Connect with us

Críticas de cine

Crítica ‘Marcel, the Shell with Shoes On’

La cinta de Fleischer ha sido nominada a los Oscars en el apartado de animación

Publicado hace

en

marcel-the-shell-with-shoes-on-pelicula-critica

El cineasta estadounidense Dean Fleischer Camp debuta en la dirección con Marcel, the Shell with Shoes On, un falso documental que mezcla imagen real con stop motion.

La película, protagonizada por una concha marina separada de su familia, se estrenó en el Festival de Telluride en Colorado y se ha distribuido de manera muy discreta tanto en su país de origen como en el resto del mundo.

La cinta de Fleischer ha sido nominada a los Oscars en el apartado de animación y tendrá que competir con la favorita Pinochio de Guillermo del Toro.

El nacimiento de Marcel

TRÁILER DE ‘Marcel, the Shell with Shoes On’ | A24

La simpática concha de mar Marcel hizo su debut en el año 2010 en forma de cortometraje. Lo hizo además por todo lo grande. El corto se hizo con el premio más importante de su categoría en el AFI FEST de ese año y el premio del jurado y de la audiencia en El festival internacional de cine infantil de Nueva York. Además, llegó a participar en la sección oficial del festival de Sundance.

La criatura creada por Dean Fleischer Camp junto a la que después sería su esposa, la actriz Jenny Slate (que además le pone voz) pronto tendría un par de secuelas. La primera en el año 2011 y la última en 2014. Tenéis las dos en Youtube.

Justo después de estrenar su tercera parte, el propio Fleischer declaró en una entrevista que estaba trabajando en un largo. Producida y animada por los hermanos Chiodo, responsables de la obra de culto Los payasos asesinos del espacio exterior (1988), el rodaje se puso en marcha. Habría que esperar siete años para verlo terminado.

La historia de Marcel

El protagonista humano de la historia es el propio director. En una especie de ejercicio de metacine, la película cuenta cómo el director se muda a un apartamento de alquiler tras su divorcio (en la vida real, Fleischer y Slate se divorciaron en 2016). Allí se encuentra con la concha Marcell que vive con su abuela y decide hacer un documental sobre él.

El simpático personaje le cuenta que antes vivía con una enorme comunidad de conchas pero que el anterior inquilino se las llevó por error en una maleta.

El director se contagia por la inocente y mágica forma que tiene Marcel de mirar al mundo y decide ayudarle a encontrar a su familia.

La emotividad como bandera

Marcel es una de esas películas que se ven con una sonrisa. Parece sorprendente que podamos conectar de esa manera a nivel emocional con una criatura de esas características pero nos gana en los primeros minutos.

La personalidad de la pequeña concha es de lo más atractivo. La inocencia infantil con la que descubre el mundo, las preguntas tan acertadas que hace, su forma de entender la vida y de entender a los demás son un auténtico regalo de optimismo para el espectador.

Sin embargo, que nadie se engañe. Marcel, aunque tiene muchos momentos de humor, no es una comedia. Es un profundo análisis de temas complejos vistos a través de unos ojos cristalinos. El guion de Fleischer lidia con temas como la muerte, la familia, las relaciones humanos y la sociedad que estamos creando.

El maltrato en la distribución

Cuando en Soy de cine pudimos ver Marcel en Estados Unidos, ya habían pasado tres meses desde su estreno en salas de todo el país y casi un año desde su estreno mundial en Telluride. Estuvo en pantalla solo una semana y desapareció tan rápido como había llegado. Nos sorprende, teniendo en cuenta en primer lugar la calidad de la producción y, en segundo, que la distribuidora era A24, una productora que suele mimar a sus producciones de este tipo.

Aún no ha sido confirmada la fecha de estreno en España. Ni siquiera después de que la cinta fuera nominada a los Globos de Oro y a los Oscars. Una pena.

Además, el retraso en la distribución ha hecho que la película haya coincidido en la temporada de premios con el Pinochio de del Toro, otra película magistral hecha con stop motion que, salvo sorpresa mayúscula, le va a robar todas las opciones de reconocimiento.

Nuestra valoración de Marcel

Marcel fue una de las películas más originales que pudimos ver en 2022. Una agradable sorpresa que llegó sin hacer ruido para deleite de críticos y espectadores.

Ver la vida a través de la inocente mirada de su protagonista supone un soplo de aire fresco. La interacción entre el protagonista de carne y hueso y la concha marina de stop motion es tan simpática como emotiva y nos obliga a reflexionar con mente limpia sobre una infinidad de temas complejos.

El pequeño Marcel es uno de esos personajes que deja poso y queda grabado en nuestra memoria cinéfila para siempre.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de las novelas "Las sombras que fuimos" y "Los alterados". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias