Connect with us

Películas de ciencia ficción

Películas distópicas: rumbo a un futuro agridulce

Listado con las mejores obras del cine distópico

Publicado hace

en

peliculas-distopicas

Toca embarcarse en un viaje a través de algunas de las mejores películas distópicas de la historia.

Ha llovido mucho desde que Fritz Lang nos presentara un futuro devastador en el que los obreros vivían sometidos bajo tierra. Corría el año 1927 y esta obra maestra del expresionismo alemán introducía un tema que tantos buenos momentos nos ha dado a los amantes del cine, los futuros distópicos.

Sociedades futuras en decadencia moral y física, en la que escasean los recursos y la humanidad está sometida de algún modo, sin más esperanza que la de la mera supervivencia.

Las películas distópicas han servido, además, como reflejo de las grandes preocupaciones sociales de varias generaciones. Distintas épocas y distintas amenazas para un temor común subyacente: la desaparición de la raza humana. Encontramos ejemplos de todo tipo: guerras nucleares, desastres naturales, virus, invasiones alienígenas o inteligencia artificial. En muchas ocasiones, con el control de las masas como telón de fondo.

Acompáñanos en este recorrido por algunas de nuestras distopías favoritas.

Mad Max (George Miller. 1979)

No hay mejor forma de empezar con un listado de películas distópicas que con esta. En “Mad Max” Mel Gibson da vida a un miembro de la MFP (Main Force Patrol) que lucha contra los pandilleros en una desolada Australia por culpa de la escasez de agua y petróleo.

Una película de venganza y acción que dio origen a una extensa franquicia, revisitada en el año 2015 por el propio Miller, y que contará con una nueva secuela el próximo año.

De la película se ha dicho de todo. Stephen King la llamó “un auténtico bodrio”. El crítico Philip Adams la definió como la película favorita de los futuros Charles Manson del mundo. Uno de los muchos ejemplos en los que la crítica especializada y los espectadores no van de la mano. No en vano, la cinta se ha convertido en toda una obra de culto.

Battle Royale (Kinji Fukasaku. 2000)

Basada en la polémica novela publicada en 1999, la historia de “Battle Royale” nos presenta un Japón al borde del caos por culpa de la superpoblación y el desempleo. El gobierno toma medidas hacia los estudiantes que protestan contra la situación. Cada año, una clase de instituto es elegida al azar, llevada a una isla y obligada a luchar hasta que solo quede un superviviente.

Tanto la novela como la película fueron llevadas al Parlamento Japonés, donde se discutió si debían ser prohibidas. Como suele suceder en estas ocasiones, la polémica hizo que sus ventas se dispararan, provocándose el efecto contrario.

► SUSCRÍBETE GRATIS A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

El argumento de la película es similar al de los “Juegos del Hambre” de Suzanne Collins, hecho que le trajo más de un quebradero de cabeza a la autora.

Fahrenheit 451 (François Truffaut. 1966)

Basada en la obra literaria de Ray Bradbury, este film nos cuenta la historia de un cuerpo de bomberos cuya misión no es apagar fuegos sino quemar libros. Según el gobierno, leer produce infelicidad. El escritor estadounidense nos daba pistas desde la portada, titulando su novela con la temperatura a la que arde el papel. 

Uno de los bomberos, Montag, trabaja sin cuestionarse las normas hasta que conoce a una joven idealista que sueña con otro tipo de sociedad. Este encuentro le dará un vuelco a su vida y le abrirá las puertas de un peligroso camino hacia la libertad. 

La obra fue adaptada de nuevo en el año 2018, en una versión que no está a la altura.

Hijos de los hombres (Alfonso Cuarón. 2006)

Basada en la novela del mismo nombre de P.D. James, la película “Hijos de los hombres” nos presenta una sociedad apocalíptica en la que la humanidad es incapaz de concebir. Un grupo rebelde, al que pertenece Julianne Moore, lucha contra un gobierno injusto. Es ella la que hará que Clive Owen se vea envuelto en una trama política en la que deberá defender con su vida a una joven a la que no conoce.

La historia trata temas tan actuales como la inmigración, el control de las fronteras o el terrorismo. Lo que más impacta al ver esta película es la sensación de no estar tan lejos de lo que en ella se cuenta.

Minority Report (Steven Spielberg. 2002)

La cinta está basada en el relato corto “El informe de la minoría”, del genio de la ciencia ficción Philip K. Dick (autor que también le regaló el germen a la gran “Blade Runner”). La película de Spielberg explora una de las características de los relatos distópicos: la falta de libertad y el control de la sociedad. Un cuerpo especial de policía cuenta con tres adolescentes capaces de predecir el futuro. Tom Cruise, el jefe de esa unidad, aprovecha esa habilidad para resolver crímenes antes de que sean cometidos.

Tras el triunfo de este film entre el género de las películas distópicas, Spielberg adaptó la historia para la televisión en forma de serie con su propia productora, pero fue cancelada tras una única temporada.

Brazil (Terry Gilliam. 1985)

El mundo está controlado por un sistema burocrático aséptico y deshumanizado. Uno de sus trabajadores es el encargado de gestionar el caso de un ciudadano acusado por error. Una tarea de la que nadie se quiere hacer responsable porque el “sistema nunca se equivoca”. Pronto, pasará de engranaje de la maquinaria a enemigo público número uno.

Esta película del Monty Python, famoso por sus ilustraciones surrealistas, está incluida en la lista de las cien mejores películas de la historia según la revistas Time y Empire.

Videodrome (David Cronenberg. 1983)

En esta pesadilla distópica del director canadiense, el presidente de una estación de televisión, interpretado por James Woods, es citado a una emisora clandestina en la que descubre el programa Videodrome, cargado de violencia gratuita. Llevado por la búsqueda de audiencia a cualquier precio, Woods decide emitir el programa sin saber que la señal que está transmitiendo puede alterar los pensamientos humanos.

Algo que no todos los fans de las películas distópicas sabrán es que para la cinta se grabaron tres finales diferentes, aunque el que fue elegido para su comercialización fue el propuesto por el propio actor principal.

La banda sonora compuesta por Howard Shore, uno de los grandes de la industria, sirve como un personaje más de la trama y se empasta perfectamente con las imágenes de este viaje a la locura.

El cine distópico sigue, casi 100 años después, en plena forma. Ya han sido rodadas algunas películas sobre el Coronavirus y están a la vista algunas más. Vivimos en una época en la que las distopías que tanto nos asustaban, han saltado fuera de las pantallas para vivir entre nosotros.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)