su fantástico dominio del francés en un papel más exigente. Su personaje evoluciona desde un estado de pasividad resignada a una actitud más activa y emocionalmente más intensa en los minutos finales.

Estamos más acostumbrados a verle en un tono más cómico como en las divertidas Primos o Una familia española, pero Quim Gutiérrez quiere romper los muros que le encasillan, demostrando que es capaz de resolver con solvencia otro tipo de papeles.

Nuestra valoración de Madeleine Collins

El guion de Madeleine Collins está construido con inteligencia. Barraud escribe y dirige un drama intenso con estructura Hitchcockiana en el que la información va apareciendo en el momento justo.

Las grandes actuaciones de Virginie Efira y Quim Gutiérrez son la guinda de una historia envolvente que va aumentando la tensión poco a poco hasta desatarse por completo en su último acto. La cinta tiene muchos elementos para hacer que merezca la pena dedicarle una hora y media de nuestra vida. Drama, suspense, desarrollo de personajes, grandes actuaciones y una dirección soberbia.

4/5

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias