Connect with us

Críticas de cine

Querida Elizabeth: una comedia ligera con mucho corazón

Una opción divertida para ver en familia un domingo por la tarde

Publicado hace

en

querida-elizabeth-pelicula-critica
3/5

Una divertida cruzada toma protagonismo en esta comedia refrescante, que supone el debut en la dirección del productor y guionista Scott Abramovich. Querida Elizabeth llega a la plataforma de Movistar plus+ el 14 de junio.

Tráiler y sinopsis de Querida Elizabeth

Inspirada en el libro “The Locklear Letters” escrito por Michael Kun, esta cinta cuenta la historia de Sid Straw (Tony Hale), un hombre carismático con una vida cotidiana que intenta probar que fue compañero de la actriz Elizabeth Banks en la Universidad de Pensilvania. Esta odisea da lugar a una serie de situaciones hilarantes que pondrá patas arriba la vida de Sid, y en el proceso, lo hará redescubrirse a sí mismo.

Crítica de Querida Elizabeth

En el panorama actual, encontrar una buena comedia no es una tarea fácil. Aunque las plataformas de streaming están abarrotadas de ofertas de este género, pero lamentablemente se trata de un caso de cantidad sobre calidad. Esta semana llega a Movistar plus+ Querida Elizabeth (2021). Una película que, aún contando con los clichés habituales del género, es una experiencia refrescante, perfecta para pasar un buen rato.

Un relato enérgico

El guion de Scott Abramovich y Michael Kun es un recorrido hilarante por los entresijos de un personaje cautivador, con momentos desternillantes, pero sin olvidar el lado emotivo y buen rollista que se apodera del tramo final de la historia.

La adaptación del libro de Kuhn cuenta con algunos cambios sustanciales en la trama para llevar los acontecimientos a la época actual y lograr una mayor identificación con los espectadores: uno de ellos es la incorporación de Banks como la figura central sobre la que orbita la misión de Sid, mientras que en el libro este rol pertenecía a la actriz Heather Locklear. Además, las redes sociales cuentan con una presencia importante dentro de la historia, ya que se hace una crítica bien desarrollada a su manejo por parte de la sociedad y como un error cometido en ellas, por más pequeño e inofensivo que sea, puede arruinar la reputación de un individuo y afectar hasta su vida profesional. La obsesión por las celebridades también se aborda, con un enfoque sutil, muy apropiado para la narrativa.

Personajes interesantes

El humor y la entrega de Tony Hale en el personaje de Sid hacen que esta comedia cobre vida. Sid es un personaje tierno que conquista a los espectadores con facilidad, aunque también es comprensible por qué se inmiscuye en tantos enredos. Las capacidades de Hale como actor ya están demostradas. Como prueba de ello su trabajo en la serie Veep, por la cual ganó un Premio Emmy, y aquí alcanza un nuevo punto cumbre en su carrera.

El resto del reparto se mantiene en un buen nivel. Elisha Cuthbert le aporta personalidad a su personaje y destaca en las escenas que comparte pantalla junto a Hale, Danielle Brooks es cálida y divertida, como la mejor amiga y posible interés romántico de Sid y el actor Paul Walter Hauser, mejor conocido por su trabajo en Richard Jewell(2019) y Cruella(2021), derrocha carisma por los cuatro costados y ofrece algunos momentos memorables como el peculiar abogado que ayuda a Sid.

Algunas consideraciones

Como ya he mencionado anteriormente, Querida Elizabeth repite muchos de los clichés y lugares comunes típicos del género, además de contar con algunos gags que no terminan de funcionar del todo y fallos de ritmo en su prólogo, pero afortunadamente estos detalles no desmerecen el resultado final.

En conclusión…

Querida Elizabeth es una comedia predecible. Sin embargo es entretenida con una actuación principal memorable, capaz de sacar una sonrisa y mensajes positivos sobre descubrirse de nuevo como individuo. Una opción divertida para ver en familia un domingo por la tarde.

Soy venezolano, tengo 24 años. Licenciado en Comunicación Social, mención Guionismo y Producción Audiovisual. Aficionado del cine y la literatura.

Tendencias