Cargando...

Nada cambió tras el viaje de Thelma y Louise

Hay películas de las que sabemos mucho, a pesar de no haberlas visto. Clásicos que por distintas razones forman parte de la cultura popular, y aunque no nos hayamos sentado delante de una pantalla a disfrutarlas, conocemos. Es lo que me pasaba a mi con “Thelma & Louise”, la película que dirigió Ridley Scott en el año 1991. La película la disfruté: es divertida, tiene buen ritmo, una fotografía que a ratos nos recuerda a westerns y unas protagonistas femeninas muy complejas y bien interpretadas por Susan Sarandon Y Geena Davis. Una road movie que ponía a sus protagonistas tomando decisiones por sí mismas.

Pero mi visionado no acabó ahí: la versión en DVD que le compré a un señor por Wallapop, junto a toda su colección de películas, tenía un documental sobre la cinta y sus consecuencias. Una cosa se me quedo bien clavada: las críticas que obtuvo la película al estrenarse. Opiniones que no entiendo como alguien puede tener tras ver los 128 minutos que dura: que contiene violencia gratuita, que sobrealimenta el tema de las violaciones, que es un manifiesto lésbico o que muestra a todos los hombres como cerdos misóginos.

¿Es realmente la película como la pintaron en su estreno?

el-viaje-de-thelma-y-louise

En la película mueren solo tres personas, y dos de ellas no son hombres. La película habla de una relación de amistad, y las violaciones existen, por lo que utilizar el cine como herramienta para hablar de ello es totalmente lícito. ¿Cuánta violencia gratuita vemos en películas protagonizadas por hombres? ¿Han visto la misma película que yo en la que hay un hombre, encima de la policía, que es un trozo de pan? La respuesta a todas estas críticas con tan poco sentido ya la dio el director del film en aquella época: “Esta pista sobre el movimiento feminista contemporáneo ponía a los ejecutivos nerviosos”.

En aquel momento, a Geena Davis le decían que aquella película iba a marcar un antes y un después en el hecho de poder ver a personajes femeninos fuertes en el séptimo arte. Se equivocaron: En 1989 las mujeres solo ocupaban el 29% de las pantallas de Hollywood. ¿Sabéis cual era esa cifra en 2016? Exacto, la misma. No hemos avanzado. El coche que estas dos protagonistas estrellaron en el film, llevaba consigo también las esperanzas del cambio.

Pero hace un par de días este tema vino más fuerte a mi cabeza. Es indudable que la cosa sigue igual, el que opine diferente, tiene unos datos que mirar. ¿Pero soy yo perfecto como para dar lecciones de moralidad? Es cierto que me cabrean las letras machistas del reggaetón y sus videoclips. Sí, ya sé que no es el único género que cosifica a las mujeres, pero en proporción el escándalo me resulta mayor. Pero hace dos días me di cuenta de que hay algo de hipocresía en ello: me explico.

La anécdota de Instagram: Severance

Tengo una cuenta de Instagram en la que subo reseñas de películas y series a diario. A pesar de que esto parezca un Spam gratuito, no lo es (aunque no hay mal que por bien no venga, buscadme: casadoconelcine). Escribí la crítica de “Severance”, una comedia negra. Cuenta la historia de un grupo de trabajadores que va a Hungría a afianzar su relación. Una película que tiene un arranque original, pero que cuando se mete de lleno en su parte más slasher, pierde algo de fuelle. La película usa personajes clichés del género de terror y les acaba dando la vuelta haciendo que tomen decisiones lógicas. Parece que estoy perdiendo el hilo, pero no, sed pacientes.

Nada más empezar la película vemos a dos chicas prácticamente desnudas, y a un hombre huyendo. Al final de la cinta recuperamos a estas chicas, que realmente importancia argumental tiene poca. Enseñan, y poco más. Sí, la película tiene un personaje femenino fuerte, pero el detalle de las otras dos mujeres, está ahí. Aunque, el problema, no fue ese: el problema fue el momento de elegir la foto para ilustrar mi reseña de Instagram.

Cierto es que tenía poco tiempo y lo estaba haciendo a contrarreloj para subirlo a la hora que siempre hago. El frame que elegí mostraba a uno de los protagonistas malherido mientras una chica le ayudaba a avanzar, y otra de ellas, a la derecha de estos, con una chaqueta cubriéndole lo justo. No puedo poner fotogramas enteros ya que es un collage y el poster ocupa mucho sitio, asique algo tenía que cortar. Ya que el malherido personaje ya salía en la portada, decidí poner a la muchacha. Así contado, ¿parece que no hay mucho problema no? Pues sí, lo hay.

¿Quién soy yo para hablar de esto? ¿Qué podemos hacer?

severance

¿No había más fotogramas que escoger? ¿Era necesario poner algo que yo sé que moralmente está mal y no ayuda a una lucha que tiene toda la razón de llevarse acabo? Visto en perspectiva, no le di la importancia que merecía. Visto en perspectiva, no se la di, porque “no era para tanto”. Porque está socialmente aceptado. Pero no puedo contradecirme: el uso de esa fotografía estaba igual de mal que las letras que hacen los cantantes que tanto me empeño en criticar.

“Es parte del género”. Ya, lo sé. Me he tragado muchas películas de terror, lo he visto. Pero no estoy de acuerdo en muchas de las formas. Solo el hecho de haber tardado tanto en darme cuenta de que algo está mal, demuestra que en el cine todavía queda mucho camino por andar. Si solo el 29% de los personajes son femeninos y la mayoría están con fines románticos o exhibicionistas, algo no va bien.

¿No disfrutamos acaso de Clarice, en “El silencio de los corderos”? ¿O de la teniente Ripley luchando por su vida en la Nostromo? ¿O de la complejidad de los problemas de Melanie Daniels, protagonista de “Los pájaros”? Lo podemos disfrutar, es posible.

Tal vez haya que pensar que no lo tienen tan fácil para dirigir, escribir o interpretar personajes de peso. Tal vez haya que ver las desigualdades en el resto de ámbitos para ver que en el cine no es diferente. Quizá tengamos que hacer un esfuerzo por preocuparnos de estos detalles. Tal vez no tendría que parecernos algo novedoso ver un personaje femenino fuerte en la pantalla. Tal vez esa sorpresa, alegrarnos de ello, es lo que tendría que desaparecer. Si llegásemos a eso, tal vez el coche de Thelma y Louise se habría estrellado para algo. Tal vez deberíamos agradecer su esfuerzo, ¿y que mejor manera de hacerlo que continuando el camino que ellas empezaron?

Publicado en: Películas de aventuras

Iker Casado
Iker Casado
El cine me ha gustado siempre. Lo he estudiado, lo he coleccionado, y lo he disfrutado. Pero eso no es lo más importante. Lo que más me define, es que me pasaría toda la vida hablando de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *