Connect with us

Críticas de cine

Raymond y Ray: una comedia dramática sin gracia

La que pudo ser una de las mejores películas independientes del año se queda en un experimento irregular, sin ton ni son y carente de originalidad.

Publicado hace

en

raymond-y-ray-apple-tv-critica
2/5

Relaciones familiares disfuncionales, secretos y mucho humor negro son algunos de los elementos que forman la esencia de Raymond & Ray, una comedia dramática dirigida por el cineasta independiente Rodrigo García que llegó a la plataforma de Apple TV+ el 21 de septiembre con la intención de ofrecer una experiencia irreverente y despreocupada; sin embargo, en ningún momento de su metraje logra ese propósito.

Tráiler y sinopsis de Raymond y Ray

CLIP DE RAYMOND & RAY | TIFF

Raymond (Ewan McGregor) y Ray (Ethan Hawke) , dos hermanastros distanciados durante un largo tiempo, se reúnen para el funeral de su padre en una semana llena de recuerdos, sorpresas y ocurrencias que se escapan de lo convencional.

Crítica de Raymond & Ray

Un excelente reparto y un director que cuenta con una filmografía interesante no son elementos suficientes para salvar una producción deficiente, que no se decide por un balance apropiado entre la comedia y el drama, además de contar con una estructura esquemática, que lejos de sorprender, resulta frustrante y caduca.

La que pudo ser una de las mejores películas independientes del año se queda en un experimento irregular, sin ton ni son y carente de originalidad.

Un viaje sin interés

Desde la primera escena, Raymond & Ray muestra las costuras narrativas de su guion. La presentación de los dos hermanos es apresurada y la conversación que mantienen en la sala de estar de Ray no ofrece ningún indicio medianamente interesante de lo que viene a continuación. Se trata de la primera de muchas secuencias que no aportan nada relevante a la trama general y fallan a la hora de intentar dotar de profundidad a una narrativa que carece de ella.

El guion de García es un recorrido accidentado por lugares comunes de la imaginaria asociada a las producciones independientes sin aportar algo novedosa a los estereotipos tradicionales. Temas como el duelo, las familias disfuncionales y las diferentes repercusiones del abandono poseen un tratamiento convencional y difícilmente se alejan de lo superficial. No se percibe un mensaje claro ni existe una exploración sustanciosa que indague en la psique de los personajes. Todo está sobre explicado y presentado de manera artificial.

Un batiburrillo de ideas

El tono es otro de los grandes problemas de Raymond & Ray. No hay un balance idóneo entre los diferentes géneros que componen la historia. La comedia no brilla, ya que los momentos que están diseñados para hacer reír se sienten impostados y demasiado vistos en anteriores producciones. Hay un gag recurrente en el segundo tramo del metraje que tiene que ver con la aparición de una serie de personajes clave y, aunque en primera instancia puede arrancar algunas carcajadas, el énfasis que se hace en este elemento ocasiona que pierda su encanto rápidamente y, por lo tanto, no logre funcionar como debiera.

Algunos aciertos

Entre todos los fallos, se pueden encontrar algunos atisbos de solidez en Raymond & Ray. Las actuaciones de Ewan McGregor y Ethan Hawke   son lo mejor de la función. Ambos intérpretes hacen lo que pueden para sacar adelante a sus personajes y entregan trabajos solventes que, por momentos trascienden la mala construcción de los individuos que representan.

Por otro lado, la actriz española Maribel Verdú le aporta dinamismo y misterio a su rol de mujer independiente y despreocupada que posee una conexión especial con los hermanastros.

La música es elegante y ofrece composiciones de estilo jazzístico agradables para el oído que acompañan de manera correcta las imágenes de la cinta.

En conclusión…

Raymond & Ray cuenta con el carisma de Ewan McGregor y Ethan Hawke, pero no sorprende debido a su historia predecible y un tono esperpéntico. Lo que pudo ser una genialidad se queda en un quiero y no puedo sin ningún tipo de redención posible.

Soy venezolano, tengo 24 años. Licenciado en Comunicación Social, mención Guionismo y Producción Audiovisual. Aficionado del cine y la literatura.

Tendencias