Connect with us

Críticas de cine

Maestro: La batuta ambidiestra

Bradley Cooper entra con fuerza en la temporada de premios con Maestro, el biopic de Leonard Bernstein.

Publicado hace

en

maestro-pelicula-netflix-estreno-critica

Maestro, la última película de Bradley Cooper, llega a Netflix el próximo día 20 de diciembre tras su paso por diversas y seleccionadas salas de cine.

Cooper vuelve a ponerse tras las cámaras para contarnos la vida del célebre director de orquesta y compositor, Leonard Bernstein. La película ha sido amparada por nombres como Steven Spielberg, Martin Scorsese o Todd Phillips, autores que han participado en la producción ejecutiva de la misma. Esta, está protagonizada por el propio Bradley Cooper y por la reconocida Carey Mulligan. A estos les acompañan actores y actrices de reparto como Matt Bomer o Maya Hawke.

Sinopsis de Maestro

Dirigida por Bradley Cooper, Maestro es una oda a la vida y al arte, un retrato épico y emocionante de la familia y el amor, una imponente y valiente crónica de la larga relación entre el icono cultural Leonard Bernstein y Felicia Montealegre Cohn Bernstein.

Crítica de Maestro

[rating stars=”2.0″]

El matrimonio Bernstein-Montealegre, pasional, errático, romántico, cambiante y por momentos, forzoso, se ve fielmente representado en el matrimonio entre imagen y narración que se propone en Maestro, el segundo filme de Bradley Cooper como director. En este caso, la unión de los recursos estilísticos y la construcción argumental da lugar a un caótico, abrupto y desordenado resultado. Espejo de la vida de una pareja que se niega a ser esclava de los valores tradicionales y caducos de una época pasada. Dichos valores, están mayormente corrompidos por la naturaleza megalómana y libertina de uno de los mayores genios de la música clásica contemporánea, Leonard Bernstein.

La composición visual es ansiosa, a lo largo del metraje se transforma y transita diversos registros. Esta decisión estética responde a las distintas etapas de una biografía especialmente peculiar. La de un hombre que siempre pudo permitirse huir hacia delante gracias a su talento, labia y magnetismo. Mientras que los primeros compases del film se presentan en un elegante blanco y negro, pronto abandona esa estética sobria, para más adelante enfatizar los rasgos indomables, efervescentes y categóricos de una vida escarpada.

La orientación sexual de Bernstein es otra de las piedras angulares temáticas del film, siendo uno de los hilos conductores de este personaje construido como una suerte de semidiós adúltero y seductor, capaz de hacer callar al mundo mientras el cielo habla – a través de una orquesta guiada por su mano, claro -.

La batuta ambidiestra

Tras Ha nacido una estrella (2018), la ópera prima de Cooper como director, el pensilvano vuelve a optar por esgrimir la batuta de forma ambidiestra. Al mismo tiempo que dirige la cinta, también la protagoniza con solvencia y convencimiento. El actor, alcanzando la madurez física y espiritual, se entrega en cuerpo y alma en un estimulante desafío actoral. Un tour de force en el que se mete en la piel del compositor a lo largo de distintas edades, haciendo un trabajo muy físico en el que la cámara le exige estar a la altura.

Con una presencia omnipresente, se encuentre su figura en pantalla o no, el actor se alterna (o coincide) con Carey Mulligan. Dando así forma a un binomio-feudo que se mantiene en pie por un amor ferviente y sincero, pero que ya se aprecia intoxicado por los deslices de un marido incontrolable y sediento de ambición, ostentación y lujuria.

Traje a medida

Cooper se viste de sastre al diseñar el escenario perfecto para escalar puestos en la temporada de premios. La fórmula, sobre el papel, no cuenta con fallo de cálculo alguno. Biopic en forma de homenaje a una figura reconocible, uso de maquillaje prostético (esa peculiar nariz y los signos de envejecimiento), un casting delimitado por estrellas de Hollywood y una productora (Netflix) con capital suficiente para promocionar la película con dignidad. Se ha confeccionado con inteligencia y audacia un traje a medida que probablemente le conceda un lugar de honor en la industria cinematográfica americana.

Conclusión

Sí, Maestro es un biopic arriesgado e inconformista, pero que termina siendo fallido debido a la incoherencia narrativo-visual exhibida durante la propia propuesta. Se trata de un trabajo de unas dimensiones excesivas que, a pesar de que se sirve de clasicismos para controlarse y delimitarse a sí misma, no es capaz de abarcar tanto como pretende. Su mayor problema es que no logra saber ni transmitir que es lo que nos quiere contar.

Crítico de cine, realizador audiovisual, coleccionista y analista de la temporada de premios.

Tendencias