Connect with us

Críticas de cine

Ojos de fuego: conato de incendio

Nuevo remake del clásico de Stephen King producido por Blumhouse. Ya en cines

Publicado hace

en

ojos-de-fuego-pelicula-critica-2022
2/5

La novela de King Ojos de Fuego tuvo una primera adaptación al cine en 1984 con Drew Barrymore como protagonista y Mark L. Lester tras las cámaras.

El americano Keith Thomas dirige esta nueva versión de la novela Ojos de fuego (Firestarter, 1980) de Stephen King. Protagonizada por Zac Efron (Baywatch, Malditos vecinos), Sydney Lemmon (Sucession, Fear the walking dead) y la joven Ryan Kiera Armstrong (Viuda Negra). Llega a los cines este viernes.

Tráiler y sinopsis Ojos de fuego

TRAILER DE OJOS D EFUEGO

Andy y Vicky llevan más de una década huyendo en un desesperado intento por esconder a su hija Charlie de una oscura agencia estadounidense empeñada en convertir su increíble don para crear fuego en un arma de destrucción masiva.

Cuando Charlie cumple 11 años, el fuego se hace cada vez más difícil de controlar. Después de que un incidente inesperado revele la ubicación de la familia, un misterioso operario sale en busca de Charlie para hacerse con ella de una vez por todas. Pero Charlie tiene otros planes.

Basada en la obra de Stephen King

La literatura ha sido un abundante caladero de historias donde el cine lleva pescando desde sus orígenes hace más de 100 años. Por tanto, lo que podría padecer una nueva tendencia, buscar historias en el género literario para llevar al cine, no es así. De hecho, ha sido y sigue siendo una práctica habitual. Si bien es cierto que con el desarrollo de los videojuegos, estos han proporcionado al cine nuevas ideas que extrapolar al cine, además de la moda “comiquera” (mundo del comic), la literatura continua siendo el referente de historias que más se han llevado a la pantalla.

Los ejemplos de este proceso de mutación, del papel al celuloide, son muy abundantes y variados, pero destacan una serie de cintas que tienen un sello propio y que son agrupadas dentro de un mismo nicho. Esto es, el universo de Stephen King, el “rey” de las adaptaciones literarias. Capaz de conseguir un brebaje de muy alta graduación, adictivo, resultado de mezclar en su peculiar mente, multitud de géneros, terror, suspense, sci-fi, esoterismo, fantasía etc. Obras que han conseguido desdibujar el limite que separa la literatura y el cine, siendo historias magnificadas expresadas por medios diferentes con el denominador común de ser creaciones de Stephen King.

El rey de las adaptaciones

Desde Carrie a La danza de la muerte, primera y penúltima adaptación de las obras de King. Pasando por El Resplandor, La zona muerta, Los chicos del maíz, Misery, It, La milla verde, La ventana secreta o La torre oscura. Un producción muy extensa, que ha dado para buenas y malas cintas, pero siempre buenas historias.

El matrimonio formado por Steven King y la industria cinematográfica, sigue renovando sus votos y parece que finalizaran su enlace cuando la muerte les separe. Esto es algo para celebrar, pero creo que se debería hacer un ejercicio de autocrítica. Tanto por parte de los estudios interesados en abordar historias de King y el propio King, para que los futuros proyectos tratasen historias no vistas o en cualquier caso fuesen remakes que aportasen nuevas ideas.

Crítica de Ojos de fuego

Después de lo anteriormente mencionado y seguro ya sabido, la nueva a adaptación de Ojos de fuego deja un cierto olor a chamusquina.

Aparte de que con las adaptaciones literarias hay ser cuidadoso en el momento de tratarlas y comentarlas, máxime si también se trata de un remake. Sin juzgar la obra y la primera película, llegando a esta Ojos de fuego (Thomas , 2022) podemos ver como la vitola de King esta muy presente en el devenir de la cinta. Con una bso a cargo de Jonh Carpenter, con ecos a una electrónica ochentera que genera cierto suspense, consigue introducirnos poco a poco en ese universo sobrenatural que propone. Sin ningún tipo de exceso en cuanto a efectos especiales, aporta cierta credibilidad al supuesto de que una niña pudiese controlar con su mente el fuego.

La protagonista Ryan Kiera Armstrong (Charlie) ejemplifica muy bien ese trauma infantil de niña diferente al resto, marginada y en último caso liberada gracias a su especial capacidad (piroquinesis). Tanto Zac Efron como Sydney Lemmon secundan bien a la joven Armstrong y en especial en el caso de Efron, es interesante verle sin que su físico sea el principal reclamo.

Un incendio venido a menos

Aun contando con un reparto así y un director, Keith Thomas (The Vigil, 2019) con un currículo interesante y conocedor del genero, además de estar producido por Blumhouse factoría de grandes títulos de terror y bajo presupuesto (The purge, Insodious, Get out) la cinta no cumple con la expectativas. Más que abrasar, calienta, un incendio venido a menos, convertido en fogata. Sin prácticamente momentos de terror la peli se convierte en una huida hacia adelante por parte de un padre y su hija, sin llegar a sentir el aliento de sus perseguidores ni la tensión por la huida. Los villanos están un poco descafeinados, como Michael Greyeyes (Wild indian) muy plano, atascado entre una imagen despiadada y cierta quietud que no permite otorgarle demasiado protagonismo.

Para los acerrimos fans de King se quedara en una cinta menor, para los amantes del terror les supondrá poca dosis de miedo y para el público en general quizás les parecerá entretenida si no conocen la película previa ni el libro.

La cinta deja una sensación inconclusa, con 90 minutos que se quedan cortos y sobre todo con ganas de conocer la novela y sumergirse completamente en el particular universo de Steven King.

Disfruto viendo pelis, comentarlas con la gente y ahora también escribiendo sobre ellas

Tendencias