Connect with us

Críticas de cine

Parches, inquietante cortometraje de David Villarrubia y ESDIP

ESDIP Animation Studio nos trae un cortometraje que nos llevará de vuelta a las pesadillas de nuestra infancia.

Publicado hace

en

parches-cortometraje

Parches” es un cortometraje dirigido por David Villarrubia y que lleva a cabo junto a los alumnos y alumnas de ESDIP Escuela de Arte, quienes estuvieron detrás del galardonado Blue & Malone: Casos Imposibles y de Mercury Corp.”, cortometraje del que hablamos aquí hace algunas semanas.

Parches, un compañero leal

TRAILER DE <<PARCHES>> | CORTOMETRAJE DESARROLLADO POR ESDIP

Esta bonita y a la vez terrorífica historia nos cuenta cómo Parches (el protagonista) lucha contra el mal, las pesadillas y, sobre todo, contra la oscuridad. Para combatir a sus enemigos nuestro parcheado amigo utiliza la luz como medio infalible para lograr su victoria.

Estoy segura de que con esta historia más de uno viajará nuevamente a su tierna infancia, en especial a aquellos momentos en los que dormíamos abrazados a nuestro peluche favorito y sabíamos que nada malo nos pasaría mientras él estuviese ahí.

El uso del color en ‘Parches

Nos encontramos ante una pieza de animación 3D que nos transporta a una pequeña habitación en la que todo sucede. Además, durante el cortometraje se apoyan en diferentes juegos de luz para mostrar el lado bueno de la historia a través de Parches. En cambio, cuando nos sumergimos en la oscuridad el tono cambia por completo, jugando con los contrastes de colores oscuros haciendo del negro el protagonista absoluto.

Algo que me ha llamado la atención es que el uso del color varía radicalmente en función del enfoque y del uso de la cámara. Y es que el aspecto de los personajes va variando por completo según el lado del espectro en el que nos situemos dentro de la narrativa. En esta producción se apoyan mucho en la psicología cromática, algo de lo que pueden presumir infinidad de obras a lo largo de las historia.

Una melodía para no dormir

Al ser un cortometraje que carece de diálogos, la banda sonora de Javier Colmen cobra especial protagonismo dentro de la producción. Su melodía nos acompaña impregnando a la historia de magia y mucho misterio.

Al igual que ocurre con el uso del color, dependiendo del lado en el que nos situemos dentro del cortometraje, su música pasará de mágica a tenebrosa de forma casi radical. Junto a los sonidos que enfatizan cada movimiento de los personajes, la banda sonora logra que el resultado sea aún más intrigante si cabe.

En definitiva…

Parches me ha transportado de nuevo a mi infancia, llevando esos miedos a un nivel superior. Tanto la música como la iluminación y el uso del color han sido elementos claves para sentir esa atmósfera tan misteriosa como atrapante.

Parece que David Villarrubia y los alumnos de ESDIP Escuela de Arte no están más que empezando en esto, pero pese a ello ya demuestran una gran maestría. Viendo la calidad de ‘Parches‘, seguiremos muy de cerca todo lo que nos ofrezcan en el futuro.