Connect with us

Críticas de cine

Rivales (Challengers): Juego, set y partido

Un thriller erótico altamente disfrutable

Published

on

rivales-pelicula-estreno-critica-2024

En SOYDECINE hemos tenido la oportunidad de ver Rivales (Challengers), uno de los grandes estrenos del 26 de abril de 2024 en salas de cine. Después de haber reposado este interesantísimo thriller de Luca Guadagnino, te traemos nuestras impresiones para que valores si vale o no la pena darle una oportunidad.

Sinopsis

De la mano del realizador Luca Guadagnino llega a la gran pantalla “Rivales”, una película protagonizada por Zendaya en el papel de Tashi Duncan, una antigua estrella del tenis convertida en entrenadora. Tashi es además una fuerza de la naturaleza que no pide disculpas ni dentro ni fuera de la pista. Casada con un campeón que atraviesa una racha de derrotas (Mike Faist), la estrategia de Tashi para la redención de su marido da un giro sorprendente, ya que éste deberá enfrentarse al fracasado Patrick (Josh O’Connor), su antiguo mejor amigo y ex novio de Tashi. Mientras sus pasados y sus presentes chocan y las tensiones van en aumento, Tashi tendrá que hacerse la siguiente pregunta: ¿cuánto va a costar ganar?

Guadagnino, nominado al Oscar y al BAFTA dirige a partir de un guion de Justin Kuritzkes. La película está producida por Amy Pascal, Guadagnino, Zendaya y Rachel O’Connor, con Bernard Bellew como productor ejecutivo.

Crítica de Rivales

Zendaya, Josh O’Connor y Mike Faist forman un triángulo amoroso en un thriller romántico con pequeñas dosis de humor y mucha tensión sexual. El acercamiento que ofrece esta Rivales a nivel deportivo, es sencillamente brillante. Una cinta maravillosamente realizada en todos sus apartados que mantendrá a los espectadores pegados a la pantalla.

Patrick (Josh O’Connor) y Art (Mike Faist) son dos adolescentes que buscan convertirse en estrellas del tenis. Su amistad se pondrá en peligro cuando aparece la estrella en ascenso Tashi (Zendaya), y más en el momento que promete su número de teléfono al ganador de un encuentro que les enfrentará, a pesar de ser compañeros en los torneos y competiciones de dobles.

Con las libidos al nivel del de cualquier adolescente, la rivalidad fuera de pista también comienza a asomar, y con ella la obsesión, los celos y el rencor que conlleva estar enamorados de la misma chica. A medida que esto sucede, la amistad entre nuestros protagonistas irá desapareciendo. Ese enredo romántico afectará a todo lo que rodea a la película. De esta forma se tocarán ciertos temas como la autosuperación, la lealtad o la venganza en una historia romántica electrizante y absorbente.

Rivales, un auténtico Grand Slam

Las actuaciones de sus tres protagonistas, están a un altísimo nivel. O’Connor hace de un jugador al que le pesa su propia arrogancia. Un deportista competitivo, audaz con la raqueta, pero vagamente entregado. Faist es un tenista más profesional, más ambicioso y también más sensible. Aunque también es más egoísta que su compañero. Y en último lugar tenemos a Zendaya que ofrece probablemente la mejor interpretación de su carrera. Su personaje es demoledor a través de las miradas y los gestos. Una deportista que tiene muy claro su lugar en el mundo y que será capaz de controlar y manipular a cualquiera con tal de conseguir todo lo que se propone.

Hay momentos en los que Guadagnino abandona el diálogo y deja que estas tres caras hablen a través de los ojos, con el uso de la cámara lenta para elevar lo que de otro modo serían momentos fugaces y efímeros, dándoles grandeza, dejando al descubierto las almas de sus protagonistas de una forma muy íntima. Mientras tanto, la música techno de Trent Reznor y Atticus Ross llena muchos de estos momentos de una tensión casi insostenible a los que también acompañan unos increíbles juegos de cámara.

Sobresaliente en lo técnico

Otra de las cosas que habría que destacar es sin duda el montaje. Si algo ha conseguido Rivales es mantener nuestra atención de inicio a fin. La película avanza y retrocede en el tiempo de este enrevesado romance mientras se va dirigiendo a un último partido, en el que ambos tenistas se encuentran de nuevo después de todo lo que van a vivir durante la película.

Rivales está magistralmente realizada. Es un trabajo de precisión en el que no hayamos casi diferencias entre lo que sucede dentro o fuera de la pista. Sí, hay mucho tenis, pero no estamos frente a una película que hable del deporte (aunque esté excepcionalmente representado). La historia reflexiona sobre el coste que acarrean muchas de las decisiones que tomamos en una relación (ya sea de amistad o de amor) a través de este particular romance, que aunque es totalmente inventado, se siente real y tangible.

En definitiva…

Rivales es un thriller erótico altamente disfrutable, con algunas dosis de humor negro y que acierta de pleno en su visión de un deporte como es el tenis. Sus tres protagonistas están soberbios en cada uno de sus papeles. Además, el enfoque y algunos toques del director italiano hacen de esta cinta un producto muy bien elaborado a nivel técnico. Una auténtica sorpresa que sitúa a Luca Guadagnino como uno de los directores italianos más relevantes de este siglo.

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com