Connect with us

Críticas de cine

Mi identidad secreta: un elegante drama de época sin grandes pretensiones

La cinta pasó por Suiza durante el Festival de Locarno

Publicado hace

en

mi-identidad-secreta-pelicula-critica-filmin
3/5

El 8 de julio Filmin estrena Mi identidad secreta. Un drama que mira de reojo al thriller, dirigido por la cineasta francesa Aurélia Georges. La historia de una enfermera que le roba la identidad a una mujer que acaba de fallecer en sus manos, nos mantendrá en vilo en varias ocasiones. Aunque no es perfecta. Te contamos lo que nos ha parecido.

Tráiler y sinopsis de Mi identidad secreta

Trailer de mi identidad secreta | filmin

Nélie Laborde es una enfermera que presta servicio en el frente de la Primera Guerra Mundial. Un día, aparece ante ella una oportunidad única e inesperada de empezar una nueva vida: una de sus pacientes, Rose Juillet, es asesinada por las tropas alemanas. Nélie asume la identidad de Rose, abandona el campo de batalla y huye hacia el norte de Francia, donde le espera la acomodada Eléonore de Lengwil. Rose iba a ser su pupila y, bajo su identidad secreta, Nélie se hace íntima de Eléonore gracias a su amor compartido por la literatura.

Crítica de Mi identidad secreta

El tema de las identidades robadas es muy recurrente en el cine. Si bien no es algo que suceda con regularidad o que podamos observar en nuestro día a día, tiene su interés en una película. Siempre sufriendo por el momento en que se desvele el secreto. Además, no casa con un único género. Si bien puedes encontrarte comedias como “Este cuerpo no es el mío“, cine de acción como “Cara a cara” o de intriga como “El talento de Mr. Ripley“.

La cinta que nos toca navega por terrenos mas dramáticos, acordes con la época en la que se representa. Durante la Primera Guerra Mundial, cuando el hambre y la supervivencia acechan, las acciones humanas están más ligadas a instintos básicos que ha decisiones conscientes.

Es por ello que Mi identidad secreta nos presenta primeramente a una Nèlie bondadosa y protectora. Una mujer con voluntad cuidadora en medio de una época gris. Su presentación consiste en hacerla sufrir allá donde va. Recibiendo un trato abusivo por los hombres, siendo despedida de sus empleos y viéndola ejercer el oficio mas antiguo que existe. “Lo echabas de menos?” Le dice una compañera. La vida de Nèlie la obliga a regresar a la oscuridad.

La voluntad de la directora está clara. No podremos juzgar a Nèlie tras la usurpación de identidad que esta a punto de realizar por dos motivos. Primero, porque es una buena persona. Y segundo, porque la mujer en cuestión pierde su vida tras una explosión. ¿Quién se va a enterar? Las cartas están echadas.

Una fotografía preciosista

Hay una escena en la que dan indicaciones a Nèlie para llegar a un punto lejano. “Tome el sendero”, le dice el criado. La siguiente escena es un plano de un paraje amplio y verde con el cielo despejado. Seguimos con la mirada un camino de tierra hasta la lejanía, donde vemos una pequeña figura de Nélie recorriéndolo. Decisiones elegantes como esta me hacen disfrutar de Mi identidad sereta y la composición de la mayoría de sus planos.

Solucionando problemas con mucha inteligencia a pesar de su falta de presupuesto, como en la escena del hospital. La directora nos ubica en el lugar en cuestión únicamente con tres planos detalle: unos botes con medicamentos en una mesita blanca, un porta sueros y una mano vendada en una cama. El resto es una conversación plano contra plano entre dos tipos. Nunca hemos visto la amplitud de la habitación. Pero el mensaje nos ha llegado.

La maestría con la que compone cada uno de los planos su directora me hace ver la película como si estuviese de paseo por un museo. Siendo esta una de las grandes bazas de Mi identidad secreta.

Un museo algo vacío

A pesar de sus muchas virtudes, siento demasiada frialdad en todos sus personajes. Puedo llegar a entender la elegancia y la educación remarcada de los habitantes burgueses de la mansión. Alejados en las montañas y ajenos a todas las penurias que el mundo esta sufriendo.

Pero Nèlie es una superviviente. Un personaje que ha tenido que ensuciarse las manos de barro para llegar a donde está. Y a pesar de eso, su comportamiento casa más con un carácter aburguesado. Una actitud que no formando parte del engaño, puesto que su comportamiento es igual antes y después.

Esa lucha de clases que en apariencia podría haber explotado más la cineasta, convierte a Mi identidad secreta en un plato sabroso que degustar, pero servido frío.

Puedes ver Mi identidad secreta en Filmin.

Muchas pelis y libros pendientes de leer. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com.

Tendencias