Connect with us

Críticas de cine

Malmkrog: todo un reto dialéctico

Ponemos a prueba nuestra capacidad de atención.

Publicado hace

en

malmkrog-critica-pelicula

El próximo 1 de Octubre y de la mano de Atalante, podremos ver en cines Malmkrog, el cuarto largometraje del director rumano Cristi Puiu (Sieranevada, La muerte del Sr. Lazarescu). Escrito por él e inspirado en el texto de Los tres diálogos y el relato del Anticristo de Vladímir Soloviov, Malmkrog nos ofrece una conversación enciclopédica entre miembros de la aristocracia durante una cena.

Sentaos que empieza la clase

TRAILER DE MALMKROG | ATALANTE

Reconozco que no conocía a este cineasta. Era consciente de que formaba parte de la Nueva Ola de Cine Rumano así que solo con eso tenía mi plena atención. Además, fui a la magnífica sala del Soho House en Barcelona (idónea para esta película), sin conocer más detalles que la premisa arriba mencionada.

Ya os aviso que Malmkrog no vive en un mundo donde revelar cualquier detalle de la trama se considere spoiler. Aquí no hay posibilidad alguna de fastidiar tu experiencia con antelación porque nuestra función en este monólogo a cinco bandas, es la de absoluto oyente. Las cartas están bien presentadas desde el principio. Comenzamos con una conversación sobre el sentido y la visión de la guerra ante los ojos de Dios. Quizás suene pretencioso presentarse así, con un dialogo acalorado en el que las ráfagas de frases elocuentes no tienen fin. Pero es el juego del director y no nos da tregua. Vamos a lo que vamos. Tenemos así una primera media hora que supone una especie de examen para el espectador. Y si consigues entrar en esa dinámica, estoy seguro que disfrutarás de las tres horas y media que compone Malmkrog.

Y presta atención

Ojito con esto, puesto que a lo largo del metraje, uno puede distraerse por mucho que supere esa prueba inicial. Los personajes hablan la mayor parte en francés y aunque defiendo por completo el visionado en versión original, no me hubiese importado la opción doblada.

La causa que una vez servimos con orgullo, es declarada malvada y siniestra, en desacuerdo con los mandamientos del Señor y nuestros sentimientos, una desgracia y un mal terrible que todas las naciones deben unirse contra ella, y su desaparición final es solo cuestión de tiempo.” “¿No has escuchado las voces que condenan la guerra?

Voces sin alma en Malmkrog

Toda la acción se sitúa en el interior de una mansión, ubicada en un paraje hermoso y nevado. Los protagonistas son atendidos por sus silenciosos sirvientes. Todo rezuma un ambiente tranquilo y de respeto casi militar. Pero en comparación con las intensas conversaciones sobre la política, la religión o la muerte, sus personajes se presentan siempre inamovibles. No estamos ante una narrativa convencional, donde debas creerte al personaje por sus líneas de dialogo o por sus actuaciones sobreactuadas. Pero reconozco que me chirriaba verles debatir sobre, por ejemplo, el significado del amor, con la mirada tan fría. Malmkrog es una clase de filosofía donde no caben las risas.

De todos modos, las actuaciones de los personajes están muy conseguidas. Los monólogos vienen acompañados de largas tomas estáticas, como si se tratara de una obra de teatro. Y en cada segundo que pasa, todos ellos estaban uniformados en sus personajes. Me gusta que en ocasiones, dejan entrever leves sonrisas por las opiniones contrarias que puedan tener los invitados.

Los sirvientes de Malmkrog

Malmkrog se divide en episodios, cada uno con el nombre de uno de los invitados. Hay un capitulo dedicado a la figura de los sirvientes de la mansión. En él, tendremos el seguimiento de sus funciones y rutinas diarias, en el más absoluto de los silencios. Verles preparar las camas, recoger la mesa, apagar las velas, serán los únicos elementos cotidianos de la vida a los que nos podamos aferrar los espectadores. Es curioso que solo en esos momentos, es cuando el director Cristi Puiu mueve la cámara. Todo lo contrario a cuando hablan los aristócratas, donde como mencionaba antes, el movimiento se detiene.

Malmkrog | Imagen cedida por Suria Comunicación

Siempre trato de vincular la naturaleza de los movimientos de cámara, con el guion y la narrativa de la película. Encontrar su justificación me permite valorar la obra con criterio. Los sirvientes, siempre serviciales, desprenden cierto temor antes sus amos. No lo expresa la película de forma directa más allá de alguna ocasión (la reprimenda por el jefe de sirvientes). Pero ese miedo era de los pocos sentimientos humanos que podía captar en la fría Malmkorg. Que la cámara se mueva con ellos y los acompañen allá donde vayan, me transmite la idea de que son los únicos seres vivos de la pantalla.

Mientras que los aristócratas, siempre ubicados en planos amplios y estáticos, expresan sus sus férreas ideas políticas, en el que ningún debate hará que cambien de opinión. Inamovibles.

Conclusión

No está de más ir mínimamente preparado al visionado de la ganadora a Mejor Película y Mejor Guion en el Festival de Sevilla. Malmkrog nos pondrá a prueba desde el minuto uno. Sus largas conversaciones, siempre expresadas con educación, nos vibrarán en la cabeza al salir del cine y nos crucemos con la gente de la calle. Puede que hasta nos sintamos mal por tener conversaciones banales que harían que los integrantes de Malmkrog nos repudiaran con su mirada. Uno se preguntará, ¿cuándo hemos dejado de hablar así? Si es que alguna vez lo hemos hecho…

3.5/5 - (2 votos)

Digo que sé de cine pero estudié Turismo. Muchas pelis y libros pendientes de leer. Me gusta podcastear en @cinepurovicio y escribir. Hago voces y mi perro se llama Lemmy